Miedo al fracaso

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 20 abril, 2018
Dolores Rizo · 26 diciembre, 2013

Cuando a lo largo de nuestra vida fracasamos en varias ocasiones, aparece en escena el miedo al fracaso. Con este miedo vivimos evitando las situaciones que puedan llevarnos de nuevo a no alcanzar el éxito esperado.

De esta manera, poco a poco, nos alejamos cada vez más de nuestros proyectos, nuestros sueños… Nos inunda un sentimiento de fracaso y frustración, me siento “fracasado” y  “frustrado”, “¿Tanto esfuerzo para qué? Si voy a volver a fracasar, ¿Para qué volver a intentarlo?”

Y es junto a estos sentimientos donde nos quedamos, nos estancamos, abandonamos…. Intentamos hacernos fuertes frente a la adversidad de la vida, intentamos no volver a mencionar el tema, procuramos no estar cerca del fracaso nunca más, pero es una difícil y dolorosa proposición.

El miedo al fracaso y el olvido

Hombre tapándose los oídos poe miedo al fracaso
Parece que injustamente, en muchas ocasiones, la vida y las personas nos vuelven a recordar el fracaso, nos hablan de ello, y nos preguntamos… ”¿Porqué no me dejan olvidarlo y pasar página de una vez?”

Y nuestra reacción es el dolor, el sufrimiento, la rabia y el enfado. “Ahora que empezada a vivir sin pensar en ello, y estaba bien…”

Sin embargo, ¿Estaba bien? ¿O simplemente quería esconder el dolor para siempre, y hacerme fuerte? En realidad, como en muchos procesos emocionales, lo que no sana, deja su huella. Y, en muchas ocasiones, aunque creía haberlo aceptado, en realidad, me había resignado.

“Hay hombres que no suben después de caer.”

-Arthur Miller-

A veces, simplemente, intenté hacer el esfuerzo de olvidarlo, ocultarlo, taparlo, no pensar más en ello, aunque no terminé de conseguirlo… El dolor emocional es como una herida en nuestro cuerpo físico, si no la curamos,  llegará a cerrar y cicatrizar superficialmente, pero es probable, que por dentro esté infectada.

Entonces, cualquier roce dolerá, lo que quiere decir, que nos sentiremos muy sensibles por ese miedo al fracaso que nos atenaza. Algo que significa que la herida no está bien curada.

¿Qué hacer entonces?

La frustración es una emoción que nos hace evitar aquello que nos hará sufrir. Si hemos fracasado y nos sentimos frustrados es probable que evitemos de nuevo ese dolor. Fracaso es el intento fallido, y esto nos hace sufrir.

Sin embargo, es cierto que no siempre es así. Pensemos en proyectos que, no habiéndolos conseguido, tampoco nos han hecho sufrir. ¿Qué los hace diferentes? Cuando hay algo que no conseguimos, pero sabemos que tenemos más opciones y que podemos ir por más caminos, será un fracaso, pero no nos sentimos fracasados ni frustrados.

Si  aceptamos que no fue posible, aprenderemos de esa experiencia, y nos disgustará no haberlo conseguido, pero no sufriremos por ello. Seguiremos explorando diferentes formas para llegar a nuestros objetivos, incluso nos motivaremos más para seguir adelante.

Sin embargo, cuando nos sentimos fracasados es porque consideramos que había una sola oportunidad para conseguirlo. Entonces, el miedo al fracaso nos invade: “nunca lo conseguiré”, “tengo que resignarme a esta vida truncada”. Y así, dejaremos de intentarlo.

Existen más caminos

Mujer caminando por una vía
Cada vez que fracasemos en nuestro intento, vamos a analizar los múltiples caminos para alcanzar nuestros proyectos y nuestros sueños. Nunca hay un solo sendero para conseguir nuestras metas.

Y así, un fracaso no será más que un camino explorado y del cual aprenderemos, entre otras cosas, que nos  quedan muchos más por descubrir. De esta forma no aparecerá el miedo al fracaso, no evitaremos seguir caminando, luchando, explorando… Seguiremos adelante.

Es así, cuando a pesar de no conseguirlo, nos sentiremos orgullosos de nosotros mismos porque no dejaremos de perseguir nuestros anhelos. En cada paso habremos crecido, se nos habrán abierto nuevas oportunidades, habremos llegado a destinos insospechados, a veces más satisfactorios que el objetivo que nos movió.

“Cada fracaso le enseña al hombre algo que necesitaba aprender.”

-Charles Dickens-

La vida no dejará de sorprendernos y de ofrecernos oportunidades, siempre que nosotros estemos dispuestos a seguir caminando, a seguir buscando nuestra felicidad.

Foto cortesía de Sergey Nivens