Hacer limpieza digital: una clave de productividad

La limpieza digital tiene un coste. Requiere tiempo y cierto esfuerzo cognitivo. Sin embargo, sus beneficios a corto y largo plazo son más que notables. Así, en este artículo queremos darte algunas estrategias efectivas para ponerla en marcha.
Hacer limpieza digital: una clave de productividad
Sergio De Dios González

Revisado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 04 octubre, 2022

La limpieza digital es una de las grandes olvidadas en nuestra rutina. Al fin y al cabo, es mucho más fácil detectar la presencia de restos y suciedades en el mundo físico. En cambio, en el mundo informático la basura puede estar debajo de la alfombra, en sentido figurado, sin que se note tanto.

En lo que sí se nota el exceso de restos y “suciedades” electrónicas es en el tiempo que se gasta realizando algunas tareas, y en la dificultad para hacer otras. Cuando no se hace una limpieza digital con regularidad, actividades tan simples como revisar el correo electrónico pueden comenzar a fallar.

El resultado es similar al que tiene lugar en el mundo físico. Puedes tardar más de lo razonable en encontrar un documento. También puedes pasar por alto un correo importante por encontrarse dentro de la maraña de emails que recibes cada día. En suma, la falta de limpieza digital es una situación que a veces termina afectando tu productividad.

Pablo Gámez Cersosimo en su libro Depredadores digitales asegura que si la industria digital fuera un país, sería el cuarto con mayor polución en el mundo, ya que la huella de carbono digital supera los niveles de la industria de la aviación y de la marítima”.

-Elizabeth Ramírez-

La acumulación de “basura digital”

El concepto de basura digital es muy amplio. Abarca todos aquellos elementos que circulan por la red sin que en el fondo tengan ningún valor. Ejemplo de ello son las famosas “cadenas” de correo electrónico, las cuentas de usuario que se abren y jamás se utilizan y todo aquel contenido que está ahí sin prestar utilidad.

El concepto es aplicable al plano personal. No son pocos los que tienen una pila de documentos digitalizados que jamás consultan o utilizan. También tienen sus cuentas de correo repletas de publicidad que rara vez miran o que ni siquiera les interesa. Se suscriben a páginas que nunca leen o almacenan mensajes en su teléfono móvil sin saber por qué.

La basura digital, en conjunto, genera alrededor de 1200 millones de toneladas de CO₂ por año. O sea que no solo se trata de una contaminación de la información , sino de la atmósfera misma. A más de eso, esa información inútil distrae, puede entorpecer algunas actividades o tareas y constituye un factor que reduce la productividad, tanto de los equipos como de las personas.

Joven con móvil
La ONU calculó que en 5 años los residuos electrónicos habían aumentado unos 53,6 millones de toneladas métricas en 2020.

La limpieza digital

La limpieza digital es el proceso por el que te deshaces de todos aquellos elementos informáticos que no usas ni usarás. En este monto se incluyen documentos que tengas en tus carpetas, mensajes de correo electrónico, aplicaciones, archivos o publicaciones en redes sociales, marcadores en el navegador, elementos guardados en “favoritos”, etc. O sea, todo aquello que resulta inservible en tu ordenador, tu teléfono móvil o en otros dispositivos similares.

¿Cómo realizar la limpieza digital? Es posible que para algunos esto sea una tarea titánica. Si tienes 11 000 emails que no has revisado, quizás no sea fácil deshacerte de ellos, sobre todo porque ni siquiera sabes si allí hay algo importante. Lo mismo vale para cualquier otra categoría de elementos. Lo más aconsejable, en todo caso, es lo siguiente.

Organiza tu cuenta de correo

Borra, sin dudarlo, todos aquellos correos que tengan más de un año de existencia; en especial, si no los has leído. No tienen nada que hacer allí. Hecho esto, crea carpetas para guardar los emails de importancia. Ya sabes que todos los mensajes que no estén en esas carpetas, puedes borrarlos cuando quieras.

Limpieza digital en las redes sociales

Desactiva cualquier red social que no uses con continuidad. ¿De verdad necesitas estar en todas? Mejor deja solo las que consultas con frecuencia.

Desactiva las notificaciones que no te interesan. Organiza tu contenido y no dejes 5000 fotos allí. ¿De verdad crees que alguien las va a mirar todas?

Tus archivos

Organiza tus archivos por carpetas temáticas. Mucho mejor si haces subcarpetas por meses. Todo lo que sea de años pasados concéntralo y ubícalo en una sola carpeta; ponle como nombre ese año. Lo mejor es que la guardes en una memoria o en un disco externo. Es probable que jamás consultes todo eso de nuevo, pero al menos no va a estorbarte.

Hombre trabajando en el ordenador
La limpieza digital favorece la productividad.

Un ejercicio periódico

Hay muchas otras tareas que puedes realizar para hacer una limpieza digital completa, como borrar los marcadores que no usas, eliminar “favoritos” de hace tiempo, anular suscripciones a páginas que en realidad nunca miras, etc.

Lo importante es que hagas limpieza digital de forma periódica. Lo indicado sería hacerlo cada semana, para poder hacerlo sin que llegue a resultar tediosa.

Si no es posible, de todos modos, no dejes pasar mucho tiempo sin deshacerte de la basura digital. Verás como esto mejora la sensación de orden, facilitando así tus tareas.

Te podría interesar...
La limpieza doméstica: una terapia al alcance de todos
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
La limpieza doméstica: una terapia al alcance de todos

Descubre las claves para que una tarea tan cotidiana como la limpieza doméstica, se pueda convertir en una terapia y en una forma de meditación.



  • Castro, N. E., Bibiloni, H. M., Guidone, C. M., Raimundo, M. F., Salvioli, M. L., Ambrosi, V. M., & Díaz, F. J. (2017). e-basura: Acercarse Ecológicamente a la Era Digital.
  • Sainz-Aloy, A., & Soy-Aumatell, C. (2015). Gestión eficiente del correo electrónico: una experiencia corporativa. Profesional De La información20(5), 571–576. https://doi.org/10.3145/epi.2011.sep.12