5 mensajes que transmite sobre ti un selfie

Pedro González Núñez · 28 octubre, 2016

Cuando te haces un selfie, ¿piensas en lo que otros pueden interpretar o percibir? ¿Te preguntas por qué lo haces? Lao Tse decía “¡No busques exhibirte! La persona sabia que ha conocido su esencia superior no se entrega al narcisismo ni se enaltece”. ¿Crees que hay algo de esto cuanto tomas una imagen de ti con tu móvil?

Lo cierto es que un selfie es hoy en día casi tan común como hablar por teléfono o enviar un mensaje. Llegas a un sitio que te gusta o estás compartiendo una actividad entre amigos, coges tu móvil y tomas la instantánea.

¿Por qué lo hacemos? ¿Para compartir en redes sociales? ¿O bien porque se lo quieres enviar a un amigo? Pero podría ser por el simple placer de verte. La verdad es que aunque sea algo casi mecánico, existen una serie de implicaciones psicológicas.

Un selfie puede ser muestra de personalidades psicopáticas o narcisistas

Mujer narcisista

Recientemente, investigadores de la Universidad Estatal de Ohio, en Estados Unidos, han llevado a cabo un estudio que ha arrojado algo de luz sorprendente sobre el tema. Descubramos algunos de los mensajes que podríamos estar enviando con esta práctica.

  • Según los resultados, las personas que más selfies publican en redes sociales son los que muestran rasgos narcisistas y psicopáticos. Es lógico pensar que algunos de ellos pasan mucho tiempo editando sus imágenes, de ahí que el narcisismo no resulte extraño.
  • Otro mensaje atípico que enviamos, según desvela el estudio, es la muestra de rasgos de personalidad antisocial. Nos preferimos a nosotros mismos antes que cualquier otra compañía.
  • También destaca el estudio que muchas de las personas que se hacen un selfie y lo suben directamente a redes sociales muestran poco control sobre los impulsos. No es extraño, dado que es un rasgo de la psicopatía.
  • Sin embargo, otros muchas personas estudiadas pasaron bastante tiempo editando sus selfies. Este comportamiento denota un concepto que han llamado auto-objetivación. Este hace referencia a formas de ser que sobreestiman y potencian su apariencia física por encima de su propia personalidad. Es decir, que tratan de encontrar autoestima en su imagen exterior, no en sus logros o competencias.
  • Además, muchas de las personas que subieron sus selfies editados a redes sociales y recibían comentarios positivos mostraron una autoestima elevada de forma artificial. Este factor sobresalía para ellos sobre cualquier otro rasgo de su personalidad.

“¿No crees que es extraño cuando alguien tiene fotografías de sí mismos por todo el lugar? Es como que están tratando de probar que existen”

-Candace Bushnell-

La imagen por encima de la personalidad

Otro estudio, este en el seno de la Universidad de Buffalo, en Estados Unidos, también arrojó un dato interesante. Aquellas personas que comparten más fotos propias en redes sociales, muestran que su autoestima se basa principalmente en la opinión que los demás tienen de ella.

Es decir, que denotan personalidades y estados de ánimo muy expuestos a la opinión y a las valoraciones de otras personas. De esto dependerá en gran medida el nivel de aceptación que tengan de sí mismas. Los selfies serán vitales en este punto, pues marcarán su autoestima en función de ala acogida que tengan entre sus seguidores.

Chica haciéndose un selfie

El selfie como rechazo a las relaciones humanas

Otro estudio, este realizado por psicólogos de la Universidad de Birmingham, en Reino Unido, demostró que las personas que más selfies se hacen tienden a tener relaciones de peor calidad con la gente de su entorno. Todo es más superficial y basado en la imagen, en lugar de la intimidad, la generosidad o simplmente en la afinidad personal. ¿Por qué se da esta situación?

  • Las personas que rodean a un ser muy narcisista se sienten acomplejadas ante la belleza exterior del protagonista.
  • Ante una persona excesivamente narcisista, quienes le rodean se sienten en segundo plano, con falta de protagonismo e interés.
  • Se crea un clima de tensión por tener que estar siempre en guardia para el siguiente selfie, pues no saben cuándo llegará, pero sí que lo hará, y pronto.
  • Este exceso de narcisismo genera sensación de competitividad entre los miembros del grupo, algo que no beneficia a la intimidad o la confianza.

“Narcisismo. No podías creer que no tuviera un espejo de cuerpo entero”

-David Levithan-

¿Hay solución?

¿Hay solución a estos problemas? En realidad, un selfie no tiene nada de malo. Las desavenencias surgen cuando aparece el exceso. El narcisismo no es nada nuevo. Estas fotografías simplemente ponen de manifiesto la situación.

Amigos haciéndose un selfie

Personas obsesionadas con su imagen existen y existirán toda la vida. Ya lo plasmó con maestría Oscar Wilde en “El retrato de Dorian Gray” hace más de un siglo. La solución es buscar un equilibrio psicológico sensato, en el que la propia imagen proyectada mediante selfies no se trasforme en una preocupación mayor que lo que ocurre en la vida real.