Niños sobreadaptados: un sufrimiento que se premia

Si un niño es demasiado bueno, correcto, educado y obediente es posible que presente una conducta sobreadaptada. En este artículo te contamos las implicaciones de que esto se produzca.
Niños sobreadaptados: un sufrimiento que se premia
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz.

Última actualización: 06 diciembre, 2021

Cuando llegamos al mundo lo hacemos como un folio en blanco. Es a raíz de nuestra interacción con el entorno, y especialmente con los cuidadores principales, que aprendemos cómo debemos comportarnos. En realidad, el objetivo de nuestra socialización es que aprendamos a vivir en sociedad, que nos adaptemos a lo que se espera de nosotros para ser seres funcionales. Sin embargo, cuando esto se produce en un grado excesivo, aparece lo que se conoce como niños sobreadaptados.

Es muy frecuente que estos menores no lleguen a conocer su problema hasta que las consecuencias en la edad adulta les resulten muy limitantes. Al fin y al cabo, son niños dóciles, con buen rendimiento académico y que no generan problemas ni a padres ni a profesores. De hecho, presentan todos los comportamientos que son socialmente premiados; sin embargo, a costa de su propio bienestar.

¿Quiénes son los niños sobreadaptados?

Los niños sobreadaptados son los que, a simple vista, denominaríamos hijos y alumnos modélicos. Son infantes que siempre hacen lo que se espera de ellos; no molestan, no interrumpen, obedecen, son buenos y responsables. Estas características que son percibidas como tan positivas por parte de los adultos, en realidad constituyen una señal de alarma. Y es que la infancia es, por naturaleza, ruidosa, llamativa y disruptiva en ocasiones.

En su proceso de crecimiento y construcción de la identidad los niños necesitan espacio y libertad para ser ellos mismos. Si renuncian a su autenticidad para amoldarse a las expectativas ajenas, se está creando una limitación que tendrá importantes repercusiones en el plano psicológico y emocional.

Niño triste mirando por la ventana

Principales signos y síntomas

Como hemos comentado, la sobreadaptación normalmente pasa desapercibida. Por ello, te mostramos las principales características de este desorden a fin de que puedas identificar si tus hijos las cumplen:

  • Son niños buenos, excesivamente correctos, educados y respetuosos
  • Son pasivos y tienden al aislamiento y las actividades solitarias. Suelen ser tímidos, callados y retraídos.
  • Muestran un buen nivel intelectual, un léxico amplio y un buen rendimiento académico. En sus actividades extraescolares muestran la misma productividad y obediencia.
  • Tienden a reprimir sus sentimientos y emociones para no molestar o perturbar a sus cuidadores.
  • No se oponen a la autoridad ni se rebelan. Por el contrario, buscan ser niños perfectos y están preocupados por cumplir con lo que se les exige.

Las consecuencias que sufren los niños sobreadaptados

Este patrón de sobreadaptación tiende a mantenerse en el tiempo y genera importantes consecuencias. Las siguientes son las principales y más relevantes.

Dificultades para relacionarse socialmente

Estos niños han desarrollado un gran miedo al rechazo; por ello, pueden tener grandes dificultades para socializar. Es común que teman exponerse y opten por aislarse y evitar las interacciones sociales, que se muestren retraídos y no tomen la iniciativa.

Por otro lado, su necesidad de complacer constantemente a los otros, no saber decir “no” ni poner límites les pasará factura, especialmente en la adolescencia y con sus primeras relaciones románticas.

Perfeccionismo y estrés excesivo

Es común que estos menores sean muy exigentes con ellos mismos, que busquen la perfección en todo lo que hacen al punto de que esto les paralice y les genere elevados niveles de estrés. Una nota algo más baja, una crítica o un regaño por parte de sus padres o profesores puede afectarles profundamente.

Pasividad y dependencia

Cuando a un niño no se le ha permitido desarrollar su personalidad adecuadamente se habrá acostumbrado a actuar según las expectativas y exigencias ajenas. Esto implica que cuando deba tomar decisiones o hacerse cargo de sí mismo no sepa cómo hacerlo. Es común que se convierta en una persona dependiente.

Enfermedades psicosomáticas

Las emociones e impulsos reprimidos terminan manifestándose a través del cuerpo al no poder canalizarse por las vías naturales. Así, es común que padezcan dolores de cabeza sin causa aparente, problemas gastrointestinales o dermatológicos.

Causas de la sobreadaptación en los niños

A la vista de las anteriores consecuencias, cabe preguntarse cuál es la causa de esta sobreadaptación a fin de poder evitarla. Generalmente, esta tendencia es el resultado del miedo del niño a perder el amor de sus padres; recordemos que en la infancia somos totalmente dependientes de los adultos a nuestro cargo y que enfadarlos o molestarlos puede sentirse, realmente, como un riesgo para la supervivencia.

Así, suele surgir cuando los padres creen que el niño debe cumplir con sus aspiraciones y deseos, en lugar de comprender que son ellos quienes asumen la responsabilidad de fomentar el desarrollo de un ser individual a su cargo.

Estos niños, por su exigente dinámica familiar o por las cargas que han colocado sobre ellos han tenido que comportarse como adultos antes de tiempo, no se les ha permitido ser, escoger, opinar y expresarse libremente. Han tenido que sobreadaptarse como un mecanismo de defensa para poder funcionar, pues lo que se esperaba de ellos era simplemente obediencia.

Niño abrazada su madre

¿Qué podemos hacer al respecto?

Si se detecta la conducta sobreadaptada en un niño, la intervención irá dirigida principalmente a sus padres. Estos deberán modificar el estilo de crianza y permitir y fomentar el desarrollo de la personalidad y la identidad del niño. No obstante, es común que hasta la edad adulta no se detecte este patrón. Si este es tu caso y te sientes identificado en lo anteriormente relatado, es importante que comiences a permitirte, a partir de ahora, esa autenticidad.

Será importante desaprender lo aprendido y comenzar a conocerse, a identificar cuáles son los deseos propios, los límites que se quieren establecer, las emociones que necesitan expresarse y la identidad que continúa oculta.

Comenzar a vivir bajo tus propios términos resultará complicado pero también liberador. No dudes en buscar acompañamiento profesional para realizar esta transformación, librarte de las cargas y permitirte ser quien eres.

Te podría interesar...
¿Qué pasa con los niños que tienen padres que exigen demasiado?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
¿Qué pasa con los niños que tienen padres que exigen demasiado?

El objetivo de los padres que exigen demasiado es motivar a sus hijos para que saquen mejores notas o exploten todo su potencial. Pero ¿lo consigue...



  • Hidalgo, M. C. (2006). Sobreadaptacion y enfermedad psicosomática (Bachelor's thesis, Universidad del Azuay).
  • Segoviano, M. (2000). El trastorno vincular sobreadaptativo. Psicoanalisis de las configuraciones vinculares: revista de la Asociación Argentina de Psicología y Psicoterapia de Grupo, 157-178.
  • Quezada Quezada, J. D. (2005). Influencia del vínculo madre-hijo en los pacientes psicosomáticos sobreadaptados (Bachelor's thesis, Universidad del Azuay).