La nueva versión revisada del DSM-5

El DSM-5 revisado tiene cambios importantes para el diagnóstico psicopatológico. Además, en ella se ha incluido un nuevo trastorno. Si quieres saber más sobre esta actualización, ¡sigue leyendo!
La nueva versión revisada del DSM-5
José Padilla

Escrito y verificado por el psicólogo José Padilla.

Última actualización: 01 agosto, 2022

El Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM) es usado por médicos, psiquiatras y psicólogos en Estados Unidos y en diferentes partes del mundo para diagnosticar enfermedades psiquiátricas. Es un manual publicado por la Amercian Psychiatric Association (APA) que abarca todas las categorías y los criterios diagnósticos de múltiples trastornos mentales tanto para adultos como para niños.

El DSM tiene descripciones, síntomas y otros criterios necesarios para diagnosticar una psicopatología. Además, tiene estadísticas de las poblaciones más afectadas sobre diferentes enfermedades, la edad típica de inicio, su curso y su prevalencia.

La última versión de este manual es la 5 (DSM-5); sin embargo, en este año la APA ha publicado una versión revisada (DSM-5-TR).

DSM-5-TR: revisiones principales

Persona haciendo test psicológico
Un gran aporte en la versión revisada del DSM-5 es la atención mostrada al lenguaje discriminatorio y racista.

El 18 de marzo la APA publicó la nueva versión del DSM-5. Desarrollado con la ayuda de más de 200 profesionales expertos en el tema. Esta versión incluye el contenido completamente revisado y las referencias del DSM-5, así como criterios para el diagnóstico actualizado y código de seguros ICD-10-CM.

Esta versión revisada presenta un nuevo trastorno, el trastorno por duelo prolongado, así como códigos para el comportamiento suicida y las autolesiones no suicidas. También se estableció una nueva categoría para los trastornos del estado de ánimo: trastornos del estado de ánimo no especificado.

Asimismo, fueron revisados los criterios diagnósticos para varios trastornos:

  • Desorden del espectro autista.
  • Episodio maníaco.
  • Bipolar I y bipolar II.
  • Ciclotímico.
  • Depresivo mayor.
  • Depresivo persistente.
  • Estrés postraumático en niños.
  • Trastorno por evitación-restricción de la ingesta de alimentos.
  • Delirio.
  • Trastornos mentales inducidos por sustancias/medicamentos.
  • Síndrome de psicosis atenuada.

Los cambios realizados incluyen aclaraciones en los criterios para más de 70 trastornos, actualizaciones descriptivas para la mayoría de las psicopatologías basadas en revisiones de la literatura y en un examen exhaustivo del impacto del racismo y la discriminación en el diagnóstico y las manifestaciones de los trastornos mentales.

29 expertos en psiquiatría cultural, psicología y antropología buscaron influencias culturales en las características de los trastornos y suministraron información importante en las secciones sobre los problemas de diagnóstico asociados con la cultura.

En paralelo, un grupo conformado por 14 profesionales de la salud mental, expertos en prácticas de reducción de diferencias, revisó las referencias a la raza, el origen étnico y conceptos relacionado en todo el DSM para evitar perpetuar estereotipos o añadir información discriminatoria.

Actualizaciones en la nueva versión del DSM-5

Las actualizaciones más relevantes de la nueva versión revisada del DSM-5 son las siguientes:

  • Texto completamente revisado para cada trastorno con secciones actualizadas sobre características asociadas, prevalencia, desarrollo y curso, factores de riesgo y pronóstico, cultura, marcadores de diagnóstico, suicidio, diagnóstico diferencial y más.
  • Adición del trastorno de duelo prolongado.
  • Más de 70 conjuntos de criterios modificados con aclaraciones útiles desde la publicación del DSM-5.
  • Introducción y uso completamente actualizados del manual para guiar el uso y proporcionar contexto para la terminología importante.
  • Consideraciones sobre el impacto del racismo y la discriminación en los trastornos mentales integradas en el texto.
  • Nuevos códigos para marcar y monitorizar conductas suicidas, al alcance de todos los clínicos de cualquier disciplina y sin necesidad de ningún otro diagnóstico.
  • Códigos ICD-10-CM completamente actualizados implementados desde 2013, incluidas más de 50 actualizaciones de codificación nuevas para el DSM-5-TR de intoxicación y abstinencia de sustancias y otros trastornos.
  • Clasificación diagnóstica actualizada y rediseñada.

Cambios en los criterios

Se han incluido nuevos códigos de conducta suicida y autolesiones no suicidas que aparecen en la sección II capítulo “Otras condiciones que pueden ser foco de atención clínica”. El código de síntomas de comportamiento suicida se puede emplear en el caso de que una persona se haya involucrado en un comportamiento autoagresivo con intenciones de morir.

