Mulan, un gran ejemplo para las mujeres

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 30 diciembre, 2017
Leah Padalino · 30 diciembre, 2017

Mulan es una película de Disney de 1998 inspirada por la leyenda china de Hua Mulan. Esta película fue un éxito tanto en crítica como en taquilla y con el paso de los años se ha convertido en un clásico.

Fa Mulan es la joven hija única de Fa Zhou, un antiguo soldado de salud delicada. Mulan debe ir a ver a la Casamentera para honrar a su familia, todos se muestran preocupados por lo que pueda ocurrir en su visita a la Casamentera, pues la aspiración de toda mujer en su contexto es encontrar un buen marido y, así, honrar a la familia.

Los valores familiares y el papel de la mujer como buena ama de casa están muy arraigados en la sociedad del momento y Mulan se verá profundamente presionada; ella no se siente preparada, tiene otras aspiraciones e ilusiones. La visita será un desastre y Mulan se sentirá culpable por haber deshonrado a la familia y por no encontrar su hueco en la sociedad.

Al mismo tiempo, el ejército chino ha emprendido una guerra contra los hunos, por lo que el emperador solicita que un hombre de cada familia vaya a combatir en la guerra. En la familia de Mulan, el único hombre es su padre, por tanto, será él quien deba servir a China. Mulan se opone a esta decisión porque sabe que, debido a su estado de salud, su padre no sobrevivirá. Mulan se hará pasar por hombre, huirá de casa y entrará en el ejército.

La honra y el deber en Mulan

Los valores de la familia tradicional, de la sociedad patriarcal, donde el hombre es el héroe y la mujer queda relegada a un segundo plano, limitado al hogar, están más que establecidos, pero Mulan parece no encajar del todo en ellos.

En su visita a la Casamentera, vemos a las jóvenes manteniendo las formas y, seguramente, muy ilusionadas por encontrar un marido; Mulan, en cambio, se prepara al último momento, se hace chuletas para poder recordar lo que tiene que decir y no sabe muy bien qué tiene que hacer. Mulan sabe que debe honrar a su familia y, realmente, desea traer la honra a sus padres; sin embargo, fracasa en su intento con la Casamentera, por lo que se replantea cuáles son sus verdaderos deberes.

Finalmente, rompe las reglas, rompe con todo lo establecido al ir al ejército en el lugar de su padre, y no lo hace únicamente para salvar a su padre, sino que lo hace por sí misma. Mulan debe encontrar su hueco en la sociedad y demostrarse a sí misma que sirve para algo, para algo más que ser una esposa ejemplar.

Mulan con espada

Cuando Mulan decide vestirse de hombre, ocurre algo muy simbólico, Mulan se corta el pelo con la espada de su padre. Este detalle podríamos pasarlo por alto y entenderlo únicamente como la transición de Mulan, el cambio y el comienzo de la aventura, pero hay algo más; tanto el pelo como la espada están cargados de connotaciones simbólicas.

Si pensamos en mitología o en novelas de caballería nos daremos cuenta de que la espada ha estado siempre vinculada a la honra; la espada es una parte más del hombre al que acompaña, representa las victorias, el crecimiento personal y el honor en batalla. Todo gran caballero tiene su espada y, con ella, ha vencido batallas.

La espada que utiliza Mulan es la espada de su padre, la espada con la que llevó la honra a la familia Fa. Mulan la toma en su lugar y se corta el pelo con ella. El pelo también posee una fuerte carga simbólica relacionada con la honra, si pensamos en Sansón, el pelo simbolizaba su fuerza y su honor. A su vez, el pelo largo se asocia a la feminidad.

Igual que en El cantar de Mio Cid la barba del Cid era un reflejo de su honra y, cuantas más batallas ganaba, más abundante era su barba. Así, vemos al emperador en Mulan con una enorme barba blanca, símbolo de la sabiduría y de la gran honra que posee, pues es el emperador y es el personaje que posee la barba más abundante.

Mulan ha fallado, ha deshonrado a su familia y a sí misma, por eso, se corta el pelo y lo hace con el elemento que un día fue la honra de su padre. Al volver del ejército y haber salvado a China, Mulan le entrega a su padre la espada y los objetos que le ha dado el emperador, de este modo, le devuelve la honra a su familia.

Las mujeres en Mulan

Como hemos visto, el papel de la mujer en la sociedad que se presenta en la película es totalmente secundario. Mulan será un personaje femenino totalmente atípico y nunca visto en Disney, Mulan será una rebelde, una mujer que desafía las reglas y que nos muestra que cualquiera de nosotras puede hacer todo lo que se proponga, porque ningún hombre es más que ninguna mujer.

Cuando el emperador pide la ayuda del pueblo, únicamente pide la ayuda de un hombre de cada familia, no pudiendo ser reemplazado por una mujer, aunque su estado de salud sea débil. Mulan considera este hecho injusto, pues ella es joven y puede servir a China en mejores condiciones que su padre, quien probablemente no sobreviviría a tal desafío por su delicada salud.

Mulan deberá medir sus palabras y actuar como un hombre para pasar desapercibida. Hay un momento en el que los soldados cantan una canción sobre las mujeres y todos piden que sea “una bella flor”, “que sepa guisar”, etc. Mulan apela a la inteligencia y la astucia, a una mujer con la que se pueda hablar, algo que provoca rechazo en el resto de soldados porque no son las cualidades que esperarían encontrar en una mujer.

Mulan peleando

Para Mulan, las cosas no serán fáciles al principio. Sin embargo, pronto logra superarse a sí misma y ganarse el respeto y el reconocimiento del resto de soldados. Cuando este primer obstáculo parece superado, descubren que se trata de una mujer y algunos pasan a no aceptarla, aunque ella les haya salvado y haya demostrado ser una buena guerrera.

Son varias las ocasiones que podríamos tomar como muestra de lo difícil que es ser mujer en un mundo de hombres, donde muchos dejan de escuchar e incluso llegan a decirle que “contenga la lengua en presencia de un hombre” o que “nunca valdrá nada aquí porque es una mujer”. A pesar de las adversidades, Mulan será toda una heroína, romperá todos esos cánones y estereotipos y salvará a su país, demostrando que no es menos por ser mujer.

Vemos un antes y un después en ella, la joven y despreocupada Mulan que veíamos al principio ha desaparecido, demostrando ser una mujer fuerte y valiente, igual que cualquier hombre.

“Un feminista es cualquiera que reconozca la igualdad y plena humanidad en mujeres y hombres”.

-Gloria Steinem-

Probablemente, no era consciente de la gravedad de la guerra hasta la llegada a un campamento donde no quedan supervivientes. Allí, encontrará una muñeca que había perdido, una muñeca que simbolizaba su parte femenina e infantil y que dejará abandonada en ese lugar. Ese encuentro con la muñeca supone un encuentro consigo misma, con su verdadero yo y, al mismo tiempo, el fin de la inocencia y el paso hacia la madurez.

Mulan no es una princesa, y apenas se alude a su belleza. Está lejos de ser el prototipo de princesa Disney. Representa el retrato de una mujer como todas, con aspiraciones, ilusiones y con ganas de superarse a sí misma y demostrar que no es inferior a los hombres.

“Una mujer sin un hombre es como un pez sin bicicleta”.

-Gloria Steinem-