7 maneras probadas de convertirse en un buen líder

Eva Maria Rodríguez · 5 enero, 2016

¿Cuáles son las cualidades de un buen líder? Los estudios apuntan que la asertividad, la adaptabilidad, la inteligencia y la conciencia son las características más importantes para un liderazgo fuerte. Pero, ¿qué hace bueno a un líder? ¿Cómo se puede convertir una persona en un líder fuerte?

Ronald E. Riggio, psicólogo y experto en liderazgo, explica que, según las investigaciones,  los líderes transformacionales, es decir, los líderes que son positivos, inspiradores y que empoderan y desarrollan seguidores, son mejores líderes. Según Riggio, este tipo de líderes los son más valorados por los seguidores y tienen equipos de mayor rendimiento.

Los líderes transformacionales son entusiastas, apasionados, auténticos y están llenos de energía. Estos líderes no solo se preocupan por ayudar al grupo a lograr sus objetivos, sino que también se preocupan por ayudar a cada miembro del grupo a alcanzar su pleno potencial. Implementar las siguientes estrategias te ayudarán a convertirte en ese líder transformacional que puede conseguir cambios profundos y avances importantes.

Descubre y comprende tu estilo de liderazgo actual

Comprender tu estilo de liderazgo actual  es esencial para poder implementar los cambios necesarios para convertirte en un mejor líder transformacional. Para ellos debes analizar cuáles son tus fortalezas y cuáles con las áreas en las que necesitas mejorar.

Solo cuándo descubras cuáles son tus puntos fuertes y tus debilidades podrás empezar a realizar cambios.

Hombre con paraguas rojo seguido por personas con paraguas grises

Estimula tu creatividad de líder

La estimulación intelectual es una de las cualidades de liderazgo que definen el liderazgo transformacional. Tus seguidores necesitan ser alentados a expresar su creatividad, de modo que los líderes eficaces deben ofrecer nuevos retos con un amplio apoyo para lograr los objetivos.

Ofrecer nuevos desafíos a los miembros del grupo con objetivos al alcance de sus capacidades es una forma de fomentar la creatividad.

Sé apasionado

Los grandes líderes no solo se centran en lograr que los miembros del grupo alcancen sus objetivos, sino que muestran una verdadera pasión y un gran entusiasmo para esos proyectos. La gente debe ver esa pasión. No basta con intuirla.

La pasión debe ser auténtica y debe mostrarse con naturalidad, destacando el progreso y la contribución al grupo.

Escucha y comunícate eficazmente

En línea con lo anterior, ser un buen líder transformacional supone ser capaz de establecer una comunicación uno a uno con los miembros del grupo. Los buenos líderes deben expresar preocupación sincera por los miembros de su grupo, tanto de forma verbal como no verbal.

Saber escuchar y comunicarse con eficacia es fundamental para que los miembros del grupo se sientan capaces de hacer contribuciones y recibir reconocimiento por sus logros.

Tener una actitud positiva

Los líderes transformacionales tienen una actitud positiva y optimista que funciona como fuente de inspiración para sus seguidores. La actitud del líder se contagia, por lo que es necesario mostrar aquella más eficaz para el logro de los objetivos. Y es muy difícil cambiar y progresar con actitudes apáticas o negativas.

Con una actitud positiva es posible ver que en las peores circunstancias hay posibilidades y encontrar soluciones creativas a los problemas.

Fomenta la participación

Los líderes que fomentan la participación de los miembros del grupo animan a los demás a tomar un papel activo en la creación de ideas y planes, conservando la última palabra sobre las decisiones.

La investigación ha demostrado que el uso de un estilo de liderazgo democrático conduce a un mayor compromiso, soluciones más creativas a los problemas y la mejora de la productividad.

Monigotes ayudándose a subir una cuesta

Motiva y ofrece recompensas

Los líderes transformacionales proporcionan motivación inspiradora animando a los demás a entrar en acción. Además, ofrecen recompensas y reconocimientos, que son las mejores maneras de ayudar a que los otros se sientan apreciados y felices y, a su vez, más motivados aún.

El reconocimiento público es uno factor motivacional de gran eficacia.