Según la ciencia, la autoestima excesiva disminuye la empatía

Una autoestima baja nos trae problemas. Sin embargo, un nivel elevado de esta competencia psicológica deriva en comportamientos narcisistas y falta de empatía.
Según la ciencia, la autoestima excesiva disminuye la empatía
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater el 18 marzo, 2021.

Última actualización: 18 marzo, 2021

Es posible que a muchos no les sorprenda saber que la autoestima excesiva disminuye la empatía. Este rasgo, el de trabajar con un autoconcepto poco ajustado -base, por norma, de esa autoestima sobredimensionada-, suele traer consigo problemas de convivencia, conflictos y conductas que trazan un claro perfil narcisista. Por tanto, no es sencillo entender por qué quien vive con una corona puesta se desconecta de los demás.

La autoestima es ese elemento que, cuando falta o se debilita, trae consigo muchos de los problemas más comunes. La baja autoeficacia, la inseguridad, la ansiedad e incluso el propio sustrato de la depresión tienen en buena parte de los casos la falta de salubridad de este tendón psicológico.

Ahora bien, si es un problema la falta de autoestima también lo es un alto nivel de la misma. Como siempre sucede en la propia vida y en el propio universo del bienestar mental, las carencias y la falta de autocontrol suele hacer imposible el reto de mantener un equilibrio. Lo llamativo es cómo el hecho de “gozar” de un elevado autoconcepto y apreciación personal distorsiona por completo la competencia empática.

Lo analizamos.

Hombre con máscara blanca para representar cómo la autoestima excesiva disminuye la empatía

¿Por qué la autoestima excesiva disminuye la empatía?

Puede que nos resulte llamativo, pero cuando los expertos nos señalan que la autoestima excesiva encierra un problema potencial no es casualidad. En el momento en que tenemos a alguien que se elogia a sí mismo de manera desmesurada, también espera que los demás lo hagan. Cuando estamos ante una persona que se autopercibe mejor que los demás, empieza a ver con frialdad y desprecio a quienes le rodean.

Problemas relacionales, desavenencias en el trabajo, dificultades para socializar… Un bajo autoconcepto y una autoestima débil sumen a cualquiera en un estado de indefensión continuada. Sin embargo, vivir en la cumbre de la autapreciación deriva en comportamientos agresivos. Así, y según la psicología social, esto se aprecia con frecuencia en el ámbito del trabajo.

La teoría de la autoverificación y la alta autoestima

William Swann es profesor de psicología social y de personalidad en la Universidad de Texas y además autor de la teoría de la autoverificación. ¿En qué consiste este concepto? Estamos ante un enfoque interesante y clarificador que nos permite entender por qué la autoestima excesiva disminuye la autoestima.

La persona con un nivel excesivo de autoestima está constantemente “autoverificándose”. Es decir, necesita reafirmarse en que cada cosa que hace, piensa y decide. De ese modo, refuerza la visión que tiene de sí mismo y la mantiene a salvo. Ahora bien, el problema llega con el hecho de que espera que los demás también lo hagan.

Quiere y espera que todos aquellos que le rodean verifiquen y validen su autoconcepto, cada rasgo, cada competencia, acción o deliberación. De este modo, el doctor William Swan incide en el hecho de que esto puede ser muy problemático en el área de las organizaciones y la empresa.

Cuando tenemos a un líder, a un directivo o compañero de trabajo obsesionado en que los demás refuercen sus habilidades, atributos y destrezas es fácil que termine desconectado de su propio entorno, sin apenas conocimiento de realidades próximas… que pasan a ser ajenas. La empatía está casi ausente en estos perfiles de personalidad.

El narcisista entrópico: cuando la autoestima excesiva disminuye la empatía

Lo señalábamos al inicio: la autoestima excesiva es una característica común en una personalidad narcisista. Estudios, como los realizados en la Universidad de Georgia (Estados Unidos), nos indican que el amor propio y la validación del yo tiene dos retratos muy diferentes.

Por un lado, tenemos a la persona que con una autoestima positiva es capaz de ir de dentro a fuera. Es decir, yo tengo una visión y percepción saludable de mí mismo y, a su vez, soy capaz de apreciar, respetar y conectar con la realidad del otro. Sin embargo, cuando decimos que la autoestima excesiva disminuye la autoestima lo hace porque la personalidad narcisista aplica una “visión entrópica”.

Toda movilización psicológica, todo recurso atencional, emocional y motivacional va hacia uno mismo. No empatizan, no son capaces de apreciar ni sentir las realidades ajenas. Es más, en buena parte de los casos, al no recibir la atención y validación externa que necesitan pueden aplicar actitudes y comportamientos agresivos y poco respetuosos.

Mujer hablando sobre cómo la autoestima excesiva disminuye la empatía

Las serias consecuencias de alimentar una autoestima excesiva

La autoestima excesiva disminuye la empatía y esto tiene un impacto evidente a nivel relacional y social. Cuando alguien no es capaz de comprender y dar visibilidad a quien tienen en frente, acaba marcando distancias. Esto provoca en muchos casos que estas figuras terminen en el vacío del ostracismo.

No obstante, hay más. Trabajos de investigación, como los realizados por las psicólogas Carol Dweck y Ellen Leggett, nos señalan datos reveladores en un trabajo del 2003. En primer lugar, la autoestima excesiva se correlaciona con una mentalidad fija, es decir, son personas inflexibles, poco abiertas a los cambios y los desafíos porque temen con ello, demostrar incompetencia.

Asimismo, son ciegos ante sus fallos, no aceptan críticas, son inmaduros y malos gestores de sus emociones. Esto nos demuestra una vez más, que los extremos -también en constructos psicológicos- son problemáticos. Una evaluación excesivamente positiva de uno mismo no solo es peligrosa.

Es el germen para la agresividad relacional, un enemigo para la convivencia y, también, un desafío para poder crear entornos laborales respetuosos y productivos. Tengámoslo presente.

Te podría interesar...
La ira narcisista, una reacción peligrosa: qué es y cómo se manifiesta
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
La ira narcisista, una reacción peligrosa: qué es y cómo se manifiesta

La ira narcisista acotence cuando este perfil de personalidad se siente amanazado, dañado o vulnerado. Lo analizamos.



  • Baumeister, R. F., Smart, L., & Boden, J. M. (1996). Relation of threatened egotism to violence and aggression: the dark side of high self-esteem. Psychological review, 103(1), 5.
  • Dweck, C. S., Leggett, E. L. A Social-Cognitive Approach to Motivation and Personality, Psychological Review, 95, 256-273.
  • Talaifar S, Buhrmester MD, Ayduk Ö, Swann WB. Asymmetries in Mutual Understanding: People With Low Status, Power, and Self-Esteem Understand Better Than They Are Understood. Perspectives on Psychological Science. 2021;16(2):338-357. doi:10.1177/1745691620958003
  • Neff, Kristin. (2003). The Development and Validation of a Scale to Measure Self-Compassion. Self and Identity. 2. 223-250. 10.1080/15298860309027.