5 formas de despertar tu lado creativo e innovador

Edith Sánchez · 26 septiembre, 2017

Todos los seres humanos tenemos un lado creativo. El cerebro es fundamentalmente eso: creatividad. Nacemos con un potencial enorme para inventar e imaginar. Sin embargo, si no contamos con estímulos suficientes, la creatividad palidece. Sucede lo mismo que con otras habilidades: si no se ejercitan, terminan estancándose.

Sin embargo, por muchas telarañas que le salgan, nunca perdemos la capacidad de crear. A veces solo necesitamos condiciones más favorables para poner en marcha ese lado creativo. También podrían hacernos falta algunas tácticas que faciliten el diseño de nuevas formas de ver y de hacer.

Enseguida te mostramos cinco mecanismos que te ayudarán a ser más creativo. Se trata de acciones sencillas que contribuyen a que logres ver las cosas desde otro punto de vista y permitas que tu imaginación y tu ingenio te lleven a innovar.

La inspiración existe pero tiene que encontrarte trabajando”.

-Pablo Picasso-

bombillas representando la creatividad

1. Comprende las etapas del pensamiento creativo

Según el investigador Graham Wallas, un proceso creativo pasa por cuatro etapas: preparación, incubación, iluminación y verificación. La preparación corresponde al momento en que formulas un problema o cuestión y piensas intensamente en este. En la incubación recopilas información e, inconscientemente, activas procesos de análisis.

La iluminación aparece cuando comienzan a surgir respuestas de forma espontánea. Finalmente, la verificación permite evaluar las ideas que emergieron y probar su validez o su eficacia. Si entiendes qué es un proceso y dejas fluir cada etapa, seguro que tu lado creativo fluirá con más naturalidad.

2. Un paseo despierta tu lado creativo

Esta es una medida ideal, especialmente para aquellos momentos en los que te sientas bloqueado o muy confundido sobre el rumbo a seguir. Nada mejor que salir a caminar un rato. A veces un paseo corto marca la diferencia.

Una caminata oxigena el cerebro y ayuda a que funcione mejor. Varias investigaciones sugieren que también activa la producción de hormonas que potencian tu lado creativo. Así mismo, se sabe que durante una caminata se produce una mayor estimulación de la zona derecha del cerebro, responsable de la creatividad.

figura de colores representando la creatividad

3. Las pausas frecuentes desatan la creatividad

Hay numerosos estudios que apoyan la idea de que las pausas son incluso más importantes para el resultado de un esfuerzo que el propio trabajo en sí. Cuando realizas la misma actividad durante muchas horas, hay un punto en que comienza a operar más el pensamiento mecánico que el pensamiento creativo.

La pausa no solo es necesaria para hacer un “reset” en tu cerebro, sino que también fortalece tu salud física. Esos cortes le dan ocasión a tu mente para que reorganice la información. Al sentarte de nuevo a trabajar, te haces más productivo y notas inmediatamente que la mente trabaja con mayor fluidez.

4. Apuesta por la hibridación del conocimiento

Estamos en una época de hiperespecialización. Esto es positivo en la medida en que abre caminos para profundizar al máximo en un campo determinado. Al mismo tiempo, esta inercia también aumenta el riesgo de limitar la perspectiva frente a un tema y tecnificar el pensamiento.

Es mucho más provechoso apostar por la hibridación del conocimiento. Esto es, incursionar en campos diferentes a los que trabajas habitualmente. Te sorprenderías de la cantidad de respuestas que han encontrado los grandes investigadores cuando cruzan las lindes de sus campos formales.

pez saltando a otra pecera en busca de su creatividad

5. Combina caos con método

Para alcanzar resultados precisos es necesario aplicar un método. Este te permite ordenar los pensamientos y apuntar hacia objetivos definidos. De esta manera la probabilidad de que te disperses será menor, evitando pasar por alto elementos o aspectos relevantes. El método es necesario, pero también llega a inhibir los procesos creativos si se aplica con excesivo rigor.

Es necesario abrir momentos para el caos. En ese aparente desorden también aparecen respuestas y nuevos caminos. El caos estimula tu lado creativo, pero si permaneces en él corres el riesgo de no llegar a ninguna parte. Lo ideal, entonces, es alternar método y caos.

La creatividad es una de esas competencias que tienen aplicación en todos los planos de la vida. Tanto en el plano intelectual, como en otros más aplicados. Además, la creatividad permite que le saques todavía más partido a tus habilidades. Vale la pena aplicar estas sencillas ideas para estimular la creatividad.