3 hábitos saludables avalados por la ciencia

David Sánchez · 24 mayo, 2018

Los estudios científicos realizados hasta nuestros días han conseguido identificar una gran variedad de hábitos saludables. Conductas que por repetición contribuyen a nuestro bienestar y edifican la base de nuestro crecimiento.

Hablamos de costumbres que se pueden situar en tres planos: una alimentación sana, la práctica habitual de ejercicio físico o unas relaciones sociales sanas. A continuación, tomando como referencia estos grupos, vamos a describir los mejores hábitos saludables dentro de ellos.

1. Hábitos saludables en la alimentación

En primer lugar, uno de los pilares de un estilo de vida saludable es adaptar ciertos hábitos relacionados con la alimentación. Uno de ellos se basa en las proporciones de los platos que ingerimos. A la hora de elaborar cualquier menú, debemos ser conscientes de la cantidad de calorías que necesitamos. Ante esto, una buena referencia para la práctica puede ser no comer porciones de alimentos superiores al tamaño de nuestro puño.

Por otro lado, seguir una dieta mediterránea puede parecer un consejo vago, pero en verdad este tipo de planificación dietética es una de las más sanas que existen. Comer cinco veces al día, distribuyendo más las cantidades, y basar nuestros platos en ingredientes, como la verdura de calidad o el aceite de oliva, ayudarán a seguir una alimentación más saludable.

Comida mediterránea

Un tercer consejo relacionado con la alimentación se basa en no comprar alimentos mientras tenemos hambre. Esto evitará que caigamos en la compra de alimentos poco saludables tan solo por capricho, y también nos permitirá ahorrar más en la cesta de la compra.

Por último, evitar los refrescos, ya sean light, zero o diet, será uno de los mejores hábitos saludables relacionados con la alimentación. Estos productos están a menudo relacionados con casos de obesidad, y su alto contenido en azúcar va totalmente en contra de una alimentación equilibrada.

2. La importancia del ejercicio físico

Incorporar la práctica habitual de ejercicio físico en nuestro día a día será esencial para un estilo de vida sano. Este es uno de los hábitos saludables más recomendables por los efectos que tiene sobre el organismo:

  • Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, la presión arterial elevada, la osteoporosis, la diabetes y la obesidad.
  • Mantiene las articulaciones, los tendones y los ligamentos flexibles. Esto nos ayudará a movernos más fácilmente y disminuirá la probabilidad de sufrir lesiones.
  • Reduce los efectos del envejecimiento.
  • Ayuda a un mayor bienestar mentar y previene la depresión.
  • Alivia el estrés y la ansiedad.
  • Aumenta la energía y la resistencia física.
  • Mejora la calidad del sueño.
  • Ayuda a acelerar el metabolismo, lo que a su vez nos permitirá mantenernos en nuestro peso ideal a más largo plazo.

Todo el mundo puede beneficiarse de una actividad física regular, sin importar la edad. Por supuesto, simplemente tendremos que ser conscientes de nuestras limitaciones y, en caso de duda, consultar a un especialista sobre los ejercicios más recomendables para nuestros objetivos y características físicas.

3. Los hábitos saludables en cuanto a las relaciones sociales

Somos seres sociales, y un aspecto fundamental de nuestra vida se basa en relacionarnos con otras personas. Por ello, a la hora de entablar relaciones sociales será esencial elegir bien a aquellas personas con las que nos relacionamos.

Amigos abrazados

Una vida sana a nivel social pasará por entablar amistades que nos permitan evolucionar a nivel personal. Para ello, una buena práctica puede ser buscar amistades en entornos en los que nos sintamos cómodos, como en algún club que practique una actividad que nos gusta. Esto nos permitirá conocer a gente con la que compartamos intereses, lo que nos permitirá aprender de ellos y desarrollar nuestras aficiones.

De esta manera, el vínculo común nos permitirá establecer una mejor relación de amistad con esas personas. Por otro lado, también será importante que veamos en estas personas un apoyo a nivel emocional. Un amigo debe ser capaz de ayudarte cuando lo necesitas, y este será un pilar fundamental para evitar establecer relaciones no sanas o codependientes.

Por último, las relaciones laborales también serán importantes para nuestra vida saludable. Una buena relación con nuestros compañeros de trabajo mejorará el entorno profesional y nos permitirá sentirnos más realizados y valorados a nivel profesional. Esto, a su vez, nos dará unas mayores posibilidades de éxito y de promoción, lo que de nuevo aumentará nuestra autoestima. Por tanto, las relaciones sociales son un pilar fundamental en lo relacionado con los hábitos saludables y entablar unas amistades profundas y sanas nos permitirá ganar confianza en nosotros mismos.