3 claves para superar una crisis matrimonial - La Mente es Maravillosa

3 claves para superar una crisis matrimonial

Alejandro Rodríguez 23 febrero, 2018 en Pareja 0 compartidos
Pareja enfadada

Superar una crisis matrimonial no es nada fácil. Estamos rodeados de historias de amor felices, de gente que parece que lo tiene todo claro y que nunca experimenta problemas en sus relaciones. Por eso, cuando notamos que algo va mal con nuestra pareja, solemos sentirnos fatal y preocuparnos en exceso por lo que está pasando.

Sin embargo, tener una crisis matrimonial no tiene que ser el fin del mundo. Si se gestionan bien, los problemas de pareja pueden ser una oportunidad maravillosa para reconectar con lo que es importante para nosotros, para reforzar nuestro compromiso y para mejorar la calidad de nuestra relación.

Cómo superar una crisis matrimonial: 5 ideas para lograrlo

La mayoría de los consejos para mejorar una relación son muy similares: comunícate con tu pareja, haz cosas bonitas por ella, encuentra momentos para reavivar la pasión… Sin embargo, nos encontramos en una época en la que hay más problemas entre las parejas que nunca.

Afrontar una crisis matrimonial no es tan sencillo como parece. Requiere valentía, decisión y la capacidad de tomar acción. Hemos recopilado tres de los mejores consejos para que puedas superar este bache en tu relación con éxito. ¡Comenzamos!

Pareja enfadada dándose la espalda

1- Recuerda por qué estás con tu pareja

La mayoría de nosotros, cuando estamos en medio de una crisis matrimonial o de pareja, nos centramos tan solo en lo que va mal y empezamos a pensar que todo es terrible. Sin embargo, si llevamos bastante tiempo en una relación, suele ser por algún motivo.

Según varios estudios psicológicos, nuestra pareja suele aportarnos tres cosas: seguridad, confianza y estatus. Dependiendo de la persona, uno de esos tres elementos será más importante que los otros y puede que incluso a alguno no se le otorgue relevancia.

En este sentido, conocer cuáles son nuestras necesidades más importantes nos puede ayudar para descubrir cómo mejorar nuestra relación en un momento difícil. Si por ejemplo necesitamos mucha confianza, ¿está nuestra pareja aportándola? Y si no lo hace, ¿qué podemos hacer para empezar a sentirnos con más confianza?

2- No tengas miedo de herir los sentimientos de la otra persona

Cuando estamos muy enamorados, lo último que se nos pasa por la cabeza es hacer o decir algo que pudiera hacer sentir mal a nuestra pareja. Por ello, solemos callarnos algunas opiniones e incluso, llegamos a no expresar nuestro dolor ante algunos hechos que nos provocan malestar.

Aunque en principio no decir lo que pensamos puede evitar algunos conflictos, a la larga nos hará más mal que bien. Estar sacrificando nuestras necesidades constantemente puede llevar a una crisis de pareja importante. Sin embargo, quejarnos constantemente tampoco parece el camino. ¿Qué podemos hacer?

La solución, como casi siempre, pasa por el punto intermedio: aprender a expresar nuestras necesidades de forma asertiva, sin echarle la culpa al otro. Si por ejemplo nos sentimos muy solos porque nuestra pareja se va al bar todas las noches con sus amigos, podrías decir algo así: “Cariño, cuando te vas todas las noches y me quedo sola en casa, me siento un poco sola y me preocupo porque pienso que no te importo. Sé que para ti tus noches con los amigos son importantes, pero, ¿hay algo que podamos hacer para que estemos los dos bien?”.

Pareja hablando de sus problemas

3- No te asustes si te atrae alguien nuevo

Llegamos a la que es posiblemente la mayor causa de crisis matrimoniales del mundo. Cuando estamos en una relación, esperamos que el amor sea tan fuerte que borre para siempre nuestra atracción por otras personas; por eso, cuando ese compañero del trabajo nos hace sentir como quinceañeros flirteando por primera vez, nos asustamos.

La realidad es que la sexualidad humana está basada, en gran parte, en la variedad. Tanto hombres como mujeres estamos programados para sentirnos atraídos por parejas nuevas, una vez que llevamos cierto tiempo con la actual y se ha terminado el periodo de enamoramiento.

Por eso, la próxima vez que sintamos atracción por otra persona, respiremos hondo. Es algo normal. De hecho, no tiene por qué haber ningún problema con nuestra relación. Como hemos dicho, se trata de una reacción normal de nuestro cuerpo. Lo importante en estas situaciones no es el hecho de sentir atracción, sino lo que hagáis con esa sensación.

En el fondo, una relación está basada en un compromiso entre dos personas. Aunque te sientas atraído por alguien más, debes pensar fríamente qué es lo que te va a traer más felicidad a largo plazo: ¿seguir tus impulsos o actuar de forma que puedas sentirte orgulloso de ti mismo?

Alejandro Rodríguez

Psicólogo y coach, además de un apasionado de la escritura y el desarrollo personal. Desde hace varios años, escribe artículos sobre temas como relaciones de pareja, inteligencia emocional y comunicación para ayudar a las personas a ser más felices en su día a

Ver perfil »
Te puede gustar