5 formas de desarrollar tu intuición - La Mente es Maravillosa

5 formas de desarrollar tu intuición

Raquel Lemos Rodríguez 3, Junio 2017 en Psicología 3088 compartidos
cómo desarrollar tu intuición

Aunque creas que desarrollar tu intuición es algo muy difícil de conseguir, lo cierto es que como toda habilidad puede potenciarse y perfeccionarse. Es cierto que hay muchas personas que tienen un instinto muy poderoso de una manera aparentemente innata. Sin embargo, más que con una intuición acertada, en este sentido va a ser más importante la facilidad que tengamos para dejarnos llevar .

Desarrollar tu intuición te permitirá obtener determinados beneficios, ya que esta habilidad te ayuda a tomar buenas decisiones, resolver problemas, tener más éxito y advertirte de determinados peligros de manera rápida. Para ello, te presentamos 5 maneras con las que puedes empezar hoy mismo a impulsar tu capacidad intuitiva. ¿A qué esperas para ponerlas en práctica?

1. Confía en tus corazonadas

Confiar en tus corazonadas es importante para terminar con una situación que no te agrada o tomar una decisión importante. ¿Cuántas veces has estado con alguien con quien solo discutías y sufrías? ¿Has estado alguna vez en un trabajo que no te gustaba y tu instinto te decía “déjalo”?

Las llamadas corazonadas cuentan con una ventaja muy importante. Al contrario de la toma de decisiones racional y consciente, no se ven paralizadas o saturadas por el exceso de información. En este sentido se da una paradoja y es que, al no trabajar solamente en el plano consciente o ser solamente un producto de este plano, sus designios pueden haber tenido en cuenta mucha más información. En este sentido, si tienes que tomar una decisión rápida, confía en ella antes que en el azar.

2. Cuidado con los prejuicios que empañan tu intuición

En ocasiones, desarrollar tu intuición no es fácil: una vez que crees estar poniéndola en práctica esta no ofrece los resultados que esperas. Esto puede suceder porque estás confundiendo los prejuicios que tienes con tu propia intuición. Los prejuicios son ideas preconcebidas sobre algo que están tan profundamente instaladas en ti que no sabes diferenciar si son tuyas o las has aprendido. ¿Cómo puedes dispersar esa niebla que provoca en ti esta confusión?

Cada vez que ante una decisión tu corazonada te diga, por ejemplo, “esa persona no te conviene” tienes que pararte a analizar y reflexionar hasta qué punto se encuentra esto interferido por tus prejuicios o no. Incluso, fíjate si tus experiencias pasadas están provocando esa visión que ahora tienes sobre esa persona.

3. El Mindfulness puede ser un gran aliado

Seguro que has escuchado algo sobre Mindfulness y meditación, ambas técnicas que te permiten centrarte en el momento presente, calmar tu mente de pensamientos que no sirven más que para ofrecerte malestar y para prestar atención a matices de tu entorno que antes pasabas por alto.

El Mindfulness y la meditación te ayudan a conectar contigo mismo, a ser consciente de todos esos prejuicios de los que hablábamos antes y que no forman parte de ti, pero que has asimilado de acuerdo a la sociedad y la cultura en la que has crecido. Con paciencia y practicando todos los días, aunque sean solo 5 minutos, conseguirás liberarte de la ansiedad y el estrés, conectarás con el ahora, observarás tus pensamientos sin juzgarlos y serás capaz de escuchar tu voz interior, tu intuición.

4. Aprende a ser más empático

La empatía también es una capacidad que se puede desarrollar. Gracias a ella somos capaces de ponernos en el lugar del otro, entendiendo cómo se siente desde sus circunstancias. En todo caso, es una gran herramienta para la colaboración, el fortalecimiento de los lazos afectivos y la ayuda.

Para desarrollar tu intuición, puedes practicar a ser más empático. ¿Cómo? Cuando estés con alguien intenta intuir qué piensa y qué siente. Es mejor que al principio esto lo hagas con personas que conoces muy bien, para así tener la suficiente confianza para preguntarles después si estabas en lo cierto.

Ante esto, te puede ser de gran ayuda analizar el lenguaje no verbal y, sobre todo, dejar la razón a un lado y dar paso a ese “sexto sentido” que hará que tus suposiciones se acerquen a lo que realmente le ocurre a la otra persona. Esta es una excelente manera de desarrollar tu intuición.

5. Juega con las visualizaciones

Si quieres optar por algo más divertido, aunque no lo parezca las visualizaciones te ayudarán a desarrollar tu intuición. Hazlo en un momento en que estés solo, donde no haya ruido y puedas relajarte y prepararte para realizar este ejercicio.

Así, puedes empezar por cerrar tus ojos e imaginar que estás en medio de un paisaje, una casa o un entorno agradable que tú escojas. La idea es que seas capaz de visualizarlo, de fijarte y sentir todo lo que estás imaginando -la brisa, el calor del sol, un abrazo, algo que te llama la atención, un color-. Dedícale los minutos que desees y, después, abre tus ojos. Te sentirás muy bien y estarás mejorado tu intuición.

Cuando somos pequeños nos dejamos guiar más por la intuición que por la razón, pero a medida que crecemos hacemos que lo segundo cobre más importancia. Sin embargo, querer abordarlo todo desde la razón satura nuestra capacidad cognitiva, aumenta el nivel de estrés y finalmente nos lleva a cometer errores.

Dejarnos guiar por ese sexto sentido que todos tenemos, pero que muchos mitigamos, nos ayudará a sentirnos mejor y a darle sentido a nuestra vida. Porque, a veces, lo mejor para nosotros no entiende de razones, sino de algo más profundo que nos da pánico porque no lo comprendemos.

Raquel Lemos Rodríguez

Soy escritora y una apasionada de la música. Rodeada de libros desde pequeña, siento la necesidad de plasmar escribiendo aquello que me inquieta y provoca curiosidad.

Ver perfil »
Te puede gustar