¿Por qué se duermen las manos?

15 Diciembre, 2019
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga María Vélez
Seguramente se te hayan dormido las manos en alguna ocasión. La mayoría de las veces esta sensación desaparece en cuanto cambias la postura o activas la circulación. Aquí te contamos qué otras causas pueden estar provocándolo.
 

En ocasiones, podemos sentir que se nos duermen las manos. Es decir, tenemos una sensación de hormigueo, pinchazos o entumecimiento de esta parte del cuerpo. El nombre técnico que recibe esto es parestesia.

Una parestesia es una sensación no dolorosa que generalmente se produce cuando algo ejerce presión en un nervio sensitivo. Así, cuando esa presión desaparece, lo normal es volver a sentir las manos sin sintomatología parestésica.

Aunque el adormecimiento de manera aislada no es preocupante, si se vuelve crónica, produciéndose de forma repetida y cercana en el tiempo, podría estar indicando algún problema con entidad clínica.

Mujer con la mano dormida

¿Cómo se produce?

Una parestesia se produce por pinzamiento de un nervio. Estos nervios sensitivos están por todo nuestro cuerpo. Gracias a ellos podemos controlar las extremidades o recibir información de los sentidos.

Es entonces cuando, por una mala postura o por tener un peso sobre una zona, ese nervio se “paraliza” y deja de enviar y recibir información. Por tanto, aparece esa sensación de adormecimiento e incluso, de no sentir las manos.

En un primer momento, se produce una sensación de hormigueo o cosquillas, que puede resultar incluso agradable. Tras unos diez minutos, se pasa a una fase de suave adormecimiento, que se mantendrá durante el tiempo que el riego sanguíneo permanezca paralizado. Por último, una vez que se libera la presión, la sensación desaparecerá de forma gradual, volviendo al estado normal.

 

Motivos por los que se nos duermen las manos

Como se ha explicado anteriormente, se produce debido al pinzamiento o presión ejercida sobre un nervio. Sin embargo, hay otras razones, no directamente relacionadas con los nervios sensoriales, que pueden favorecer que esto ocurra.

Migraña

Alrededor de un 13% de las personas que padecen migraña han reportado sentir que se le duermen las manos. En ocasiones, esta sensación es tan fuerte que pueden percibirlas como dolorosas y llegar a la falta de sensibilidad en toda una mitad del cuerpo.

Síndrome del túnel carpiano

Este síndrome es la principal causa de las parestesias crónicas en las manos. Suele ocurrir con más frecuencia en mujeres y en personas entre 30 y 60 años.

En la mano, tenemos un nervio que pasa por una zona llamada túnel carpiano. Así, en personas que suelen trabajar o realizar deporte con las manos, se produce una presión excesiva sobre ese nervio. En este caso, es común que se duerma la zona del dedo pulgar, pero puede extenderse por la palma de la mano hasta el dedo anular.

Mala circulación sanguínea

Un riego sanguíneo no adecuado puede hacer que la sangre no circule bien por determinadas zonas. De esta forma, si el área implicada incluye algún nervio sensorial, puede hacer que no actúe adecuadamente y provoque parestesias.

Accidente cerebrovascular

En este caso, el adormecimiento de la mano o del brazo entero puede estar indicando un grave problema de salud, por el que habría que acudir inmediatamente a un médico.

 

En un accidente cerebrovascular (ictus, infarto cerebral, derrame…) se produce por una disminución u obstrucción repentina del riego sanguíneo en el cerebro, o bien por una rotura de un vaso cerebral. Su aparición puede llevar a la muerte o, en otros casos, a dejar secuelas realmente graves en los pacientes.

Neuropatía

Las parestesias son comunes en las neuropatías periféricas, un trastorno que se produce por un daño en el sistema nervioso periférico.

El sistema nervioso periférico incluye a todos los nervios sensoriales del cuerpo, por lo que, si hay un mal funcionamiento de este sistema, provocará sensaciones de hormigueo en las zonas afectadas.

Hombre con las manos dormidas

Problemas cervicales

Tanto una mala postura, problemas musculares como problemas más graves como la osteocondrosis (malformación de huesos y cartílagos) pueden provocar adormecimiento en las manos.

Esa condición no adecuada de las cervicales puede presionar nervios que se conducen por el brazo y provocar parestesia en la mano. En función de cuál sea el origen del problema, los tratamientos musculares y de corrección de la postura pueden ayudar a solventarlo.

 

Falta de vitamina B12

Esta vitamina, generalmente en alimentos de origen animal, es fundamental para la producción de proteínas involucradas en la formación de glóbulos rojos y el mantenimiento del sistema nervioso central.

La falta de B12 puede llevar a deficiencias en la sangre que produzcan, además de parestesias, anemia, pérdida del apetito, cansancio, depresión o problemas cognitivos.

Otros

Además de las causas nombradas anteriormente, las manos también se duermen por otras razones como una neuralgia del plexo braquial, esclerosis múltiple, codo del tenista, herpes zóster, VIH, consumo de sustancias, toxinas, radioterapia, diabetes, hipotiroidismos, etc.

Así pues, en caso de que se duerman las manos de forma constante o no desaparezca al liberar la zona, lo mejor es consultar a un profesional y ver por qué puede estar ocurriendo y cuál es la mejor solución.