6 claves para hacer networking

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 6 enero, 2019
Edith Sánchez · 6 enero, 2019
Hacer netwoking es una vía expedita para conseguir trabajo o mejorar tu condición laboral. Siempre es mejor llegar a tiempo, que ser invitado. Aquí hay algunas claves para gestionar tus contactos adecuadamente.

Hacer networking, o gestión de contactos, es muy importante para conseguir trabajo o mejorar tu condición profesional. De una forma u otra, todos lo hacemos. Sin embargo, realizamos esa gestión de manera azarosa y espontánea, por eso muchas veces no surte el efecto deseado.

Para hacer networking adecuadamente, es importante diseñar un modelo de gestión de contactos que sea coherente y funcional. No es complejo, simplemente implica algo de sentido común, mucha capacidad de organización y pensamiento estratégico.

Todavía no estamos en entornos en los que la meritocracia surta pleno efecto. Muchos de los cargos y de las oportunidades circulan a través del voz a voz. Se llega a ellos al hacer networking. De ahí la importancia de esta actividad. Estas son cinco estrategias que te ayudarán a ser más eficiente en ese terreno.

Hacer negocios sin marketing es como guiñarle el ojo a una chica en la oscuridad. Sabes lo que estás haciendo, pero más nadie lo sabe”.

-Stwart H. Britt-

1. Tener objetivos profesionales claros

Para hacer networking de forma adecuada es necesario que tengas muy claros cuáles son tus objetivos profesionales. De ello va a depender tu estrategia. Trata de ser lo más preciso y específico posible en la definición de esos propósitos.

Evita las generalidades. Tu objetivo no es simplemente conseguir un trabajo o ascender en tu profesión. A esos nombres, ponle apellidos. Por ejemplo, no digas simplemente “quiero conseguir un trabajo”. Describe las principales características del trabajo que quieres ocupar. Eso te va a aclarar mucho el panorama.

Mujer pensando en los beneficios de encontrar la felicidad en el trabajo

2. Desarrolla tu marca personal

Tanto para tu desempeño profesional, como para hacer networking, es importante diseñar e implementar una marca personal. Esto se traduce como hacer una presentación de lo que eres, enfatizando en tus particularidades. Lo que te hace diferente de los demás.

La pregunta es: ¿cómo quieres ser percibido por tu entorno profesional? Obviamente, todos queremos que nos vean como los mejores. Pero tenemos que ir un poco más allá y detallar lo que nos hace especialmente fuertes en algún aspecto. Esto debe verse reflejado en todos los elementos de imagen que implementemos.

3. Diseña tus elementos de presentación

Lo mejor es que en tus redes sociales tengas un perfil personal y otro profesional. Tu perfil profesional debe estar acorde con tu marca personal y potenciarla. Comienza por la fotografía. No te permitas usar imágenes de mala calidad o muy casuales ante tus contactos profesionales. Que vean en ti lo que tú quieres que vean.

Es aconsejable hacer unas tarjetas personales, que incluyan la foto y tus datos básicos. Llévalas siempre contigo y entrégalas siempre que puedas. También es conveniente tener un CV impecable y muy profesional. Mantén actualizados tus datos en plataformas como LinkedIn y similares.

4. Hacer networking implica contactar

Es importante acopiar todos los contactos profesionales que sea posible, de acuerdo con los objetivos que te hayas planteado. Ningún contacto es malo, nunca sabes del todo cuál de ellos puede ser una valiosa ayuda. Si eres abogado, trata de tener un vínculo con todos los abogados y juristas con los que entres en contacto.

También es muy importante que busques los grupos relacionados con tu profesión. Hay muchas agrupaciones o foros que reúnen a la gente de tu especialidad. También hay infinidad de grupos privados en los que es muy positivo entrar. Vincúlate con todos ellos. Suelen ser espacios en los que circula información importante que no se encuentra en otras partes.

Personas haciendo networking

5. No pierdas el contacto

De cuando en cuando, envía un mensaje a los contactos que consideras estratégicos. Trata de no ser invasivo ni insistente. Basta con que envíes un corto mensaje de saludo, compartiendo algún contenido o realizando una pregunta concreta. Esto te mantendrá en el foco atencional de tus contactos. No olvides felicitarlos cada vez que obtengan un logro profesional.

Así mismo, no dejes que pase ninguna semana sin participar en uno de esos grupos, foros o reuniones en las que te has involucrado. Que vean que estás ahí. La participación genera actúa a modo de llamada de atención para los demás y afianza tu marca personal.

6. Revisa y reevalúa

Es conveniente que de manera periódica hagas una revisión. Ajusta los puntos oscuros en tu marca personal, actualiza y mejora lo que se pueda mejorar en tu perfil, cambia el aspecto de tus tarjetas personales, etc. Esto crea un proyecta una imagen de profesionalidad.

De la misma manera, investiga nuevos contactos, nuevos grupos, nuevas herramientas en el sector que te interesa, etc. Hazte presente en las conferencias, seminarios y otros eventos que se realicen en torno a tu profesión. Nunca sabes qué puedes obtener de un espacio de estos, además de información y conocimiento.

Hacer networking siempre vale la pena. No esperes que tu gestión de contactos dé frutos de inmediato, aunque a veces sí sucede. Lo importante es que generes una red a tu alrededor y que des lugar a nuevas sinergias.

Alastruey, R. (2010). El networking:(edición actualizada) (Vol. 33). Editorial Uoc.