Test de Stroop, una prueba psicológica basada en el color

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater
25 abril, 2019
El test de Stroop es una de las pruebas más utilizadas a nivel escolar y neuropsicológico para medir la atención, las funciones ejecutivas y el control inhibitorio de la conducta.

El test de Stroop se publicó por primera vez en 1935 y sigue estando vigente. Se trata de una prueba para medir el control atencional de las personas usando un sistema de interferencia. Para producirla se les puede pedir, por ejemplo, que lean una serie de nombres de colores escritos en una tonalidad diferente a la que designan. Algo tan simple, encierra en realidad, cierto grado de dificultad.

Esta es una de las pruebas psicológicas más comunes a la vez que populares. Llama la atención sobre todo su antigüedad y la gran cantidad de estudios que tiene tras de sí. Fue, de hecho, J.M. Cattell quien en 1886 se dio cuenta de algo relevante. El ser humano discrimina antes los colores que las palabras. El proceso de la lectura es más complejo y requiere sin duda de un mayor nivel de atención y concentración.

Sería el psicólogo experimental John Ridley Stroop quien profundizaría mucho más en la relación entre cognición e inferencia, acuñando lo que se conoce como efecto stroop. Esta idea se resume en la dificultad que tenemos, por ejemplo, al leer la palabra ‘verde’ escrita en color rojo. Algo así genera una elevada dificultad, hasta el punto de poder con ello evaluar problemas neuropsicológicos.

Veamos más datos a continuación.

ojo de un niño para representar el test de Stroop

Test de Stroop, ¿qué mide?

El test de Stroop o test de los colores y las palabras es una prueba atencional que evalúa la capacidad de las personas para clasificar información del entorno y reaccionar de manera selectiva ante esa información.

¿Cómo se aplica el test de Stroop?

Si por algo es conocido el test de Stroop es por la sencillez en su uso y aplicación. 

  • Se administra de manera individual.
  • Tiene una duración corta que no va más allá de los 15 minutos.
  • Se aplica en sujetos que ya han adquirido el proceso lector, de manera que, por término medio, se usa en personas entre 7 y 70 años.
  • El test de Stroop consta de tres láminas que contienen 100 elementos.
  • La finalidad es que el sujeto sea capaz de reducir sus impulsos o esa primera respuesta automática que suele surgir al ver las láminas. Lo más común, por ejemplo, es que cometamos el clásico error de leer ‘verde’ si la palabra está escrita en este color.
  • El test de Stroop mide la atención selectiva así como la velocidad en el procesamiento. 
test de Stroop

Las tres tareas de las que consta el test de los colores y las palabras

El test de Stroop consta de tres fases muy concretas a la vez que simples. Se trata de tres láminas muy diferenciadas y en cada una de ellas aparecen 5 columnas con 3 elementos. Lo que debe hacer el sujeto en cada una de ellas es lo siguiente.

Primera fase: lectura

La primera tarea es la más sencilla y con ella, se intenta romper el hielo y realizar a su vez, la introducción a esta prueba atencional. Para ello, se le proporciona a la persona un listado donde se repiten tres palabras de manera arbitraria: rojo, azul y verde. La dificultad estriba en que estas palabras están escritas en color negro y el objetivo es no cometer errores y hacerlo rápido.

Segunda fase: ¿de qué color es y qué figura es?

En esta segunda fase se le administra al sujeto una segunda tarjeta donde verá una serie de figuras con distintas tonalidades. El objetivo es sencillo, aunque no exento de cierta dificultad en caso de que no prestemos atención. Se solicita a la persona que identifique en primer lugar el color de cada figura. Después, que diga de qué símbolo o figura se trata (un cuadrado, una cruz…).

Tercera fase: la tarea de la inferencia

La tercera tarea es sin duda la más conocida. En esta tarjeta hay conjunto de palabras que aparecen en distintos colores: rojo, azul y verde. La finalidad es que la persona sea capaz de leer cada palabra sin cometer errores y de manera rápida. La dificultad claro está, reside en que estos términos son nombres de colores, ahí donde cada tonalidad con la que están escritos no corresponden a su significado original.

¿Cómo se evalúa el test de Stroop?

Para evaluar el test de Stroop se usan dos variables: número de aciertos y tiempo de respuesta. Ambos factores son importantes, porque podemos tener por ejemplo a personas que dedican un número de tiempo excesivo para realizar una sola tarea. El profesional por tanto debe tener en cuenta todos los datos, incluso la propia dificultad a la hora de comprender las instrucciones (algo común en caso de demencia o de abuso de drogas).

Por término medio, el test de Stroop resulta muy útil para para evaluar funciones ejecutivas en pacientes con Alzheimer, esquizofrenia o Corea de Huntington, ahí donde los daños en la corteza cingulada anterior y la corteza prefrontal suelen ser progresivos y evidentes. Como vemos, estamos ante un tipo de instrumento tan sencillo como útil que a pesar del tiempo que lleva entre nosotros, sigue siendo válido y ante todo eficaz.

  • Golden, C.J. (2005). Test de colores y palabras (Stroop). Madrid: TEA Ediciones.
  • Stroop, John Ridley (1935). "Estudios de interferencia en reacciones verbales seriadas" . Revista de psicología experimental . 18 (6): 643–662. Doi : 10.1037
  • Jensen AR, Rohwer WD (1966). "La prueba de color-palabra Stroop: una revisión". Acta Psychologica . 25 (1): 36–93. doi : 10.1016 / 0001-6918 (66) 90004-7 . PMID 5328883 .