7 recomendaciones eficaces para liberar tiempo en tu agenda

¿Llevas tiempo pensando en tomarte un día libre, pero tu agenda no te lo permite? ¿Sientes que quieres respirar y no puedes salir a la superficie? ¡En este artículo queremos ayudarte con algunas recomendaciones eficaces!
7 recomendaciones eficaces para liberar tiempo en tu agenda
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez.

Última actualización: 11 octubre, 2022

Llega el final del día y piensas en todos los logros que has realizado hoy: limpiar la casa, cocinar, entregar el trabajo dentro de fecha, ir al fisioterapeuta… Y la lista termina porque te has dormido en el mismo instante en el que te has tumbado en la cama. Si esto constituye tu día a día, quizá necesitas liberar tiempo en tu agenda.

Y es que a veces parece que tener tiempo libre es otra obligación más, pues hay que hacerle sitio entre otras mil cosas que se necesitaban para ayer. Además, el intenso ruido de la vida que llevamos suele enturbiar los momentos de descanso, impidiendo que echemos el freno y desconectemos.

Por eso, en este espacio encontrarás algunos consejos para optimizar todas esas tareas y liberar huecos que podrás aprovechar con la satisfacción de no tener nada pendiente. O, simplemente, que lo pendiente no te acose allá donde decidas descansar. No te lo pierdas.

1. Establece un orden de prioridades

Quizá no es necesario que hagas la compra hoy, o que esa tarea que tu jefe quiere para ya no tan urgente. Al final, optimizar el tiempo en tus obligaciones pasa por establecer un orden de prioridades que permita un flujo de acción constante y positivo.

Por tanto, antes de comenzar con tu día, te animamos a que dediques un segundo a visualizar lo que esperas que te ocurra durante las siguientes horas. Si hacerlo te agobia, es que necesitas priorizar aquellas más urgentes y dejar las demás para después. Una vez que las hayas resuelto, será más fácil ver los huecos libres de los que dispones.

Mujer tomando café en la ventana pensando en programar el día
Establecer un orden de prioridades en nuestro día a día nos ayuda a organizarnos.

2. Identifica tus horas de máximo rendimiento

Hay personas que rinden más por la tarde, otras por la mañana, depende de cada uno. Una forma de aprovechar tu tiempo al máximo es concentrar las tareas más tediosas en ese periodo, pues lo harás más rápido y mejor.

Aquellas obligaciones más ligeras y menos urgentes puedes relegarlas a los momentos en los que tu concentración no es tan necesaria.

3. Pide ayuda para liberar tiempo en tu agenda

En ocasiones, el propio frenesí de tachar todos los elementos de la lista diaria hace que queramos hacerlo todo, y hacerlo ya. No obstante, seguro que a tu alrededor hay alguien que puede echarte un cable para que tengas un momento de respiro.

Por ejemplo, si tienes que recoger a tu hija de kárate, lavar el coche y cocinar para la semana, quizá pueda cocinar tu pareja. De este modo, toda la familia obtiene una sensación satisfactoria de trabajar en equipo y rasca un momento para disfrutar juntos.

4. Evita distracciones

Sí, sabemos que Instagram te avisa incluso cuando no hay nada de lo que notificar. Las distracciones del mundo moderno no solo están reñidas con la optimización de la productividad, sino que, a la larga, crean un ruido mental que impide disfrutar de los momentos cotidianos. 

Por eso, si quieres liberar tu agenda, apaga las notificaciones que no sean urgentes. Dedica toda tu energía mental a lo que tienes que hacer y, aunque ya lo sabes, te sorprenderás de lo eficiente que eres cuando el mundo se calla a tu alrededor, aunque solo sea un rato.

5. Automatiza procesos para liberar tiempo en tu agenda

Especialmente en el ámbito laboral, la automatización de tareas como correos o avisos ahorra más tiempo de lo que parece. Al final, no son pocos los puestos que pierden horas en pequeñas asignaciones que podría hacer una máquina o una inteligencia artificial.

Las herramientas de asignación de tareas, por ejemplo, pueden utilizar un bot para repartirlas en lugar de pasar por una reunión o que alguien lo haga a mano, una por una.

6. Respeta tus tiempos y tus capacidades

No todo el mundo tiene el mismo nivel de energía ni las mismas capacidades. Siempre habrá gente que trabaje menos que tú, pero también gente que lo haga más y mejor. Ponte tus propias metas, no te compares y cuando tengas que parar, hazlo.

En ocasiones, no tener tiempo libre se debe a que se asumen más tareas de las que podemos llevar a cabo. Porque, claro, hay que trabajar mejor que nadie, ir al gimnasio, tener pareja, hacer la colada y salir de fiesta todos los sábados, ¿verdad? Pues no. Si de toda esta lista tú solo puedes con dos actividades, está bien. Ya harás las demás otro día.

Mujer agotada
Hacer una pausa de vez en cuando es necesario y recomendable para sentirnos bien.

7. No te saltes los autocuidados

Para terminar, es importante resaltar este punto, que se relaciona directamente con el de las prioridades mencionadas en primer lugar. En ocasiones, y sin darnos cuenta, ponemos en último lugar nuestro propio bienestar en la pirámide de tareas pendientes.

No obstante, cuando tomamos consciencia del dolor de espalda, de que llevamos 3 días con ansiedad constante o de que hace dos semanas que no vemos a nuestra madre, caemos en la cuenta de que también tenemos cabida en nuestra propia agenda. Una vez que te decides a dedicarte tiempo de calidad, el hueco tiende a hacerse solo entre las páginas llenas de garabatos.

Te podría interesar...
¿Te autosaboteas en vacaciones?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
¿Te autosaboteas en vacaciones?

¿Has sentido alguna vez que tú mismo te impides disfrutar de las vacaciones? Es más común de lo que crees. Acompáñanos a ver algunas causas.



  • Waongenngarm, P., Areerak, K., & Janwantanakul, P. (2018). The effects of breaks on low back pain, discomfort, and work productivity in office workers: A systematic review of randomized and non-randomized controlled trials. Applied ergonomics68, 230-239.
  • Ayes, C. C. B., Ruiz, A. L., & Estévez, G. A. (2020). Autocuidado: una aproximación teórica al concepto. Informes psicológicos20(2), 119-138.
  • Rodríguez-Muñoz, J. V., & Gómez-Lorca, J. (2002). Integración de las tecnologías de flujo de trabajo y gestión documental para la optimización de los procesos de negocio. Ciencias de la Información, 17-28.
  • González, A. M. C., & Rubio, J. M. L. (2010). Engagement: un recurso para optimizar la salud psicosocial en las organizaciones y prevenir el burnout y estrés laboral. 28 de abril, revista digital de salud y seguridad en el trabajo, (1), 1-22.

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.