Ser creativo: ¿Por qué es tan importante?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 16 octubre, 2017
Paula Díaz · 14 diciembre, 2018
Ser creativo no está relacionado con la alta inteligencia. Esta capacidad es inherente al ser humano y todos podemos aprender a potenciarla, a ponerla a nuestro favor.

La creatividad es un músculo excepcional que todos tenemos a nuestro alcance. Gracias a ella, tomamos mejores decisiones, innovamos en nuestra realidad, hallamos más respuestas a los problemas cotidianos y alineamos sueños con logros. Ser creativo no es un arte, es un ejercicio que aprender a practicar a diario.

A menudo, solemos pensar que esta capacidad está relacionada directamente con el acto de crear, empleándose únicamente en cuestiones artísticas como pintar un cuadro, componer música, escribir un libro… La realidad es que una persona creativa tiene cabida en cualquier faceta y campo que desee. 

Aún más, otro aspecto interesante que nos desveló Edward de Bono en su día, es que ser creativo no está relacionado con la alta inteligencia. Todos tenemos esta habilidad en nosotros mismos. Sin embargo, en ocasiones, la propia educación apaga esta espontaneidad, esta fuerza sensacional.

«La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando.»

-Pablo Picasso-

Mujer en un proceso de ser creativo escribiendo

Ser creativo, una herramienta de poder

La creatividad nos aporta soluciones e ideas que permiten adaptarnos a un entorno en continuo cambiomejorando también las relaciones sociales gracias al empleo de nuevos hábitos de comunicación.

Además la creatividad nos permite salir de la rutina, nos empuja a salir de las zonas de confort y conformismo, educa a nuestra mente para comprender la realidad desde distintas perspectivas y facilita la tarea de resolver problemas.

Por ello, es importante conseguir desarrollarla y mantenerla siempre despierta en nuestro día a día permitiéndonos asó, una mayor calidad de vida.

Robert J. Sternberg, uno de los máximos expertos en inteligencia, personalidad y creatividad, nos explica en un estudio que esta habilidad debería despertarse y potenciarse en la época escolar. Los sistema educativos tiene por tanto la obligación de mejorar sus planes de estudio para entrenar esta habilidad tan básica para el avance de la propia sociedad.

Cómo ser más creativo

Para ser creativo solo hay que abrir la mente, atrevernos a pensar diferente, desafiarnos a nosotros mismos. Es más, autores como Edward de Bono nos sugieren que en ocasiones, hay que desaprender ciertas cosas para aprenderlas mejor.

Estos 5 consejos pueden ayudarnos.

1. No te pongas límites

El corazón no tiene fronteras y la imaginación menos. Disfruta todo lo que puedas y descubre todo lo que quieras. Es muy bueno el uso de una libreta a mano para apuntar las ideas que nos vienen a la cabeza durante el día y materializarlas. La creatividad surge en cualquier momento. Cuanto más la aproveches más la estarás desarrollando.

Asimismo, otro medio para potenciar la creatividad es la meditación. Una mente en calma piensa mejor, una mente centrada conecta de forma directa y más intensa con su realidad para transformarla.

«Un aspecto esencial de la creatividad es no tener miedo de fracasar.»

-Edwin Land-

2. Aprende de los profesionales y crea tus propias teorías

La creatividad es una habilidad que puedes aprender y practicar. Para ello, descubre hábitos de profesionales que te puedan guiar. En este punto, nos puede venir bien visitar diferentes exposiciones, asistir a eventos, leer libros…

Personalmente, en menos de un mes me volví mucho más creativa con la visita a dos grandes eventos innovadores actuales: la exposición de Ferrán Adriá “Auditando el proceso creativo” y “Slide to unlock NYC de Rodrigo Rivas.

Mujer pintando en un proceso de ser creativo

3. Busca cosas que te motiven

Aprende a conocerte y descubrirte. Es lo que te permitirá saber en qué entornos puedes sentirte más cómodo y capacitado para dar lo mejor de tu persona sin cerrarte a nuevas oportunidades.

No a todos nos interesan las mismas cosas, no todos nos emocionamos o nos inspiramos a través de los mismos estímulos y experiencias. Se trata solo de hallar nuestro canal.

4. No te agobies, descansa, siente, conéctate de otro modo a la realidad

Es importante «no obligarnos» a crear nuevas ideas o soluciones constantemente. Si no lo tenemos en cuenta corremos el riesgo de bloquearnos interiormente. Intenta tener presente en esos momentos de poca inspiración la frase :“mañana será otro día”. Descansa y permítete tiempo para pensar.

5. Júntate con personas que te inspiren

Juntarnos con personas activas y despiertas creativamente nos motiva. Podemos aprender de sus conocimientos, y si escuchamos atentamente descubrir señales que nos conduzcan a la idea de un gran proyecto personal. Disfrutar es un ejercicio obligado si quieres obtener grandes resultados creativos en tu vida.

Es posible que seas una persona con muchísima imaginación pero no sepas como potenciarla y triunfar con tus grandes ideas. Si tienes en cuenta estos consejos, en semanas tu creatividad puede dar un giro de 180 grados.

«El pensamiento creativo no es un talento mítico. Es un habilidad que puede ser practicada y nutrida.»

-Edward de Bono-

No lo olvides, el talento de cada uno es algo innato, pero también puedes aprender a desarrollarlo, aplicándolo en tu vida y creciendo cada día de forma diferente y plena. Solo necesitas hacer un pequeño esfuerzo.

  • De Bono, Edward (2016) El pensamiento creativo. Paidós
  • Sternberg, RJ (2006). La naturaleza de la creatividad. Creativity Research Journal , 18 (1), 87–98. https://doi.org/10.1207/s15326934crj1801_10