5 expresiones que es mejor no utilizar - La Mente es Maravillosa

5 expresiones que es mejor no utilizar

Edith Sánchez 11, Septiembre 2017 en Psicología 2601 compartidos
hombre con caja guardando expresiones que no son correctas

Hay expresiones que están diseñadas por el odio. Son palabras o frases que se emplean casi siempre en momentos de ira y cuyo objetivo es destruir. Lo grave es que muchas veces logran su cometido: hieren, marcan y hasta devastan a una persona. Casi siempre son emitidas por alguien que detenta una falsa autoridad.

Por más que se tengan desavenencias con otros, hay expresiones que jamás deberíamos permitirnos. Y no deberíamos hacerlo porque se trata de mensajes violentos. Aquí ya no estamos hablando de esa agresividad nacida de contradicciones o diferencias, sino de actos violentos que solo engendran más violencia y destrucción.

Es posible conseguir algo luego de tres horas de pelea, pero es seguro que se podrá conseguir con apenas tres palabras impregnadas de afecto”.

-Confucio-

Resulta aconsejable que quien utilice este tipo de expresiones haga una reflexión sobre aquello que lo motiva a emplearlas. Hay más que ira detrás de ellas. Lo cierto es que ganamos cuando se erradican esas palabras, porque hasta las ofensas tienen un límite razonable. Enseguida te mostramos cinco de esas expresiones que es mejor relegar al cajón del olvido.

Tonto… y sinónimos

Bien haríamos en cuidarnos de llamar a alguien “tonto, o “bobo”, o “lento” o los diez mil sinónimos que tienen esas palabras. Son palabras insultantes cuando las decimos fuera de un contexto relajado y de broma; sobre todo lo son cuando este tipo de expresiones se dicen con ira o en un tono despectivo.

hombre con pipa huyendo de las malas expresiones

Se trata de una ofensa que se dirige a la esencia misma de la persona. Se califica, o más bien se descalifica, su capacidad mental. En ese sentido, estas etiquetas traspasan por mucho los límites de la crítica. Es un acto de violencia psicológica que destruye. Nunca deberíamos utilizar esas expresiones con nadie, pues nadie las merece.

Fracasado

Es una de las expresiones más utilizadas, especialmente después de que buena parte de las películas comerciales comenzaron a utilizar el término “perdedor” o “loser como la ofensa favorita. En las sociedades altamente competitivas, y sobre todo consumistas, el éxito tiene unos límites muy precisos y una connotación absoluta.

Una perspectiva menos obtusa nos lleva a ver que rara vez, por no decir nunca, esta etiqueta tiene un sentido. Los tiempos de logros se alternan con los tiempos de pérdidas. Todos evolucionamos y todos también caemos alguna vez. Nadie es categóricamente fracasado, como tampoco nadie es absolutamente exitoso. Sin embrago, designar a otros con ese tipo de etiquetas supone un intento de marcarlos con una denominación que las despoje de su valor personal y para la sociedad.

Eres un inútil

Este tipo de expresiones se vuelven genuinamente violentas cuando son expresadas dese un poder, sea cual sea: un padre, un maestro, un gobernante, etc. Es en esas condiciones cuando revelan su mayor poder destructivo. De todos modos, en cualquier circunstancia es deplorable que un ser humano se refiera a otro en esos términos.

hombre que se cubre la cabeza huyendo de las malas expresiones

Calificar a alguien de “inútil” significa poner en tela de juicio todas sus acciones. Es un calificativo absolutista: apunta a la globalidad de la persona. Está destinado a anular al otro, a buscar que desaparezca dentro de una categoría de los valores humanos. No existe una forma constructiva de emplear esta palabra con otra persona.

No puedes o no vas a poder

Es otra de esas expresiones categóricas, que no solamente resultan profundamente ofensivas, sino que también son falsas. ¿Quién tiene la “bola de cristal” para determinar que alguien no puede, o no podrá hacer algo? La historia está llena de muchos que dijeron “no podrás” y luego tuvieron que retractarse.

Lo que no sabemos es cuántos intentos se malograron por esa falta de confianza inducida por otros. El ser humano es cambiante y la vida es dinámica. Lo que no pudiste hacer hoy, quizás se vuelve muy fácil de realizar mañana. Por el contrario: nadie tiene el derecho de decirle a otro que no lo logrará.

Raro o rarito

Es una de las expresiones más mezquinas porque ni siquiera se trata de un insulto directo. Alguien es “raro” o “rarito”, ¿con respecto a qué? ¿Cuál es el parámetro que se toma como base para definir a alguien como extraño a ello? En últimas, ¿qué es lo malo de ser “raro”? ¿Dónde está el problema por serlo?

mujer arlequin

Este tipo de expresiones buscan horadar, carcomer la dignidad del otro. La rareza es, en principio, una virtud. ¿No tiene muchas veces más valor lo escaso que lo común? Así que el problema no está en esa particularidad. Esas palabras se usan para marcar y excluir. Para hacer que el otro se sienta “fuera” de la norma o de lo aceptable.

Si eres una de esas personas que tiene accesos de ira incontrolables, es importante que revises qué pasa. Recuerda que las palabras, una vez dichas, no tienen vuelta atrás y repara el daño que pueda resultar de su eco será poco menos que una misión imposible. Así, las expresiones destructivas pueden dar origen a conflictos más serios, para los que la solución es complicada.

Edith Sánchez

Escritora y periodista colombiana. Ganadora de varios premios de crónica y de gestión cultural. Algunas de sus publicaciones son "Inventario de asombros", "Humor Cautivo" y "Un duro, aproximaciones a la vida".

Ver perfil »
Te puede gustar