Propositos de año nuevo, ¿Cuáles son los tuyos?

Propósitos de año nuevo, ¿Cuáles son los tuyos?

Cristina Pérez 29 diciembre, 2012 en Psicología 14 compartidos

Los propósitos de año nuevo están muy presentes en casi todas las personas. Con el comienzo de año, siempre nos planteamos una mejora en nuestra vida. Desde el punto de vista de la psicología es muy positivo hacer este tipo de reflexiones, siempre y cuando no se queden en pensamientos sin acción ni esfuerzo. A continuación te propongo que analices sobre tu vida. Quien no piensa ni reflexiona nunca, significa que se deja llevar por la corriente. Plantéate si eres feliz o te gustaría que tu vida cambiara en algún sentido.

¿ESTÁS EN EL CAMINO CORRECTO O NECESITAS DESVIARTE?

¿Qué es eso que te motiva y mueve tu felicidad? Desconecta un momento la razón y deja que tu corazón se exprese. Piensa en esas actividades y cosas que te encantan hacer. Para que veas lo que es la motivación te voy a poner un ejemplo: Cuando tienes que levantarte temprano para hacer algo que no te gusta, seguro que te cuesta ponerte en marcha, a veces detrás de la vaguería y poca energía, se esconde falta de motivación. Lo puedes diferenciar pensando en esas veces que te has tenido que levantar temprano, pero para hacer cosas que te gustaban, como quedar con amistades, hacer alguna excursión, deporte, etc…

Cualquier cosa que te aporte alegría y ganas, te activa y seguramente ni te haya hecho falta ponerte el despertador porque estabas deseando hacer esa actividad. Esa motivación es la que mueve a las personas, es la que encamina hacia la felicidad. Tómate unos minutos para reflexionar sobre ésto, ¿qué te pone a ti en marcha?, después trata de que en tu vida haya más de eso. Los mejores propósitos de año nuevo son los que mejoran tu felicidad.

-¿Qué meta te gustaría perseguir?, ¿Cuál es tu sueño?, ¿Estás haciendo algo para acercarte ? No siempre podemos tener lo que queremos, pero la vida es mucho más interesante si estamos haciendo algo que nos acerque aunque sea un poquito a nuestro sueño. Tan sólo métete en el camino, aunque no sea fácil, pero una vez te diriges hacia lo que quieres, es cuestión de tiempo y empeño que puedas subir más peldaños. No te impacientes, el camino hay que labrarlo antes, y en ese camino tendrás algo por lo que luchar, y eso hace que la vida tenga más sentido.


4 PASOS PARA EVITAR FRUSTRACIONES POSTERIORES

Muchas veces nos creamos propósitos poco realistas, y al no poder conseguirlos es cuando vienen las frustraciones. Soñar es bueno, pero siempre hay que tener en cuenta que para conseguir cualquier cosa tenemos que poner mucha voluntad y actuar.

1- Plasma los propósitos de año nuevo por escrito: Anota tus objetivos, no escatimes, pon todo lo que se te ocurra, más adelante ya verás si estás siendo realista con lo que pides y si estás dispuesto/a a esforzarte y seguir los pasos que te ayuden a conseguirlo.

2- Analiza y escribe las acciones que tomarás para acercarte a eso: En cada meta que quieres conseguir, apunta los pasos que tienes que dar para acercarte. En este punto tienes que ser altamente realista para ver si vas a tener la paciencia y constancia de crearte una rutina para conseguir lo que deseas. Normalmente en el inicio se suele ver la meta muy lejos y complicada, pero así son todos los inicios, si no empiezas desde el primer peldaño, no llegarás al último.

3- Búscate una motivación que te ayude a no abandonar el propósito: Cada vez que te entre el desánimo y las ganas de tirar la toalla, debes pensar en algo que te motive y te ayude a recordarte a ti mismo que nada es fácil de conseguir, ten presente que con paciencia y perseverancia se acaba llegando. Puedes imaginarte a ti mismo con tu meta ya conseguida, sentir cómo disfrutas de eso que tanto ansías, así volverás a tener ganas de seguir intentándolo.

4- Ten paciencia y constancia aunque no veas resultados: A menudo, quienes consiguen sus propósitos, son personas capaces de insistir aún sin ver resultados. Por ejemplo, las personas que quieren bajar de peso, suelen impacientarse y si no ven resultados rápidos abandonan sus esfuerzos. Como dije anteriormente, es importante recordar que nada llega de repente, hay que tener paciencia y seguir sembrando para más adelante recoger el buen resultado.

Cristina Pérez

Ver perfil »
Te puede gustar