Por su parte, el código de síntomas de autolesiones no suicidas se puede usar para las personas que se han autoinfligido, intencionalmente, daños en el cuerpo, pero sin la intención de acabar con su vida.

Además, el trastorno del estado de ánimo no especificado se restauró en esta nueva versión revisada del DSM-5 para presentaciones de estados de ánimo mixtos que no cumplen los criterios para un trastorno bipolar o depresivo.

Cambios en la nomenclatura

La nueva versión revisada del DSM-5 incluye actualizaciones de terminología y nomenclatura. Por ejemplo, el término “neuroléptico”, el cual es aplicado a una clase de medicamentos, ya no se empleará más, a menos que se aluda al síndrome neuroléptico maligno.

Asimismo, se han realizado actualizaciones en la terminología para describir la disforia de género. El término “género deseado” se cambió a “género experimentado”, el de “procedimiento médico de sexo cruzado” ahora es “procedimiento médico de afirmación de género” y el de “macho natal/ mujer natal” se modificó a “masculino/femenino asignado individualmente al nacer”.

Además, se cambió el nombre de dos trastornos: la discapacidad intelectual ahora es un trastorno del desarrollo intelectual y el trastorno de conversión ahora es un trastorno de síntomas neurológicos funcionales.

Actualización en las definiciones de especificadores

Estos cambios incluyen ajustes en los especificadores de gravedad para:

  • El episodio maníaco.
  • El estado de ánimo congruente/incongruente con el estado de ánimo en el trastorno bipolar.
  • Las características mixtas para el trastorno depresivo mayor.
  • El especificador agudo/persistente para el trastorno de adaptación.
  • Los especificadores de narcolepsia.
  • El especificador posterior a la transición para la disforia de género.
Hombre en terapia psicológica
El DSM-5 incluye un nuevo trastorno: el trastorno de duelo prolongado.

Criterios de diagnóstico para el trastorno de duelo prolongado

En esta nueva versión revisada del DSM-5 solo se agregó un trastorno. Veamos cuáles son sus criterios diagnósticos:

A. La muerte, hace al menos 12 meses, de una persona cercana a la persona en duelo (para niños y adolescentes, hace al menos 6 meses).

B. Desde la muerte, se ha desarrollado una respuesta de duelo persistente caracterizada por uno o ambos de los siguientes síntomas, que han estado presentes la mayoría de los días en un grado clínicamente significativo. Además, los síntomas han ocurrido casi todos los días durante al menos el último mes:

  • Intenso anhelo por la persona fallecida.
  • Preocupación o recuerdos de la persona fallecida (en niños y adolescentes, la preocupación puede centrarse en las circunstancias de la muerte).

C. Desde la muerte, al menos tres de los siguientes síntomas han estado presentes la mayoría de los días en un grado clínicamente significativo. Además, los síntomas se han presentado casi todos los días durante al menos el último mes:

  1. Alteración de la identidad (p. ej., sentir que parte de uno mismo ha muerto) desde la muerte.
  2. Marcado sentido de incredulidad acerca de la muerte.
  3. Evitación de recordatorios de que la persona está muerta (en niños y adolescentes, puede caracterizarse por esfuerzos para evitar recordatorios).
  4. Dolor emocional intenso (p. ej., ira, amargura, pena) relacionado con la muerte.
  5. Dificultad para reintegrarse a las relaciones y actividades propias después de la muerte (p. ej., problemas para relacionarse con amigos, perseguir intereses o planificar para el futuro).
  6. Entumecimiento emocional (ausencia o marcada reducción de la experiencia emocional) como resultado de la muerte.
  7. Sentir que la vida no tiene sentido como consecuencia de la muerte.
  8. Intensa soledad como consecuencia de la muerte.

D. La alteración causa malestar clínicamente significativo o deterioro social, ocupacional o en otras áreas importantes del funcionamiento.

E. La duración y la gravedad de la reacción de duelo exceden claramente las normas sociales, culturales o religiosas esperadas para la cultura y el contexto del individuo.

F. Los síntomas no se explican mejor por otro trastorno mental, como el trastorno depresivo mayor o el trastorno de estrés postraumático, y no son atribuibles a los efectos fisiológicos de una sustancia (p. ej., medicación, alcohol) u otra afección médica.

En conclusión, la nueva versión revisas del DSM-5 nos presenta una serie de cambios que permiten un mejor acercamiento al diagnóstico de los trastornos mentales.

En esta una versión, la atención colocada en no usar un lenguaje discriminatorio y racista es un gran aporte del área de la salud para la consolidación de una sociedad más inclusiva, donde se respete y se tenga en cuenta la diversidad.

Te podría interesar...
El “anti-DSM”, manual diagnóstico de las 24 fortalezas humanas
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
El “anti-DSM”, manual diagnóstico de las 24 fortalezas humanas

Es denominado movimiento “anti-DSM” la apuesta realizada por la psicología positiva a favor de las virtudes y fortalezas humanas.




Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.