Qué alimentos elegimos cuando somos pequeños - La Mente es maravillosa

Qué alimentos elegimos cuando somos pequeños

Eva Maria Rodríguez 5 marzo, 2014 en Actualidad y psicología 8 compartidos


Los bebés saben que las plantas proporcionan alimento, pero necesitan estar seguros de que las pueden comer. Así lo demuestra un estudio reciente sobre aprendizaje social selectivo realizado en bebés de 6 a 18 meses de edad sobre su disposición a comer vegetales.

Un estudio reciente pone de relieve la importancia del aprendizaje social para el desarrollo de las preferencias alimentarias. Durante la investigación se exploró si la información social sobre la comestibilidad de los vegetales (un adulto coloca algo en la boca) puede estar vinculado a cierto tipo de realidades. Dado que los seres humanos han dependido de los recursos vegetales recolectados a través del tiempo evolutivo, y dados los costos del aprendizaje por ensayo y error, los investigadores predijeron que los bebés podían poseer estrategias selectivas de aprendizaje social que les ayudaran a identificar rápidamente las plantas comestibles.

La evidencia de estudios realizados con bebés de entre 6 y 18 meses de edad demostró que los niños identifican selectivamente plantas como fuente de alimentos sobre otros objetos, después de ver la misma información social relevante sobre los alimentos aplicada a ambos elementos. Estos resultados son la primera evidencia de los mecanismos sociales de aprendizaje de contenidos específicos que facilitan la identificación de los recursos vegetales comestibles. Estos mecanismos de aprendizaje han permitido a los seres humanos sobrevivir y prosperar en ambientes variados y cambiantes.

Los bebés de tan sólo seis meses de edad tienden a esperar que las plantas sean fuentes de alimentos, pero sólo después de que un adulto les muestra que el alimento es seguro para comer, según un nuevo estudio publicado en Psychological Science.

Los resultados muestran que, después de ver a un adulto puso parte de una planta y parte de un objeto hecho por el hombre en la boca, los bebés de entre 6 y 18 meses de edad a identificar preferentemente la planta como fuente de alimento.

"Las plantas son a menudo periféricas a la vida moderna, pero eran el centro de los problemas fundamentales para determinar lo que era comida y lo que era mortal a lo largo de la evolución", dice la profesora Annie Wertz, de la Universidad de Yale, autora del estudio. "Los seres humanos dependían de los recursos vegetales recolectados para, pero muchas plantas son tóxicas y potencialmente mortales."

Entonces, ¿Cómo aprenden los bebés lo que es bueno para comer y lo que no lo es? En este sentido, la profesora Wertz y Karen Wynn, coautora del estudio, señalan que "las decisiones de los niños pequeños sobre qué comer, como es sabido, no se determinan simplemente copiando el comportamiento adulto."

La hipótesis de Wertz y de Wynn de que, en lugar de imitar el comportamiento de un adulto directamente, los niños tienden a ir a buscar determinados tipos de plantas sólo cuando un adulto lo hace primero. Para poner a prueba su hipótesis hicieron en cuatro experimentos.

A los bebés de 18 meses de edad se les presentó una planta artificial de aspecto realista y un artefacto hecho por el hombre, cada uno de los cuales tenía frutos secos adjuntos. Los bebés observaban a un adulto tomar uno fruto de cada objeto (de la planta y del artefacto) y colocarlo posteriormente en la boca como si fuera a comerlo. Los frutos se colocaron fuera de la planta y del artefacto y se les preguntó a los bebés cuál de ellos se podía comer. Los bebés mostraron una clara preferencia por los frutos que venían de la planta, a pesar de que vieron a la misma información social aplicada a los dos elementos.

Otros experimentos adicionales demostraron que la acción de comer era crucial para esta inclinación hacia las plantas. Así, cuando el adulto coloca los frutos detrás de la oreja, o se limitaba a mirar a la planta y los artefactos en lugar de realizar una acción, los bebés elegían al azar.

Los bebés más pequeños, que tienen poca o ninguna experiencia con la comida sólida, también mostraron evidencia de sentir inclinación los elementos de origen vegetal. Los bebés de seis meses de edad se quedaban mirando durante más tiempo lo que ocurría en la boca del adulto cuando se acercaban los frutos que estaban en el artefacto, lo que sugiere que esto violaba sus expectativas para su comestibilidad.

"En conjunto, estos experimentos muestran que los bebés utilizan la información social de los adultos para identificar rápidamente y de forma selectiva las plantas como fuentes de alimentos," dice Wertz. "En términos más generales, esto sugiere que los seres humanos, a diferencia de otros primates no humanos, no consideran simplemente que todo lo que entra en la boca para ser comida. En lugar de ello, también toman el tipo de objeto en consideración ".

Wertz señala que este mecanismo de aprendizaje social trabaja en conjunto con otros mecanismos, incluidos los períodos sensibles para el aprendizaje sobre la alimentación y las aversiones a ciertos gustos, como la amargura, la cual puede ser señal de que algo es venenoso. "El aprendizaje de la alimentación humana es complejo, y estamos sólo empezando a arañar la superficie de estas preguntas importantes", dice Wertz.

En un nivel práctico, Wertz cree que los padres de niños pequeños pueden ser capaces de sacarle partido a estos hallazgos: "Saber que los bebés pueden estar predispuestos a saber que las frutas arrancadas de las plantas de hojas verdes son comestibles sugiere estrategias para lograr que los niños pequeños estén interesados en comer nuevas frutas y verduras”. En este sentido, la profesora Wertz sugiere como actividad llevar a los niños a que recolecten sus propias frutas y verduras.

Eva Maria Rodríguez

Profesora, escritora, blogger y madre de dragones. Espero que mi experiencia como madre, como educadora y como mujer sea de utilidad para tod@s los que leéis este blog.

Ver perfil »
Te puede gustar