Con la venda de los ojos me hice un lazo en el pelo

Con la venda de los ojos me hice un lazo en el pelo

Valeria Sabater 12, Diciembre 2016 en Psicología 6315 compartidos
Lazo rojo en el pelo de una mujer

De un modo u otro, todos lo acabamos haciendo: quitarnos la venda de los ojos para hacernos un lazo en el pelo con ella. Porque al fin y al cabo, es de esa forma como nuestro rostro luce más hermoso, ahí donde la mirada queda libre, iluminada y bien despierta para descubrir la realidad tal y como merece, sin velos.

Ortega y Gasset dijo una vez que “el amor es como una especie de imbecilidad transitoria, un estado de angostura mental y de angina psíquica”. Es posible que el célebre filósofo, en su afán de buscar una explicación a los afectos humanos, no le viera demasiada lógica al enamoramiento y a esa “ceguera” que a menudo nos atrapa como en un dulce ensueño. Sin embargo, más allá de lo que podamos pensar, sí tiene una lógica y un gran sentido.

El doctor Robert Einstein, de la Universidad de Harvard, nos indica que el vivir durante un tiempo con una venda en los ojos, ya sea en nuestras relaciones afectivas o en otro tipo de dinámica personal, forma parte de nuestro crecimiento psicológico y emocional. No debemos, por tanto, arrepentirnos de este periodo, de todas las energías invertidas, de los sueños gestados o las emociones experimentadas. Hacerlo, implicaría renegar de una parte de nosotros mismos.

En realidad, el amor no es ciego, lo que ocurre es que, en algunas ocasiones, ve más de lo que debe: ve espejismos e imágenes distorsionadas que a veces no se corresponden con la realidad. Ver la vida desde el corazón a veces, tiene su precio, lo sabemos, pero ello, es una parte más de nuestro aprendizaje vital. Algo que nunca adquiriríamos si nos negáramos a amar, a probar, a experimentar, a dar esos saltos al vacío sin paracaídas donde a veces se acierta de pleno, y otras nos quedamos un poco rotos.

Te proponemos reflexionar sobre ello.

chica haciéndose lazo

Tu venda en los ojos, esa que has dejado caer más de una vez

A veces, esa venda de los ojos nos la quitamos más de una vez. Lejos de hacer un lazo definitivo con ella para poder avanzar con el rostro bien alto y la mirada despierta, volvemos a cometer los errores de antaño; es decir, amar a ciegas, confiar a oscuras, caminar a tientas y dejar nuestro corazón en bolsillos ajenos. ¿Por qué lo hacemos?, ¿por qué en ocasiones nos convertimos en reincidentes del amor más cautivo y doloroso?

Los rehenes persistentes del amor dañino, aquellos que se encariñan con la misma piedra una y otra vez, padecen una dolencia bastante común: falta de amor propio. Al fin y al cabo, el mundo no está estratégicamente dispuesto para que nos encontremos de forma constante con “malas personas”, con traficantes del egoísmo y abusadores del equilibrio emocional. Solo cuando tengamos muy claro lo que de verdad necesitamos y lo que no, seremos más selectivos, más cautos y receptivos. Porque cuando uno sabe bien lo que quiere, halla lo que merece.

Según un estudio publicado en  la “Oficina Nacional de Estadística del Reino Unido”, las personas declaran encontrar aquello que siempre habían esperado pasada la treintena y en especial, en la cuarentena. Es cuando uno se siente más seguro de sí mismo y es capaz de integrar la experiencia de las relaciones pasadas, con la serenidad de un presente donde nada falta y nada sobra.

Es entonces cuando se busca algo más que el enamoramiento o la pasión. Se busca el amor, la autorrealización junto a una pareja y un proyecto común en el que invertir con madurez y honestidad.

Amor a ciegas chica venda ojos

Ama con los ojos abiertos y el corazón protegido

Los biólogos más evolucionistas lo tienen claro: ese caos emocional que nos pone una venda en los ojos, que nos atrapa, que acelera nuestro pulso y nos lleva a laberintos tan oscuros como apasionantes, tiene un fin: la procreación. Según este enfoque, nuestros genes nos predisponen a ello cuando nos enamoramos: las neuronas espejo nos conectan y al instante, estalla en nuestro cerebro auténticos fuegos artificiales con color a dopamina, a testosterona, a la vasopresina, oxitocina  y serotonina… Todo ello catapulta más aún la atracción.

El amor es ciego y la locura lo acompaña
Compartir

Asimismo, otro aspecto que nos señalan los neurólogos es que la pasión pone, en “stand by” algunos procesos tan importantes como el sentido de la discriminación, el análisis lógico o incluso, en cierto modo, el sentido del juicio. Nuestra mente adquiere “forma de túnel” para centrarnos en lo que es importante, esa pareja afectiva.

chica cargando un corazón

Amor sin vendas, enamoramiento con velos

Decía Erich Fromm, con gran acierto, que hay personas adictas a estar enamoradas. Se deleitan de esta fase antes descrita, de este amor ciego, burbujeante y casi anestésico como una auténtica isla de Circe. Sin embargo, cuando llega la fase de madurez donde trabajar las diferencias, aceptar los defectos y asentar un proyecto común, se alejan.

  • Tal y como nos señala este mismo autor en el libro “El arte de amar”, la auténtica sabiduría, la verdadera plenitud afectiva no no está en el enamoramiento, está en el amor. Porque cuando nos enamoramos, nos deleitamos de esa profunda conexión, de esa intimidad donde se entremezcla el atolondramiento con la más intensa pasión.
  • Todo ello es positivo, no hay duda, pero la auténtica aventura llega después, con ese amor artesano que atiende y escucha, que es consciente de los defectos de la otra persona, de sus imperfecciones, de sus rincones sin luz. La persona madura es alguien con los ojos muy abiertos y el corazón protegido: ve las cosas tal y como son, y decide luchar por ellas para ser un faro de luz intensa en ese amor, un refugio que reconstruir entre dos.

Si a día de hoy aún no has encontrado a una persona así, no hay prisa. Basta con trenzar tus tristezas, hacerte un lazo bien alto en el cabello y mirar el mundo con la seguridad de que al final, hallarás lo que de verdad mereces.

Valeria Sabater

Soy psicóloga y escritora. La curiosidad por el conocimiento humano es mi cerradura particular, la psicología mi llave, la escritura, mi pasión.

Ver perfil »