¿Por qué la naturaleza nos libera del estrés?

Las imágenes de comunión con la naturaleza siempre nos inspiran tranquilidad, pero ¿nunca te has preguntado por qué? Aquí encontrarás respuestas.
¿Por qué la naturaleza nos libera del estrés?
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez el 27 noviembre, 2020.

Última actualización: 27 noviembre, 2020

Cada vez está más de moda salir al campo simplemente a pasear. Se han multiplicado los clubes de senderismo, las salidas a buscar setas en otoño, las vacaciones en campings. Acostumbrados a la vida en la gran ciudad y sus comodidades, ¿qué nos hace desear pasar tiempo en un ambiente tan distinto? ¿Será que la naturaleza nos libera del estrés?

El estrés cronificado es una de las principales causas de visitas al médico y al psicólogo. Todos somos capaces de reconocer que la vida contemporánea tiene una serie de desventajas que juegan en nuestra contra cuando se trata de relajarnos. Analicemos estos factores para ver cómo se relacionan con la búsqueda de la naturaleza.

Mujer con estrés crónico

El estrés y sus causas

El estrés es una sensación normal y adaptativa que nos ayuda a responder ante situaciones de urgencia, pero la vida en ciudad a veces puede engañar al cuerpo haciéndole creer que vive en peligro constante. Es en ese momento cuando podemos hablar de estrés crónico.

El estrés puede tener raíces en muchos ámbitos de la vida, tanto internos como externos. Aquí tienes algunos ejemplos:

  • Tendencia biológica al estrés: algunas personas tienen más facilidad para activarse emocionalmente que otras, favoreciendo así la aparición del estrés donde otros no lo sufrirían.
  • Condiciones de vida duras: pobreza, situaciones de maltrato, desastres naturales o enfermedades crónicas son algunos ejemplos de situaciones vitales estresantes que favorecen la cronificación de éste.
  • Características de la personalidad: diversos estudios han relacionado que ciertos rasgos de la personalidad, como la falta de asertividad o la impulsividad, predisponen a padecer estrés crónico.
  • Alimentación: aunque parezca inverosímil, los malos hábitos alimenticios están relacionados con la aparición del estrés. Un ejemplo de esto son abusar de la cafeína y las grasas procesadas.
  • Ambiente: el exceso de ruido, los lugares concurridos o la falta de tiempo de libre son factores clave que nos impiden relajarnos, cronificando el estrés.

Sin embargo, para descubrir por qué la naturaleza nos libera del estrés hay que prestar a atención a factores ambientales. Si quieres saber si alguna de estas condiciones te afecta, sigue leyendo.

Cómo la naturaleza nos libera del estrés

Nuestra relación con el ambiente es altamente compleja. Miles de factores se relacionan entre sí y con nosotros, y muchas veces es difícil identificar dónde empezó la espiral, si en nosotros mismos o en algo que nos afecta desde fuera.

Por otro lado, el modelo de vida moderno ha evolucionado tanto en los últimos siglos que se lo ha puesto muy complicado a la biología. Factores, como el ambiente de trabajo, la contaminación o las prisas pueden entrar en conflicto con los ritmos naturales del cuerpo y ahí es donde la naturaleza entra en acción: para cada uno de ellos tiene una contrapartida que te exponemos a continuación.

Escuchar el silencio

El ruido ambiental en una ciudad es constante: el vecino que hace ruido a todas horas, el tráfico incesante, las obras; nunca hay un momento de descanso. De hecho, la habituación a estos sonidos se hace tan normal a efectos de la consciencia que nos sorprende cuando desaparece.

Alvarsson y su equipo compararon cómo dos grupos rendían en una tarea después de presentarles un estímulo estresante. A uno de ellos le hacían escuchar ruido ambiental de ciudad y al otro sonidos de la naturaleza. El grupo que escuchaba ruido de ciudad rindió significativamente peor, por lo que se concluyó que los sonidos ambientales de la naturaleza ayudan a reducir la actividad del sistema nervioso simpático -el que nos activa cuando detectamos peligro-.

La soledad también es necesaria

El ser humano es una especie gregaria y la compañía de otros humanos -e incluso de no humanos- es necesaria bajo unos mínimos para el bienestar emocional. Sin embargo, evolutivamente estamos acostumbrados a vivir en grupos pequeños y eso hace que las grandes multitudes nos puedan estresar. Existen incluso estudios que relacionan el descenso de la fertilidad con la superpoblación.

Cuando estamos en un ambiente naturalizado, el mero hecho de que no haya gente alrededor favorece la sensación de intimidad y la introspección -que puede difuminarse cuando hay constante interacción con otras personas-.

Mujer mayor en el campo

Contaminación

Cuando se habla de contaminación en una gran ciudad no se puede reducir solamente a la polución, si bien un aire contaminado está presente entre los factores de aparición de trastornos de estrés y ansiedad.

Ya hemos hablado del exceso de ruido, pero la contaminación lumínica no se queda atrás: en las grandes ciudades tiene también un efecto sobre el organismo, alterando los ritmos circadianos que normalmente se guían por la luz del sol.

La “píldora de naturaleza”

A modo de conclusión, citaremos el estudio de MaryCarol R. Hunter, en el que se demostró que una exposición de veinte minutos a un ambiente natural era suficientes para reducir los niveles de cortisol en sangre, incluso si ese ambiente estaba dentro de una gran ciudad. Esta exposición debía hacerse sin pantallas, evitando el ejercicio aeróbico e incluso leer. Solo pasear o sentarse.

Estos nuevos descubrimientos unen el progreso con las raíces de la biología, abriendo las puertas a nuevas formas de cuidar la salud sin renunciar a las comodidades de la vida moderna.

Te podría interesar...
Los beneficios de la naturaleza para los niños
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Los beneficios de la naturaleza para los niños

La naturaleza nos aporta grandes beneficios psicológicos desde que somos pequeños, por lo que tenemos que fomentar el contacto con la misma desde n...



  • Alvarsson, J.J.; Wiens, S.; Nilsson, M.E. Stress Recovery during Exposure to Nature Sound and Environmental Noise. 
  • , 1036-1046. Stress Recovery during Exposure to Nature Sound and Environmental Noise. (2010, 1 marzo).