¿Por qué olvidamos?

Eva Maria Rodríguez · 13 agosto, 2014


¿Cuáles son las principales razones por las cuales nos olvidamos de información? Una de los más conocidos investigadores de la memoria de hoy en día, Elizabeth Loftus, ha identificado las cuatro razones principales por las que la gente olvida.
 

#1 – Fallo en la recuperación

La incapacidad para recuperar algún dato es una de las causas más comunes por las que olvidamos. Esta incapacidad puede ser explicada por la llamada teoría de la decadencia, según la cual se crea una huella con cada recuerdo. Según esta teoría, con el tiempo estas huellas comienzan a desvanecerse y desaparecen si no se recuperan. Sin embargo, esta teoría tiene un problema, ya que algunas investigaciones han demostrado que que incluso los recuerdos que no han sido recuperados permanecen en la memoria a largo plazo.

#2 – Inducciones

Otra teoría que emplica las razones para el olvido es la teoría de la interferencia, que sugiere que los recuerdos compiten e interfieren entre ellos. Así, cuando la información es muy similar a otra almacenada previamente en la memoria, es más problable que ocurra alguna interferencia, que puede ser de dos tipos: proactiva (cuando un viejo recuerdo hace que sea más difícil o imposible recordar uno nuevo) y retroactiva (se produce cuando la nueva información interfiere con la capacidad para recordar información aprendida previamente).

#3 – Falta de almacenamiento

A veces, la pérdida de información tiene menos que ver con el olvido y más con el hecho de que no se almacenó en la memoria a largo plazo en primer lugar. Los fallos de codificación a veces impiden que la información entre en la memoria a largo plazo.

En un conocido experimento, los investigadores pidieron a los participantes que identificasen la moneda estadounidense correcta de un grupo de monedas de un centavo incorrectos. En este tipo de experimento se jugaba con el hecho de que se recuerdan solo los detalles necesarios para distinguir, en este caso, monedas de un centavo de otras monedas que se han codificado en la memoria a largo plazo, pero no todos los detalles precisos.

#4 – Olvido motivado

A veces, podemos trabajar activamente para olvidar los recuerdos, especialmente los de eventos o experiencias traumáticas o inquietantes. Las dos formas básicas de olvido motivado son la supresión (una forma consciente de olvido) y la represión (una forma inconsciente de olvidar).

Sin embargo, el concepto de recuerdos reprimidos no es universalmente aceptado por todos los psicólogos. Uno de los problemas con recuerdos reprimidos es que es difícil, si no imposible, estudiar científicamente si o no una memoria ha sido reprimida. También hay que tener  en cuenta que las actividades mentales tales como el ensayo y el recuerdo son maneras importantes de fortalecimiento de la memoria y los recuerdos de los acontecimientos vitales dolorosos o traumáticos son mucho menos propensos a ser recordados, discutidos o ensayados.