3 formas de afrontar la tristeza cotidiana

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 28 agosto, 2015
Valeria Sabater · 29 septiembre, 2014

La tristeza es a veces algo cotidiano, algo que se adhiere sin saber cómo y que, poco a poco, nos puede acabar arrastrando en su oscuro embrujo hasta empujarnos a una depresión.

Cuando nos aborda la tristeza nos sentimos algo más lentos y buscamos espacios de soledad donde trabajar nuestra introspección.

Tal vez recuerdes aquel viejo poema de Paul Éluard que hablaba de la tristeza en primera persona, a ella a quien dedicó esos versos que más tarde Françoise Sagan, utilizó para su famosa y brillante novela “Buenos días tristeza”, y que escribió con tan solo 18 años.

“Adiós tristeza
Buenos días tristeza
Inscrita estás en las rayas del techo
Inscrita estás en los ojos amados
No eres la miseria exactamente
Pues los labios más tristes te anuncian
Con una sonrisa
Buenos días tristeza (…)”

Hay quien logra afrontar la tristeza deshilachando el origen de esa pena para encontrar su origen y vencerlo. Pero hay muchos a quienes ese ovillo de preocupaciones se le hace cada vez más grande e insufrible, y simplemente, se deja vencer.

Porque no es fácil afrontar esa tristeza cotidiana, a veces cuesta y requiere ánimos y valentía. Pero debemos encontrar fuerzas y propósitos, luchar contra ella e imaginar un horizonte con nuevos proyectos e ilusiones.

Te damos pues unas pautas para poder vencerla.

La tristeza nos hace buscar la soledad

1. Evita el aislamiento

Cuidado con el desear estar solos. Por un lado, es cierto que la soledad nos ayuda a reorganizar pensamientos, sensaciones y emociones. Una instrospección o un aislamiento temporal en la cual pensar en nosotros mismos y en nuestra situación, nunca es negativo, al contrario, puede ser beneficioso.

Pero la soledad no debe ser un estado permanente. Pedir ayuda es bueno, compartir preocupaciones hará que la carga sea menor y que encontremos nuevas opciones, nuevas motivaciones.

El aislamiento no es una buena solución, creará en nosotros una cáscara de la que será muy difícil volver a salir. Si alguien te tiende su mano, no la rechaces. Y busca siempre aquellas personas cuya preocupación sea sincera, y cuyos consejos sean los adecuados.

2. Pequeñas metas a corto plazo

Cuando vivimos en un estado de tristeza, es complicado que pongamos nuestras esperanzas en un futuro lejano. Somos escépticos, nos cuesta ver el lado positivo de las cosas y más si éstas son a largo plazo.

Lo más indicado es ir poco a poco y ver resultados inmediatos. Empezar por las pequeñas cosas. ¿Qué tal si mañana organizamos una salida con los amigos o la familia a un sitio nuevo?

Debemos sobre todo evitar quedarnos en casa, y seguro que disfrutar de una salida al campo o de una excursión con tus amistades te va a ayudar a sentirte mejor.

Salir al campo para desconectar

Puede que también puedas proponerte otras metas sencillas: apuntarte a un curso, hacer un pequeño cambio en tu vida como cambiarte el cabello o tu estilo de vestir… son cosas que harán que nos veamos diferentes, y las diferencias, los pequeños cambios siempre son pequeños progresos.

Lo mejor es empezar por nosotros mismos e ir poco a poco, si vemos buenos resultados en los planes a corto plazo, nos sentiremos con fuerzas para iniciar proyectos a largo plazo.

3. Nada es permanente o eterno

Nada dura eternamente, ni siquiera el dolor. El dolor físico, por ejemplo, nunca presenta una intensidad prolongada, ya que el cerebro, cada cierto tiempo aminora el padecimiento.

En cuanto al dolor emocional, por extraño que parezca, tampoco se mantiene en el tiempo con toda su intensidad. Aprendemos a vivir con él, simplemente. Una vez afrontamos el periodo del duelo, el sufrimiento es más tenue, sigue siendo presente pero logramos sobrellevarlo.

Nada es permanente. Y las personas, tenemos la capacidad y la fuerza suficiente para enfrentarnos a lo que nos suceda

Puede que hoy te parezca imposible, pueda que esa tristeza que te envuelve ahora sea demasiado intensa y no veas más que un muro ante ti. Pero te aseguramos que puedes derribarlo solo con que recuperes la ilusión. Solo con que encuentres un propósito con el cual, seguir mirando al mañana con optimismo.

Las brumas vienen y van, y solo nuestra fuerza interior y nuestra capacidad de superación, pueden escamparlas para vernos de nuevo fuertes y capaces.

El esfuerzo vale la pena, porque cualquier día podremos decir aquello de “Buenos días tristeza, hoy ya me olvidé de ti”.