¿Por qué hay personas que no te miran a los ojos?

04 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
Estar hablando con alguien y que nos evite la mirada en todo momento... ¿te ha pasado alguna vez? Más allá de lo que pensemos, esta conducta puede ser explicada por causas que no sean la timidez. Lo analizamos a continuación.

¿Por qué hay personas que no te miran a los ojos? La mayoría hemos tenido alguna experiencia similar. Hombres y mujeres que esquivan el contacto visual, que bajan el rostro, que hablan con la mirada perdida, como divagando consigo mismos mientras mantienen una conversación. ¿A qué se debe? ¿Presentan quizá algún tipo de problema?

Esta es, con diferencia, una de las cosas que más nos inquietan cuando conocemos a alguien. Percibir que rara vez entramos en su campo visual, que nos esquivan, que la comunicación se vuelve vacía y extraña sin tener como referencia las pupilas de quien tenemos en frente, resulta cuanto menos, incómodo.

Así, algo que nos enseñan desde bien pequeños es que debemos mirar a los demás cuando nos hablan. No solo es un signo de respeto. Se trata también de un elemento más de la comunicación, un modo de emitir conexión, de expresar emociones, de validarnos entre nosotros y de permitir que fluya la empatía, la comprensión y hasta la magia.

Quizá por ello, nos resulta tan extraño que haya personas que no lo hagan. Profundicemos un poco más en este tema.

Chica triste simbolizando la tristeza por tener a personas que no te miran a los ojos

¿Por qué hay personas que no te miran a los ojos?

Si hay un área capaz de expresar la intensidad de las emociones son los ojos. Ocurre no solo en las personas, también los animales dejan entrever en su mirada su miedo, su alegría, su actitud amenazante cuando se ven en peligro. Asimismo, hay otro factor y es que gran parte de las veces no podemos controlar el reflejo de nuestros sentimientos. Como suele decirse, si la pupila se dilata, te delata.

Ansiedad, incertidumbre, miedo y hasta deseo sexual… Muchos de esos estados provocan dilatación pupilar que se acompaña, a menudo, de otros gestos faciales y corporales. Por tanto, es común que en situaciones de cortejo, cuando estamos con alguien que nos gusta, tendamos un poco a esquivar la mirada, a veces como consecuencia de los nervios; otras, por temor a que la persona perciba la intensidad de nuestras emociones.

Estas son, al fin y al cabo, situaciones normales y comprensibles en las que puede darse este factor. No obstante, hay otras razones que nos gustará descubrir para comprender mejor por qué hay personas que no te miran a los ojos.

Timidez

La timidez es ese estado comportamental que no nos deja ser, que anula valías, que nos atenaza con la inseguridad y los grilletes de la vergüenza constante. Es de esperar que entre el amplio repertorio de manifestaciones de este perfil esté el de la mirada esquiva y el rostro cabizbajo.

Por norma, así es como solemos explicarnos que una persona no nos mire a los ojos. No obstante, es necesario saber que hay más factores.

Trastorno del espectro autista

El trastorno del espectro autista define, como la propia palabra indica, una condición que entra dentro de un continuo. Es decir, habrá personas con claras limitaciones sociocognitivas y comunicativas y que incluso no las conozcan, por mucho que experimenten cada día sus consecuencias. Hay evidentemente, hombres y mujeres funcionales, con sus vidas, trabajos, responsabilidades… Sin embargo, se perciben como diferentes a los demás en diversos matices.

Los problemas sociales suelen ser los más comunes: limitaciones en la conexión emocional, para la comprensión de los dobles sentidos, en la comunicación… El hecho de que no mantengan la mirada a sus interlocutores es algo común.

¿Por qué hay personas que no te miran a los ojos? La ansiedad social

Dentro de los trastornos de ansiedad, encontramos la ansiedad social. Se define como la inquietud, angustia, inseguridad, nervios y malestar que experimenta una persona cuando tiene que interactuar con otras. El miedo a sentirse juzgado y observado les sume en estados de gran inquietud en los que es común titubear, esquivar la mirada, mostrarse más nervioso de lo habitual, etc.

Déficit de atención e hiperactividad

Cuando hablamos del déficit de atención con o sin hiperactividad (TDAH) es común imaginar a un niño en edad escolar o a un adolescente. Se nos olvida que hay muchos adultos hiperactivos, personas con problemas de atención a las que les cuesta focalizarse en una única actividad e incluso, por qué no, mantener una conversación profunda y centrada.

En esta situación, no se presenta una conducta en la que uno esquive la mirada de manera constante llevado por la vergüenza o la inseguridad. No la rehuyen, solo la llevan de aquí allá porque no les es posible mantener el contacto visual durante unos minutos seguidos.

Chico con TDAH aburrido en clase

La curiosa particularidad del cerebro: no te puedo mirar mientras pienso

Este dato es interesante. Científicos de la Universidad de Kioto (Japón) nos han demostrado a través de un estudio que hay personas con una clara dificultad para mantener una conversación mientras mantienen el contacto visual de manera mantenida. ¿Cómo puede ser? Nos preguntaremos.

Bien, es decisivo saber en estos casos que el cerebro activa los mismos mecanismos cuando pensamos qué vamos a decir durante un diálogo, que haciendo uso del contacto con la mirada con quien tenemos en frente.

Según el director de este trabajo, el doctor Shojo Kaijmura, son muchos los que no pueden combinar las tareas de pensar las palabras correctas que van a decir mientras se centran en una cara al mismo tiempo.

Esto, hace que acaben bajando el rostro, llevando la mirada a una esquina y retirándonos así, el contacto visual a cada instante. Algo sin duda curioso que nos revela la neurociencia y que, de algún modo, nos permite comprender un factor más de por qué hay personas que no te miran a los ojos. Sea como sea, no nos rindamos con ellas. Tengamos paciencia y procuremos que por nuestra parte, siempre cuenten con nuestro refugio y atención visual.

  • Shogo Kajimura, Michio Nomura ( When we cannot speak: Eye contact disrupts resources available to cognitive control processes during verb generation. Cognition. Volume 157, December 2016, Pages 352-357