No quiero hablar con nadie: posibles causas y qué hacer

La falta de motivación para socializar no es ningún cuadro clínico. Si embargo, sí es un problema cuando hace que nos sintamos culpables y en deuda con nuestro entorno.
No quiero hablar con nadie: posibles causas y qué hacer
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez.

Última actualización: 07 marzo, 2022

Todos necesitamos periodos de soledad. Algunos durante un día, otros durante más tiempo. Sin embargo, si lo que sientes es un severo y tajante “no quiero hablar con nadie”, es posible que la cuestión sea más profunda, e incluso estemos hablando de un gran malestar.

Para saber si esta negativa a ver a los demás es un problema, tendrás que pararte y hacer un análisis de la situación. ¿Cuánto tiempo llevas así? ¿Qué te dicen al respecto tus seres queridos? ¿Estás haciendo algo para que la situación cambie? ¿Hasta qué punto piensas que controlas lo que te sucede en este sentido?

En este espacio hablaremos de algunas de las razones más comunes por las que alguien no querría ver a otros.

Hombre con hábitos nerviosos
El aislamiento social se convierte en un problema cuando genera sufrimiento y afecta a cómo nos sentimos con nosotros mismos.

¿Por qué no quiero hablar con nadie?

La socialización es una necesidad psicológica básica. Somos una especie gregaria y el aislamiento continuado provoca graves daños en el bienestar emocional y psíquico. Por eso, cuando alguien se niega a ver a sus seres queridos (y, en general, a todas las demás personas) de forma continuada, cabe sospechar de problemas más graves que la fatiga social.

¿Es este un trastorno? Para identificarlo es recomendable acudir a un profesional con conocimientos y experiencia. Además, en este sentido, puedes realizar una reflexión previa. Aquí tienes algunas de las razones por las que alguien querría aislarse de los demás:

  • Distimia: este trastorno afectivo se caracteriza por una sensación generalizada de apatía y necesidad de aislamiento, ya que la melancolía y la tristeza son el tono habitual de los sentimientos. No se debe confundir con la depresión y conviene acudir al psicólogo.
  • Depresión: otra opción es que esté presente este cuadro clínico. Aunque parezca fácil de reconocer, lo cierto es que las personas lo manifiestan de maneras muy diferentes. La tristeza profunda y continuada que caracteriza a la depresión puede tomar la forma de la apatía también.
  • Apatía: este sentimiento, cuando se da modo generalizado y uniforme a lo largo del tiempo, suele deberse a un conjunto de condiciones vitales y carencias que abocan a la persona a no tener ganas de ver a nadie. Un ejemplo es vivir en un ambiente cotidiano estresante o tener un trabajo con condiciones de explotación.
  • Duelo: la pérdida puede hacer que sintamos la necesidad de alejarnos de cualquier entorno social para establecer los cimientos de lo que puede ser una nueva vida.
Mujer triste
La falta de contacto puede acabar agravando el problema de base.

¿Qué hago si siento que me quiero aislar y no se me pasa?

Todas estas explicaciones están muy bien, pero no nos facilitan una salida cuando nuestro deseo de soledad nos genera malestar. Al final, la falta de contacto acaba por agravar el problema de base, de forma que la persona corre peligro de entrar en un bucle en el que la soledad le produce tristeza y la tristeza le empuje a la soledad.

Por eso, para romper este ciclo, aquí tienes algunos consejos para tomar consciencia del problema y comenzar a buscar soluciones. No te las pierdas:

  • Identifica tu causa de aislamiento: reflexiona sobre tus últimas vivencias, cómo las has procesado, o qué estresores tienes que soportar en tu ambiente. Sin saber este dato, no podrás averiguar qué debes cambiar en tu vida para empezar a mejorar.
  • Evalúa hasta dónde estás llegando con tu negativa a ver a nadie: ¿realmente no te ves con nadie? ¿Qué te hace sentir esta necesidad de aislamiento? ¿Cuánto llevas así? ¿Se están alejando de ti tus seres queridos? Todas estas preguntas son necesarias, pues son las que podrían indicarte que necesitas ayuda profesional.
  • Trabaja en mejorar tu estado de ánimo: al final, el no relacionarte tiene consecuencias en todos los ámbitos de tu vida. Aunque no hables con nadie de momento, siempre puedes comenzar a hacer ejercicio, buscar momentos agradables en soledad, retomar una afición, etcétera. Esto te dará una base anímica que te permitirá afrontar el problema.
  • Date tiempo: nadie lleva el mismo ritmo para adaptarse a nuevas circunstancias, superar un duelo o resolver un problema. Lo natural es que el dolor y la pena por un acontecimiento concreto sanen por sí mismos, así que tómate el tiempo que necesites.

El deseo de aislamiento social se convierte en un problema cuando nos genera sufrimiento, cuando hace que nos sintamos mal con nosotros mismos. En última instancia, la mejor recomendación que podemos hacerte es que te pongas en manos de un profesional.

Te podría interesar...
Ley de la realidad aparente: así afecta a tus emociones
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Ley de la realidad aparente: así afecta a tus emociones

La ley de la realidad aparente nos dice que aquello que consideramos como real, tiene un gran impacto emocional en nosotros. Lo analizamos.



  • Carvajal-Carrasca, G., & Caro-Castillo, C. V. (2009). Soledad en la adolescencia: análisis del concepto. Aquichan9(3), 281-296.
  • Montero, M., Lena, L., & Sánchez-Sosa, J. J. (2001). La soledad como fenómeno psicológico: un análisis conceptual. Salud mental24(1), 19-27.
  • Tapia, M. L., Fiorentino, M. T., & Correché, M. S. (2003). Soledad y tendencia al aislamiento en estudiantes adolescentes. Su relación con el autoconcepto. Fundamentos en humanidades4(7-8), 163-172.
  • Vives, J. G., & Santos, P. M. (2019). Distimia. Medicine-Programa de Formación Médica Continuada Acreditado12(86), 5037-5040.