Según estudios, el sexo casual provoca depresión

13 Marzo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga María Vélez
El sexo esporádico puede ser divertido, excitante y libre, según sus defensores. Pero, ¿te has planteado alguna vez cuáles pueden ser sus consecuencias realmente? ¿Es positivo o negativo? Aquí te traemos algo de ciencia al respecto.
 

Se estima que entre un 40% y un 64% de jóvenes adultos tienen relaciones sexuales esporádicas, lo que ha llevado a investigar su relación con la salud física. Así, se relaciona con un mayor riesgo de enfermedades de transmisión sexual. Sin embargo, poco se conoce acerca de qué consecuencias puede tener el sexo casual para la salud mental.

Una de las complicaciones a la hora de investigar este tema radica en la dificultad de definir el concepto de sexo casual, ya que puede ir desde sexo sin compromiso entre amigos hasta un encuentro puntual con un extraño. Además, es complicado tratar de establecer si ciertas características psicológicas llevan a tener un comportamiento sexual determinado, o viceversa.

El estudio del Journal of Sex Research

En el año 2013 se publicó en el Journal of Sex Research un estudio que fue muy sonado que investigó la asociación entre el sexo casual y algunos rasgos socioemocionales en una muestra de estudiantes universitarios.

En este estudio se vio que una mayor frecuencia de sexo casual se relacionó con mayores puntuaciones en depresión y ansiedad, así como en un nivel más bajo de satisfacción vital y bienestar. No obstante, esta relación era estadísticamente débil. En cambio, cuando compararon aquellos que habían tenido sexo casual en el último mes con los que no, observaron una diferencia grande, especialmente en bienestar y depresión, a favor de aquellos que no tuvieron algún encuentro.

El sexo casual provoca depresión
 

Por otro lado, encontraron que los niveles de depresión y estrés aumentaban tras una relación sexual casual, especialmente en los hombres. Sin embargo, un detalle importante es que también observaron que quienes tenían antecedentes de depresión suelen impicarse más en estos encuentros esporádicos.

Así pues, los investigadores concluyeron que cuando los jóvenes adultos atravesaban una etapa más sensible emocionalmente, buscaban relaciones donde obtener sexo casual para liberar el estrés y malestar. Sin embargo éstas parecen terminar por hacerles sentir peor, generando pensamientos negativos y aumentando el nivel de ansiedad.

¿Podría ser por la falta de afecto?

El estudio anterior también reportó que cuando estos establecían relaciones más estables obtenían una mayor satisfacción. Así, cabría esperar que involucrarse en una relación más íntima tuviera algo que ver con la sensación de bienestar.

Un estudio más reciente, realizado también con estudiantes de las mismas edades que el anterior, investigó si en las relaciones casuales se daban comportamientos más cariñosos y afectivos, como acurrucarse, pasar la noche juntos o mirar a los ojos. Los resultados mostraron que, aunque es más común en relaciones románticas, aquellos que prefieren relaciones esporádicas se implicaban más gestos cariñosos. De hecho, mostraron una mayor probabilidad que los que prefieren una relación romántica.

 

Así, los investigadores observaron que el sexo casual no es sólo sexo. También incluye gestos de afecto, generando los mismos beneficios fisiológicos y emocionales asociados con la intimidad que existe en una relación con compromiso.

Entonces, ¿cuáles son sus beneficios?

A pesar de los efectos que se han indicado antes en la depresión, se sabe que el sexo es muy beneficioso para la salud en general. Mejora la salud cardiovascular, mejora el sistema inmunológico y, los orgasmos, aumentan el bienestar y disminuyen el estrés.

En este sentido, las estadísticas indican que alrededor de un 60% de mujeres, y un 20% de hombres, no llegan al orgasmo en relaciones sexuales esporádicas. Esto, según Zhana Vrangalova, investigadora de la Universidad de Cornell, genera una insatisfacción que podría relacionarse con la disminución de bienestar tras los encuentros. Especialmente, porque en sus datos no ha encontrado esa asociación en encuentros donde el sexo ha sido valorado como muy bueno.

Además, esta profesora afirma que el sexo casual puede mejorar, además de la forma física, el sentimiento de seguridad, placer y la capacidad de sentirse deseados.