¿Conoces estos 4 tipos de micromachismos? - La Mente es Maravillosa

¿Conoces estos 4 tipos de micromachismos?

Pedro González Núñez 13 marzo, 2017 en Psicología 1838 compartidos
Mujer en el trabajo controlada por hombre

Por desgracia nuestra sociedad está todavía muy lejos de abolir de una vez por todas el machismo. En este sentido, una forma útil de luchar contra esta lacra es tener una buen información. De ahí que conocer algunos tipos de micromachismos sea útil para identificarlos y evitarlos.

No obstante, a día de hoy todavía nos queda un largo camino que recorrer. La situación es tan grave, que incluso en Estados Unidos han votado a Donald Trump, un presidente que llegó a decir “Ya sabes, da igual lo que los medios escriban mientras tengas junto a ti un trasero joven y bonito”.

Qué son los micromachismos

Antes de continuar conociendo los tipos de micromachismos habituales, ¿sabemos exactamente de qué hablamos? En este caso nos vamos a referir a un autor como Luis Bonino, quien ya en 2004 aludía al término en cuestión.

Para Bonino, un micromachimo es una conducta cotidiana y sutil que realmente constituye una estrategia de control que atenta contra la autonomía personal de una o varias mujeres. Sin embargo, pueden llegar a ser imperceptibles e incluso estar legitimados por la sociedad.

Mujer boca tapada

Bonino considera que los micromachismos se utilizan en la actualidad con un propósito dominante. Ocultan un grado variable de violencia en conductas interpersonales para mantener un supuesto dominio y superioridad de los hombres.

Así, para muchos hombres es necesaria la reafirmación de su dominio, especialmente ante mujeres que consideran que son rebeldes. De esta manera buscan ganar poder frente a una mujer con la que mantiene algún tipo de relación, o al menos situarse en una determinada posición de ventaja.

Tipos de micromachismos

Tras esta exposición, Bonino establece una escala en la que encontramos 4 tipos de micromachismos. De hecho, algunos son tan cotidianos como el camarero que entrega la cuenta directamente al hombre o incluso la mujer que dice a otra “compórtate como una señorita”, pues no son exclusivos del género masculino.

Camarero cuenta

Hablamos de gestos frecuentes y muchos de ellos realizados de manera inconsciente. Estas conductas imperan todavía en el orden social actual. Por desgracia, suele pasar inadvertido el fondo que las incita, lo que no evitan que queden como un poso de las ideas que imperaban con fuerza en la sociedad y que aún no hemos dejado atrás.

Micromachismos utilitarios

Entre los tipos de micromachismos, Bonino identifica cuatro tipos, comenzando por el utilitario. Suele tener un fin doméstico que se enlaza con el comportamiento tradicional femenino.

En realidad este tipo suele ser fácil de identificar. El hombre se aprovecha, abusa o demanda una supuesta capacidad, inmanente a las mujeres por el hecho de serlo, para servir o cuidar. Así pues, delega automáticamente ciertas tareas en la mujer, como el cuidado de personas, la limpieza del hogar, la cocina.

Además, lo hace de forma sutil, con una implicación simulada que pretende cubrir las apariencias, y que además le sirve para reclamar “reciprocidad”. Yo he lavado el coche, a ti te toca limpiar la casa, por ejemplo.

Micromachismos encubiertos

Bonino también identifica los micromachismos encubiertos. En este caso implican abuso de confianza para ocultar el objetivo real. Son muy sutiles, lo que provoca en la mujer confusión, culpa e incluso disminución de la autoestima.

Estos tipos de micromachismos los identificamos en las conductas paternalistas, por ejemplo. Es una forma de manipulación emocional a base de dobles mensaje, abusos de confianza, limitaciones, engaños, desautorización, justificación, etc.

Micromachismos de crisis

En tercer lugar, Bonino habla de los micromachismos de crisis. En este caso encontramos que cuando la mujer aumenta su cuota de poder, el hombre trata de ser más controlador. A veces se muestra en actitudes como apoyo engañoso, distanciamiento emocional, negación, victimismo e incluso resistencia pasiva.

Mujer en el trabajo hablando con su jefe

Micromachismos coercitivos

Finalmente, descubrimos los micromachismos coercitivos. En este caso el hombre hace uso de su poder, ya sea físico, económico o personal. De esta forma obliga a la mujer a aceptar su línea de razonamiento, lo que provoca en ella la sensación de incapacidad y derrota, ya que habitualmente no puede contrastar sus tesis con la realidad.

Cuando el hombre ejerce esta clase de micromachismo, controla el dinero, sabotea la comunicación, abusa del espacio y el tiempo, etc. De alguna manera este micromachismo ataca directamente a la percepción de autonomía de la mujer.

Estos son los 4 tipos de micromachismos que diferencia Luis Bonino. Sea como fuere, son actitudes y conductas que tienen un efecto muy negativo en la calidad de vida de la mujer. Limitan su libertad y minan su autoestima. No olvidemos que está en manos de todos tirar de la manta y destapar las ideas que se esconden de manera sutil en las acciones a las que hemos aludido en el artículo.

Pedro González Núñez

Escritor, amante de la vida, de mi chica y de mi gente. La filosofía y la psicología, especialmente infantil, son mi auténtica pasión. Me encanta la libertad que me dan mis ideas.

Ver perfil »
Te puede gustar