5 claves para volver a la rutina tras la Navidad

Ines Gómez · 5 enero, 2018

Diciembre es una época del año maravillosa. Todo se llena de luces, regalos y reuniones familiares que parecen no acabar nunca. Vivimos momentos entrañables y emocionantes, pero como todo lo bueno también tiene fecha de caducidad. Volver a la rutina tras la Navidad puede ser un fastidio, pero no debemos dejar que nos condicione.

Solo pensar que tenemos que regresar al trabajo nos produce escalofríos. Tras dos semanas de celebraciones y diversión nos toca abrir los ojos al mundo real. Enero es el mes más sufrido del año, pero también puede estar plagado de nuevas oportunidades por descubrir.

Es el final de un año, pero también el comienzo de otro. ¿Quién sabe las aventuras que pueden estar esperándonos? Posiblemente sucedan momentos inolvidables que el año anterior ni hubiésemos podido imaginar. Parece difícil pensar en ello cuando se está mal, pero puede ser una forma de echar buena cara al mal tiempo.

Lo primero que debemos hacer es establecer unas claves para volver a la rutina tras la Navidad. Siguiéndolas, pronto notaremos como una renovada energía invade nuestro ser y nos llena de un optimismo sano y motivador.

Mujer pensando en cómo volver a la rutina tras la Navidad

5 claves para volver a la rutina tras la Navidad

Haz una lista de propósitos

Las listas de propósitos son una buena forma de motivarse. Apunta en una lista todas las cosas que deseas conseguir este nuevo año y fíjate el reto de conseguirlas. Ten en cuenta, eso sí, que no vale tirar la toalla a la primera de cambio.

A veces tendrás que hacer sacrificios y tardarás en ver los resultados, pero eso no significa que no vayas a lograrlo. Sé paciente y tenaz y conseguirás todo aquello que te propongas.

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa”.

-Mahatma Gandhi-

Aprende a cuidarte

Con el nuevo año debes empezar a pensar en tu salud. Eso no quiere decir que te obsesiones con la comida o con el ejercicio, sino al contrario: que te lo tomes como un reto de forma tranquila. Hazte con recetas sanas, apúntate a alguna actividad física y practica ejercicios de respiración.

Poco a poco, empezarás a sentirte mejor y más optimista por dentro y tu cuerpo experimentará esos cambios por fuera. Si tienes que acudir a un especialista para que te asesore no dudes en hacerlo. Los médicos, psicólogos y nutricionistas pueden crear unas pautas personalizadas para cada situación.

Mujer haciendo deporte

Establece una rutina de sueño

Volver a la rutina tras la Navidad puede afectar a nuestros horarios de sueño. Estar de vacaciones hace que cambiemos la hora de irnos a dormir, teniendo consecuencias en nuestra vuelta a la rutina.

Intenta que el cambio no sea excesivamente brusco. Los últimos días antes de volver a la rutina acuéstate una o dos horas antes, aunque seas incapaz de pegar ojo. La imposibilidad de dormir es muy común. Tu cuerpo necesita acostumbrarse al horario de siempre, de hecho al principio posiblemente tardes un poquito más en conciliar el sueño.

Entrena tu mente

Tienes que mantener tu mente activa. Volver a la rutina tras la Navidad también significa volver a poner a punto el cerebro. Si este lleva mucho tiempo sin ejercitarse, se resiente. Acostúmbrate a tenerlo siempre ágil y despierto.

Puedes aprovechar el nuevo año para apuntarte a alguna academia de idiomas, conseguir un catálogo de libros de una temática que te guste o incluso hacer ejercicios de estimulación cognitiva. Nunca es demasiado pronto para empezar a entrenar nuestra mente.

Observa la vida desde otra perspectiva

¿Te sientes triste y abatido con la llegada de enero? No te preocupes, le ocurre al 90% de la gente de tu alrededor. Es cierto que hemos vivido una época intensa y bonita, pero pronto no tardarán en llegar otras igual de geniales. No te centres en lo negativo, sino en lo positivo.

Mujer con un girasol sonriendo con felicidad

Procura estar al aire libre al menos una hora al día. Mejorará tu humor y te hará olvidarte por un rato de los problemas. No pienses demasiado en el pasado, porque ya se ha ido, pero tampoco demasiado en el futuro, porque aún no ha llegado. Solo vive desde el presente y agradece todas las cosas buenas que experimentas cada día, que posiblemente sean más de las que imaginas.

Es normal sentir tristeza o apatía durante estos períodos puntuales. La única forma de hacer frente a estas emociones es luchando. No dejes que la vuelta a la rutina te hunda porque entonces acabará contigo. Refúgiate en cosas que te hagan feliz durante tu tiempo libre, desconecta el móvil y desahógate con tus familiares o compañeros.

Ser positivo, hacer deporte y mantener unos hábitos saludables ayudan a sobrellevar estas épocas. En cuanto pasen un par de semanas tu vida volverá a ser la de siempre, pero para ello debes ayudarte.