Quien te quiere de verdad comprende el amor detrás de tu rabia

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 17 noviembre, 2016
Sergio De Dios González · 16 noviembre, 2016

No basta con el amor, lo que buscamos es el amor que tenga “una fragancia de verdad”. De permanencia, pero también de imprevisibilidad. Buscamos el amor en las personas a las que les entregamos el nuestro, también lo buscamos en nosotros porque nos tenemos que aguantar toda la vida. ¿Qué manera hay mejor de hacerlo que con amor?

Lo cierto es que el amor tiene que ver con todas nuestras emociones: con la alegría por encontrarlo, con la tristeza por la distancia, con el enfado por la traición, con el miedo por la pérdida, con el asco por ausencia y con la sorpresa (porque por muchas experiencias que acumulemos, siempre tiene algo nuevo que enseñarnos). Por supuesto, también tiene que ver con el hambre y con la sed porque.., ¿hay mejor sensación que la de morir de ternura?

Quien nos quiere comprende el dolor que hay detrás de nuestra sonrisa

Las personas que nos quieren han bajado con nosotros a las profundidades, han cogido nuestra mano esos momentos en los que todo parecía perdido: lo invertido y a lo que antes aspirábamos. Incluso el presente, que se deshacía en nuestras manos, como si fueran macarrones que llevaran una hora cociendo y luego otra a remojo.

Porque han superado todas esas pruebas y soportado el peso de la esperanza con nosotros, podemos decir que son personas que nos han entregado su amor de verdad. Sin peros ni condiciones, con una fiabilidad en la que solo valía la fe: porque no solo mueve montañas, también mueve corazones en sus sístoles y sus diástoles. En el ir y (de)venir de la vida.

Es el hecho de conocer la historia lo que les hace sonreír con nosotros. Nos han visto llorar de rabia, pegar puñetazos al vacío, taparnos con la manta hasta la cabeza renegando de todo lo que había fuera, incluso de ellos.

cariño

Por otro lado, a las personas que nos quieren no les valen nuestras máscaras. Quizás un desconocido no sepa diferenciar cuál de nuestras sonrisas esconden alegría y cuales tristeza o nostalgia. Es el hecho de haber pasado tiempo con nosotros y habernos prestado atención lo que les confiere este poder.

Quien nos quiere comprende el amor detrás de la rabia

Las personas que nos quieren saben la rabia que podemos acumular al sentirnos invadidos por la decepción o a sentirnos traicionados. Son los amigos y la familia los que ese juntan a nuestro alrededor cuando nuestra pareja falla, lo mismo lo hace nuestra pareja cuando los amigos o la familia lo hacen.

Quién nos quiere comprende nuestras rabias y nuestros desconsuelos. Entiende la razones que se esconden detrás de las noches en vela y las visitas al vacío en medio de la penumbra. Además, nuestra rabia suele ser la suya, porque cuando nosotros confiamos, ellos también confían. Nuestro amor no deja de ser una brújula para el de los demás.

Precisamente por entender nuestra rabia saben donde tocarnos, qué resortes hay en nuestra mente y en nuestras costumbres que nos pueden devolver la calma. Una calma que se llevó “lo que se ha marchado” o “lo que se está marchando” sin que tenga vuelta atrás. Además, cuando estamos llenos de rabia no solemos ser una compañía agradable y ellos en estos casos prefieren seguir queriendo, de verdad, a seguir sus impulso de dejarnos.

juntos

Quien nos quiere comprende las razones que hay detrás de los silencios

Que alguien sepa interpretar nuestros silencios quizás sea la prueba de amor más limpia, más pura porque entraña el conocimiento más profundo. El de comunicarse por una mirada, una caricia o un gesto con las manos. Solo quien nos ha entregado su amor sabrá leer ese todo que decimos sin pronunciar palabra.

Porque a veces rasgar el aire con la voz nos cuesta un mundo. Puede que haya alguien delante frente al que no queramos desnudarnos, puede simplemente que no encontremos las palabras. Pensamos que el que nos quiere sabe como somos y que con esta información y la de la situación en la que nos encontramos no hacen falta palabras.

Como hemos visto en este artículo, solo quienes nos quieren de verdad entienden el dolor que a veces se esconde detrás de nuestra sonrisa, el amor que hay detrás de la rabia que manifestamos y las razones que enmascaran nuestros silencios. Por eso, el amor es un bien tan preciado.