Ondas gamma contra la enfermedad de Alzheimer

18 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Cristina Girod de la Malla
Quizá hayas oído hablar de las ondas beta o alfa del cerebro, pero ¿conoces las ondas gamma? ¿Sabes de qué manera se pueden estimular para luchar contra el alzhéimer? Aquí te contamos todo.

¿Sabes lo que son las ondas gamma y los beneficios que pueden tener para los pacientes con enfermedad de Alzheimer? El avance de la ciencia y la tecnología, y su inseparabilidad, ha permitido desarrollar nuevos tratamientos que suponen un rayo de esperanza para estos pacientes.

La enfermedad de Alzheimer sigue siendo, en buena medida, un misterio. Se trata de una enfermedad que solo se puede confirmar postmortem y sobre la que todavía tenemos muchas dudas respecto a su origen.

A nivel de tratamiento, todavía no se ha dado con ninguna terapia, fármaco u otro tratamiento que permita frenar o revertir la enfermedad. Por lo tanto, cualquier pequeño avance que consiga ralentizar el avance de la enfermedad o incluso mejoras a nivel cognitivo es un logro de gran valor.

Mujer con alzhéimer

¿Qué son las ondas gamma?

Las ondas gamma son un patrón de oscilación neuronal cuya frecuencia oscila entre los 20 y 100 Hz. Lo más típico es que se manifiesten en torno a 40 Hz.

Estas ondas reflejan una alta actividad cerebral. Más alta que la que reflejan las ondas beta, que son aquellas presentes cuando estamos concentrados. Estas ondas indican que el cerebro está trabajando “a toda máquina”, activando distintas regiones cerebrales.

Se cree que estas ondas son las que se ponen en marcha ante funciones ejecutivas complejas o actividad mental superior. Estas actividades complejas como pueden ser la orientación, la atención, la consciencia o el razonamiento… requieren la activación coordinada de las neuronas de varias regiones cerebrales para la integración de distintos tipos de información para lograr dar sentido a la realidad.

Sin embargo, parece ser que estas ondas no solo reflejan este tipo de actividad, sino también otra que nada tiene que ver con estar concentrado o con el cerebro trabajando. Parecen estar relacionadas también con conductas explosivas, de altísima ansiedad o reacciones de terror.

¿Qué relación tienen las ondas gamma con el alzhéimer?

Como hemos mencionado al principio, el origen del alzhéimer no es del todo conocido. Sí se conocen algunas alteraciones fisiopatológicas características de la enfermedad: los depósitos de proteína beta amiloide que acaban formando placas alrededor de las neuronas y las inutilizan, la formación de ovillos neurofibrilares intracelulares y la presencia de proteína tau fosforilada.

Según se ha estudiado, la actividad gamma del cerebro de pacientes con alzhéimer parece estar alterada, lo que podría contribuir a los déficits en funciones cognitivas complejas, como las mencionadas anteriormente.

A partir de este hallazgo, el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) diseñó un estudio con ratones modificados genéticamente para producir un exceso de beta-amiloide, es decir, ratones con Alzheimer.

Cómo aumentar la actividad gamma del cerebro y que beneficios reporta

Los experimentos fueron dirigidos por Li-Huei Tsai, directora del Instituto Picower para el Aprendizaje y la Memoria del MIT. Consistieron en estimular la actividad de las ondas gamma de los ratones con alzhéimer mediante una luz parpadeante a 40 Hz.

Los resultados demostraron que la cantidad de placas de beta amiloide y de proteína tau fosforilada disminuía drásticamente. Y no solo eso, era capaz de mejorar la actividad de la microglía, unas células encargadas de limpiar los deshechos en el cerebro.

En este primer experimento, se limitaron a estimular la actividad gamma de la corteza visual. No obstante, quisieron ir más allá y trataron de inducir oscilaciones gamma mediante la exposición a tonos de 40 Hz. Esto, además de reducir también la cantidad de beta-amiloide en la corteza auditiva, lo hizo en el hipocampo. Esta región es muy importante para la formación de memoria.

No satisfechos con el resultado, los investigadores decidieron comprobar qué efecto tendría combinar ambos tipos de estimulación, visual y auditiva. Como resultado hallaron que no solo los efectos eran beneficiosos, sino que eran el doble de beneficiosos que cada una de las modalidades de estimulación por separado. Incluso la respuesta de la microglía fue mucho más fuerte.

Cerebro con alzheimer

¡A por más investigación!

Tsai y sus colaboradores comprobaron que si se realizaba la estimulación de roedores y se les dejaba una semana de “descanso”, en la que no recibían estimulación, los efectos beneficiosos de la estimulación gamma se desvanecían. Esto indicaría que este tipo de terapia debería ser intensiva para ser efectiva.

Aunque ya se han empezado a hacer pruebas con humanos sanos, lo cierto es que esta técnica solo se había probado en ratones con alzhéimer. Recientemente, se está empezando a probar con pacientes con alzhéimer en fases iniciales.

Aún queda por resolver el enigma más importante: ¿se comportará un cerebro humano, y mejorará de la misma manera que lo hace el cerebro de un roedor? Ojalá que sí.

¿Qué creéis que supondría descubrir que este tipo de estimulación es capaz de ralentizar o incluso detener los síntomas del alzhéimer? En mi opinión, sería una absoluta revolución ya que, de momento, todavía no se dispone de ningún tratamiento eficaz para la demencia más prevalente en el mundo a día de hoy.

 

  • Asociación de Alzheimer. Datos y cifras de la enfermedad de Alzheimer de 2010. Dement de Alzheimer. 6 , 158-194 (2010).
  • Garza, K. M., Zhang, L., Borron, B., Wood, L. B., & Singer, A. C. (2020). Gamma Visual Stimulation Induces a Neuroimmune Signaling Profile Distinct from Acute Neuroinflammation. Journal of Neuroscience40(6), 1211-1225.
  • Sciotto, E. A., & Niripil, E. B. (2014). Ondas cerebrales, conciencia y cognición.