5 tipos de personas que debemos evitar

Paula Díaz · 18 noviembre, 2015

Entendemos por relaciones personales sanas aquellas que nos provocan y generan un crecimiento personal en nuestro día a día. Pero existen otro tipo de relaciones o personas que tienen justo el efecto contrario, nos hacen permanecer inmóviles y con miedo. Son personas que debemos evitar.

Es bueno contar con herramientas y sabiduría a la hora de crear un entorno sano y seguro emocionalmente. Para ello, compartiré hoy contigo los 5 tipos de personas que debemos evitar para disfrutar plenamente de aquellos que sí que valen la pena.

“Estar en compañía no es estar con alguien, sino estar en alguien”

-Antonio Porchia-

Aquellos que les gusta ser el centro de atención

Este tipo de personas que debemos evitar se caracterizan por realizar acciones y situaciones que generan escándalos y llamadas de atención sin ninguna razón. Cuando nos encontramos ante esta compañía, es mejor no seguirles la corriente y mantener la calma, sin involucrarnos en sus peticiones de atención.

Por lo general, su comportamiento se debe a una falta de seguridad personal, o menosprecio hacia tu propia persona. Por ello, cuanto más fuertes son sus gritos, más pretende tu atención.

No permitas que te afecten alejándote de dicho entorno y continuando hacia adelante. De la otra forma, lo único que conseguirás será frustrarte y posiblemente emplear un exceso de energía inútil

Estrategias para alcanzar la paz y la tranquilidad

El que siempre está en desacuerdo contigo

Es natural en parte que cada uno de nosotros hayamos experimentado en algún momento de nuestra vida aquella compañía que busca humillarnos, menospreciarnos o simplemente faltarnos al respeto sin motivo alguno.

Es natural porque sabemos que cada uno nos encontramos en un nivel dentro de nuestro propio crecimiento personal. Aquellos que no tienen consciencia de si mismos son los que buscarán, probablemente, no hacerte sentir bien contigo mismo.

Evita perder el tiempo tratando de cambiar a dicha persona y/o buscar ganar su aprobación. Tenemos que entender que cada uno somos responsables de nuestra forma de actuar y modo de sentir o vivir. De ahí que tu no tengas la responsabilidad de complacer a nadie. Lo mejor es tener clara esta premisa vital y aceptar que no todos somos iguales y necesitamos las mismas experiencias.

Pesimistas que te quitan la ilusión

No hables con aquellos que se ríen o burlan de tus sueños y anhelos. Estas compañías solo buscan disminuir tu potencial y hacer desaparecer tu confianza interna con sus comentarios sarcásticos y expectativas bajas. Lo único que pretenden es conseguir su propio placer a costa de tu persona.

Es importante que recuerdes que a la hora de conseguir nuestras metas y sueños tus posibilidades no están determinadas por las opiniones de los demás. No dejes de ser soñador e ilusionarte. Si necesitas rechazar las opiniones ajenas tanto como las limitaciones que no te pertenezcan, hazlo.

El ingrediente para desempolvar la mejor versión de tu persona es ver en ti mismo algo más grande de lo que los otros ven

Personas que debemos evitar, los manipuladores

Una persona manipuladora pretenderá imponer sobre ti mismo su punto de vista y controlar tus pensamientos con su negatividad. A la hora de evitarlas, no es complicado reconocerlas ya que puedes percibir que se centran demasiado en si mismas.

Manipular personas que debemos evitar

Otra característica a tener en cuenta para reconocerlas es que su entorno tan solo existe porque pueden emplear a dichas personas para obtener algún beneficio propio. Si necesitas su ayuda lo más seguro es que te respondan con una negativa o que están demasiado ocupados.

El que cree que debes ser diferente sin perdonar tus errores

Somos muchos los que hemos vivido con parte de personas que debemos evitar porque no perciben cuanto hemos madurado, cambiado y crecido. Siguen manteniendo el mapa mental que empleaban cuando éramos tan solo un niño, juzgándonos por ello.  Cuando ocurre esto, es sencillo aceptar tales afirmaciones porque somos nosotros mismos los que recordamos que alguna vez fueron ciertas y tuvieron razón.

Solo tú puedes entenderte y entender lo que sucede en tu persona. Y evidentemente malgastar tiempo intentando controlar lo que los demás piensan de ti es algo totalmente carente de sentido vital.

No tienes control sobre lo que los demás piensan de ti, pero solo tú puedes decidir qué hacer con sus opiniones. Y recuerda que aprendemos de nuestros errores, formando parte estos de cualquier proyecto para tu persona.

No permitas que las personas que forman tu núcleo de seguridad social te juzguen constantemente de acuerdo a tu pasado, o recuerden los errores que cometiste sin perdonártelos. Hazte la pregunta de ¿para qué no dejar a esa persona en el pasado y hacer tu futuro más positivo?

“Si me preguntas si me gusta tu compañía, la respuesta es sí. Sin embargo, si quieres saber si puedo vivir sin ti, la respuesta también es sí…”

-Paulo Coelho-