¿Por qué el último pensamiento del día es el más importante?

Dejar que las preocupaciones colonicen tu mente mientras estás en la cama, no solo dificultará el que puedas conciliar un sueño reparador. Además, tendrás más despertares a lo largo de la noche y podrías incluso sufrir pesadillas.
¿Por qué el último pensamiento del día es el más importante?
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater el 10 marzo, 2021.

Última actualización: 10 marzo, 2021

El hecho de que nos digan que el último pensamiento del día es el más importante puede llamarnos la atención. Sin embargo, más que ese último razonamiento previo a entrar en el universo onírico, está el estado mental y emocional con el que conciliemos el sueño. En buena parte de los casos, esa calma psicológica es determinante para disfrutar -o no- de un descanso verdaderamente reparador.

Para entender la trascendencia de esta idea pondremos un sencillo ejemplo. La mayoría conocemos lo que implica irnos a la cama después de una discusión con alguien, bien con la pareja, un familiar o cualquier conocido. La mente no deja de darle vueltas a lo dicho, a lo no dicho, a lo pensado y sobre todo a lo sentido. Ese estado psicológico dificulta no solo la conciliación del sueño.

Por lo general, es común tener incluso despertares frecuentes y hasta pesadillas. Así, pocas cosas son tan necesarias como cuidar también de ese estado emocional con el que relajamos nuestra mente sobre la almohada por las noches.

Mujer dormida pensando en el último pensamiento del día

Razones de por qué el último pensamiento del día es el más importante

A menudo, cuando nos recomiendan consejos para conciliar un buen descanso nocturno, nos señalan aquello de «apaga tu mente». Esta idea, la de apagar la mente, carece de sentido, de lógica y de veracidad. El cerebro, y en consecuencia la mente humana, nunca se detiene, ni se silencia ni aún menos se puede apagar. Pasar de la vigilia (consciencia) al sueño (mente inconsciente) no implica dejar suspendida la mente en un vacío absoluto. 

Por ello, no faltan los expertos que nos señalan que el universo onírico es una zona porosa donde se cuelan pensamientos y emociones del mundo consciente. Esto significa que, en muchos casos, arrastramos estrés, preocupaciones y miedos a esa fase REM en la que acontecen los sueños. Por tanto, el hecho de que nos digan que el último pensamiento del día es el más importante no es ninguna ingenuidad.

El estado hipnagógico (entre la vigilia y el sueño)

Entre la vigilia y el sueño hay una frontera muy sutil denominada estado hipnagógico. Dentro de la arquitectura del sueño, corresponde a las fases 1 y 2 del sueño profundo no MOR. Bien, la existencia de esta etapa del descanso nocturno nos demuestra que hay una continuidad absoluta entre el mundo consciente e inconsciente.

Es un flujo armonioso, como un curso de un río que discurre desde una dimensión y otra. Esto significa que los pensamientos de angustia pueden discurrir del mundo consciente al inconsciente con facilidad. Implica sobre todo que el estrés y las ideas que yo tengo antes de dormir, viajarán conmigo en ese continuo por el estado hipnagógico hasta el inconsciente.

El último pensamiento del día es importante porque con él viene añadido un estado emocional

El último pensamiento del día es el más importante porque determinará cómo te levantas a la mañana siguiente. Puede que esta idea nos suene rotunda, pero vale la pena argumentarla:

  • Todo pensamiento tiene añadido un estado emocional. Si me acuesto pensando en la discusión que acabo de tener con mi pareja, lo que conseguiré es que la ansiedad quede instalada en el cuerpo y también en el cerebro.
  • Estudios, como los realizados en la Universidad de medicina de Seongnam (Corea), por ejemplo, nos recuerdan que una de las causas del mal descanso y el insomnio son los estados de estrés y ansiedad. Arrastrar este problema durante semanas o meses altera por completo nuestra calidad de vida.

Por tanto, los pensamientos con sabor a calma, equilibrio y paz se traducen en un estado emocional relajado. Todo ello se reflejará en ese universo onírico con mayor armonía del que no despertaremos hasta la mañana siguiente.

Hombre dormido representando el último pensamiento del día

Cómo conciliar un estado mental “limpio” y relajado para tener sueños claros y sostenidos

El último pensamiento del día es el más importante porque determinará el bienestar físico y psicológico al despertar. No es ninguna tontería. Sin embargo, como bien sabemos, la vida es complicada y los días a menudo estresantes. Al llegar a la cama, es común que nos vengan mil preocupaciones de golpe.

La mente es una fábrica de preocupaciones. Por ello, es recurrente que estando en la cama caigamos en ese laberinto de angustia estresante, en esa tormenta de ansiedades que al final se adhieren a la esfera del sueño y el mundo inconsciente. ¿Qué podemos hacer entonces para lograr un estado mental relajado que nos permita surcar el océano onírico con mayor bienestar?

Claves para cuidar mi último pensamiento del día

En primer lugar, es necesario crear un estado mental “limpio” antes de acostarnos. No se trata por tanto de “apagar” la mente, sino de eliminar de ella lo que enturbia. Por ello, es importante por ejemplo que empecemos dándole calma.

  • Apagar dos horas antes de ir a dormir todos los aparatos tecnológicos nos servirá de ayuda. Dejar de mirar el móvil y el ordenador nos permitirá dotar de calma a la mente y el cerebro. Ideal también si nos relajamos leyendo un libro.
  • Tomemos conciencia de que mente y cuerpo están relacionados. Darnos una ducha caliente antes de acostarnos o realizar algún ejercicio de respiración profunda también es adecuado.

Por último y no menos importante, debemos recordar algo. Antes de dormirnos siempre tenemos unos últimos pensamientos. Esforcémonos en que sean virtuosos, positivos y, sobre todo, esperanzados. Solo así atravesaremos esa frontera sutil entre la vigilia y el sueño navegando con la calma suficiente para que el descanso nocturno sea armonioso, limpio y relajado…

Te podría interesar...
Onirismo o delirio del sueño: ¿qué es y cómo se manifiesta?
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
Onirismo o delirio del sueño: ¿qué es y cómo se manifiesta?

El onirismo o delirio del sueño cursa con alteraciones cerebrales como la esquizofrenia. También es efecto secundario de las drogas.



  • Horton C. L. (2017). Consciousness across Sleep and Wake: Discontinuity and Continuity of Memory Experiences As a Reflection of Consolidation Processes. Frontiers in psychiatry8, 159. https://doi.org/10.3389/fpsyt.2017.00159
  • Kahn D. (2019). Reactions to Dream Content: Continuity and Non-continuity. Frontiers in psychology10, 2676. https://doi.org/10.3389/fpsyg.2019.02676
  • Oh, C. M., Kim, H. Y., Na, H. K., Cho, K. H., & Chu, M. K. (2019). The Effect of Anxiety and Depression on Sleep Quality of Individuals With High Risk for Insomnia: A Population-Based Study. Frontiers in neurology10, 849. https://doi.org/10.3389/fneur.2019.00849