5 señales de que idealizas el amor

Si idealizas el amor, le pones un toque de romanticismo a tus relaciones, lo cual es perfecto. El problema es que también es posible que te formes ideas equivocadas sobre lo que puedes esperar de tu pareja. Veremos por qué.
5 señales de que idealizas el amor
Sergio De Dios González

Revisado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 30 octubre, 2022

Enamorarte es una de las mejores experiencias que puedes tener en la vida. Más allá de las mariposas en el estómago y todas esas sensaciones maravillosas, una relación amorosa te llena de vitalidad y de ganas de vivir. El problema es que si idealizas el amor y le das un significado irreal, comprometes tus expectativas de una forma inadecuada que después podría llevarte a sufrir.

No es fácil equilibrar tus emociones y tus expectativas  cuando amas a alguien, en especial si estás en la etapa de enamoramiento. En realidad, esto no se trata de contener lo que sientes, ni de ponerle límite a tus vivencias, sino de no perder de vista el horizonte. Cuando idealizas el amor, te niegas a ver ese horizonte y es entonces cuando podrías perder la perspectiva.

Amar a alguien es una experiencia que vale la pena vivir a fondo y sin barreras. Aun así, es importante que seas consciente de que esos sentimientos tan intensos son temporales y que esto es normal. Si idealizas el amor, es posible que te decepciones cuando la relación comience a atemperarse o aparezcan las dificultades. ¿Cómo saber si eres presa de esa idealización? Las siguientes son cinco señales de esto.

Aprendemos a amar no cuando encontramos a la persona perfecta, sino cuando llegamos a ver de manera perfecta a una persona imperfecta”.

-Sam Keen-

Pareja tumbada con una piruleta de corazón simbolizando que nos "casamos" con nuestros padres o madres
Las expectativas demasiado altas suelen ser responsables de la idealización del amor.

1. Crees que el amor y la felicidad son sinónimos

Si idealizas el amor, es probable que tengas la convicción de que amar a tu pareja y ser correspondido equivale a resolver el eterno problema de la felicidad  humana. En realidad, tienes y no tienes razón. La tienes porque, en verdad, amar y ser amado produce una gran dicha. No la tienes, porque también los desencuentros y los problemas forman parte del amor.

No solo tú, sino todos desearíamos escribir la palabra “felicidad” en mayúsculas. Sobre todo, nos encantaría que esos estados de dicha plena duraran para siempre. Por desgracia, no es así, y mucho menos en el terreno del amor. Este sentimiento también lleva implícito un cúmulo de dificultades e insatisfacciones. Quizás al comienzo no lo veas así, pero sucede con el tiempo. Además, es normal y saludable.

2. Piensas que cada persona tiene un “amor de la vida” y que solo debe encontrarlo

Se ha extendido mucho la idea de que cada persona tiene “un amor de la vida”. Es una versión matizada del famoso mito de la media naranja. Tiene que ver con la creencia de que en alguna parte hay alguien con quien puedes encajar de una forma perfecta. Así las cosas, tu único problema estaría en encontrar a esa persona y, por supuesto, reconocerla.

Cuando piensas de esa manera, vas a evaluar cada nueva relación en función de qué tanto cumple con esa gran expectativa que tienes. El punto es que una y otra vez comprobarás que no hay nadie “perfecto” para ti. Mientras tanto, quizás habrás dejado pasar a muchas personas con las que hubieras podido construir una relación imperfecta, pero real. A esto te expones si idealizas el amor.

3. Tienes la convicción de que el verdadero amor dura para siempre

Esta es otra de las ideas recurrentes sobre el amor. Dice que cuando el sentimiento es verdadero, dura para siempre. Es posible que así sea, en mayor o menor medida. La cuestión problemática está en que eso no significa que permanezca intacto o que no tenga que reformularse y transformarse más de una vez.

Tampoco significa que la relación como tal dure para siempre. Quizás esa persona a quien has amado siempre va a ocupar un lugar especial en tu corazón, pero también es posible que eso no sea suficiente para construir y mantener una relación estable. Es una de las realidades que pierdes de vista cuando idealizas el amor.

4. Crees que quien te ama nunca te hará daño

El romanticismo es un rasgo hermoso que da color a las relaciones y a la vida misma. Sin embargo, también hace daño cuando se exagera. Puede llevar, por ejemplo, a pensar que una persona que te ama jamás va a causarte algún daño. Dicho de otra manera, que el otro deja de ser humano solo porque te ama.

¡Ojalá fuera así! Ojalá cada uno de nosotros pudiera amar a otra persona de una manera tan perfecta que solo le diéramos dicha plena. En el mundo real, nadie deja del todo sus egoísmos, sus intolerancias y todos sus defectos, solo porque ama a otra persona. Todos somos falibles y también fallamos al amar.

Mujer pensando mientras su novio la abraza
Todos en algún momento haremos daño a nuestra pareja, la mayoría de las veces sin intención.

5. Piensas que el amor tiene mucho que ver con el destino

Si idealizas el amor, es probable que también idealices algunos aspectos de la vida. Entre ellos, el tema del destino. Quizás pienses que todo está escrito de antemano y que no es necesario trabajar y luchar para construir una relación estable y satisfactoria. No es así. El amor también requiere de esfuerzos, inteligencia y, muchas veces, sacrificios.

No hay nada de malo en ser romántico y en amar a fondo, esperando que todo vaya bien. Eso no debe ser obstáculo para que también aceptes que nada en el mundo es completo o perfecto. Ahí está precisamente el valor de muchos grandes amores: en ser capaces de superar al tiempo y las adversidades.

Te podría interesar...
¿Qué es el amor ideal?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
¿Qué es el amor ideal?

¿Qué es el amor ideal? ¿Por qué las personas tendemos a idealizar en ocasiones las relaciones afectivas? Lo analizamos.



  • Sánchez Aragón, R. (2009). Expectativas, percepcion de estabilidad y estrategias de mantenimiento en las relaciones amorosas. Enseñanza e Investigación en Psicología14(2), 229+. https://link.gale.com/apps/doc/A239522242/IFME?u=anon~e5d1797b&sid=googleScholar&xid=b998a036
  • Sanpedro, P. (2005). El mito del amor y sus consecuencias en los vínculos de pareja. Disenso, 45, 5-20.
  • Xenos Duque, D. P. (2015). La transformación del ideal en la decepción amorosa y su relación con la elección de pareja. Estudio realizado desde la teoría sistémica en estudiantes de la Carrera de Psicología Clínica de la PUCE (Bachelor's thesis, PUCE).