5 claves para mejorar la comunicación sexual

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 5 febrero, 2018
Ines Gómez · 5 febrero, 2018

El amor siempre ha sido un tema recurrente en miles de conversaciones, libros y películas. El arte, con sus innumerables variantes, ha explorado todos y cada unos de los recovecos que existen. En general, nos encanta hablar del aspecto emocional, pero extrañamente no ocurre lo mismo con el físico. Si la comunicación sexual es imprescindible en cualquier relación, ¿por qué en muchos casos es tan pobre?

La respuesta a esta pregunta posiblemente tenga que ver con factores históricos y religiosos. Durante años se nos ha impuesto una visión sesgada de nuestra propia sexualidad. Se nos ha enseñado qué es lo que debemos pensar, qué es lo que (supuestamente) está bien o mal, y sobre todo que hay ciertas cosas de las que es mejor no hablar.

Y este es un concepto que, además de erróneo, es simplista. Carece de matices, generaliza a todas las parejas e impide que la comunicación sexual fluya. En este sentido, el sexo forma parte de nuestra propia naturaleza, y como tal debemos aceptarlo y disfrutarlo.

Esto no significa que siempre tengamos que actuar conforme a lo que nuestros instintos ordenan: somos seres humanos, no animales. Tenemos capacidad de discernir entre el bien y el mal, y no debemos obligarnos a hacer algo que no queramos o que no estemos preparados para hacer. Lo más importante en estos casos es hablarlo con nuestra pareja, pues con ella compartimos intimidad.

5 claves para mejorar nuestra comunicación sexual

El sexo no es solo físico

Si tienes una pareja estable, es porque de alguna manera has elegido vivir en una relación. Hay personas que desean permanecer solteras o que prefieren tener relaciones abiertas: ambas opciones son igual de válidas que la tuya. Si tu caso es el primero, recuerda que en cualquier relación con esperanzas de perpetuarse en el tiempo necesita de ciertos equilibrios que se ven con frecuencia amenazados.

Por otro lado, si una de las partes falla, es fácil que otras se vean afectadas. El sexo no es solo algo físico, también es emocional. Es una parte muy bonita que hay que cuidar, por eso es necesario que haya buena comunicación sexual entre ambos. Cuando hay sentimientos de por medio, aunque el acto físico sea el mismo que en una aventura esporádica, el significado es mucho más rico y a la vez complejo.

Pareja con comunicación sexual

Adiós a los tabúes

En cualquier pareja, para su supervivencia, es necesario un mínimo grado de confianza. En este sentido, dos ideas. No tienes por qué compartir absolutamente todo (de hecho, es recomendable que te dejes algo guardado para ti) a no ser que sea algo que te afecte de la misma forma que a él o ella. El sexo es cosa de dos, por lo tanto las opiniones del otro que sean discrepantes con las nuestras son una valiosa fuente de información y es inteligente escucharlas.

Si tienes algún problema, además de con tu pareja, puedes hablar con un sexólogo. Quizá te da vergüenza, pero piensa que su trabajo es ayudarte y ofrecerte posibles soluciones. Es muy común ir al médico por un resfriado o al dentista por un dolor de muelas, así que, ¿por qué no hacer lo mismo con los problemas sexuales?

Abre debates antes de hacer recriminaciones

Todos podemos tener problemas relacionados con el sexo. Muchas de las veces ni siquiera son debidos a patologías, sino a problemas psicológicos. Esto suele afectar mucho a la calidad de las relaciones, de ahí la necesidad de ser comprensivos y tener paciencia.

Si vemos a nuestra pareja sufrir por ello, es necesario que abramos todo lo posible las vías de comunicación: normalmente  las pistas para ayudar y mejorar las obtenemos escuchando al otro. Sugerir o decir que “no es para tanto” puede causar daños profundos. Los momentos difíciles son una buena oportunidad para demostrarle al otro que que puede contar contigo.

“Y es que el amor no necesita ser entendido, necesita ser demostrado”.

-Paulo Coelho-

Di lo que te gusta y lo que no

He aquí uno de los grandes inconvenientes de la falta de comunicación sexual. En pleno siglo XXI, hay personas -me atrevería a decir que casi todos, de alguna manera, un poco- que no son capaces de decirle a su pareja que algo le gusta (o no) por miedo a su reacción. Deja a un lado el “qué pensará de mí”, porque esa aquí no es la cuestión.

Si el otro cambia la visión que tiene de ti, por una simple sugerencia, es que quizás el problema que os afecta sea más profundo. Si de verdad le importas, escuchará tus propuestas y le dará una salida positiva a aquello que te incomoda o deseas. 

Pareja hablando de sus problemas sexuales

No hagas aquello que no te apetezca

Si algo no te convence o no te gusta, no lo hagas. Tu cuerpo es tuyo y el otro tiene que respetar tu decisión, por mucho que le cueste. Por otro lado, el hecho de que tus deseos tengan que ser respetados no implica que no puedas mostrar cierta empatía en este sentido, sin duda ayudará a que el conflicto no se termine enquistando y a que los canales de comunicación no se cierren. Si no quieres, no cedas, pero despreciar, ridiculizar o ignorar tampoco ayudará.

La comunicación sexual es primordial entre dos personas que se quieren, tanto que merece la pena hacer un esfuerzo por cuidarla, incluso cuando existe un conflicto y nos asiste la razón. En este sentido, la sexualidad es importante en la vida de cualquier persona, y por lo tanto de cualquier relación, de ahí que sea vital incluir el tema en las conversaciones con nuestra pareja, de manera que el conocimiento mutuo en este campo ayude y genere emociones y sentimientos positivos; de otra forma es fácil que termine con ellos.