7 señales de desenamoramiento

Edith Sánchez·
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González al
Las relaciones, al igual que las personas, cambian, se trasforman. Las dinámicas adquieren nuevos patrones. Ahora bien, ¿cuáles de estas variaciones constituyen señales de alarma en una pareja?
 

Dicen que el amor es como la tos, porque no se puede ocultar. Con la falta de amor ocurre algo similar. Hay señales de desenamoramiento muy notorias que a veces no se ven o no quieren verse; significan que la pareja está entrando en cuidados intensivos.

Las señales de desenamoramiento tienen que ver con una pérdida de vitalidad en la relación. Esta se manifiesta de muchas maneras, que van desde barreras en la comunicación, hasta una evidente falta de interés por el otro. En este contexto, a veces también aparece la infidelidad.

Las señales de desenamoramiento configuran una invitación para hacer un alto. A veces esa pausa permite retomar el rumbo y otras veces simplemente ayuda a constatar que todo ha terminado. A continuación, hablaremos de algunas de estas señales.

Debemos amar, no caer en el amor, porque todo lo que cae, se rompe”.

-Taylor Swift-

Pareja separada

1. Bajo entusiasmo en los encuentros

Cuando alguien está enamorado, añora el momento de encontrarse con la persona que ama y muestra mucho entusiasmo cuando tiene al frente a ese alguien. Ese interés se ve reflejado en su actitud vital, su sonrisa y la motivación frente al diálogo y a cualquier actividad que se comparta.

 

Una de las señales de desenamoramiento aparece cuando los encuentros comienzan a espaciarse y el interés se pierde. Quizás la puntualidad se resienta, tal vez la actitud es más apagada o despreocupada. Estos pueden ser indicadores de que el otro ya no despierta sentimientos, que ya no inspira la fuerza suficiente como para mover montañas altas.

2. Disminución de proyectos comunes

A medida que el amor se erosiona, también lo hacen los proyectos que se tienen en común. Lo frecuente es que una pareja cuente con una agenda compartida, además de la individual; además, en una pareja con buena salud, esta agenda se actualiza, cabiendo en ella planes a corto, medio y largo plazo.

Por lo tanto, el debilitamiento del amor se manifiesta en el empobrecimiento del contenido de esta agenda, además de en el incumplimiento de mucho de lo que ya hay escrito en ella. Momentos en los que espacio individual se hace muy grande frente al espacio compartido.

3. Reducción de expresiones de afecto

Esta es una de las señales de alerta más importantes. Lo usual es que las parejas se expresen el afecto en las primeras etapas de la relación. Lo hacen a través de las palabras, de los mimos, los detalles… Atención y comprensión muy altos motivados por un interés muy marcado.

 

Si el amor palidece, muy con esto se refleja en la disminución o empobrecimiento de esas expresiones. Es obvio que estas disminuyan a medida que avanza la relación, pero cuando comienzan a ser la excepción y no la regla, probablemente el sentimiento ya no es tan fuerte.

4. Comunicación rutinaria, una de las señales de desenamoramiento

Cuando la pareja mantiene viva la relación, también conversa con frecuencia. Hay mucho interés en conocer al otro, saber lo que piensa, consultar su opinión, etc. Parece como si los temas jamás se agotaran y la palabra pasara a ocupar un lugar importante dentro del vínculo.

A medida que los sentimientos se desvanecen, también el otro puede comenzar a verse como alguien predecible. Por lo mismo, el interés en comunicarse con esa persona desciende y comienza a ser sustituido por un intercambio rutinario de mensajes.

5. Falta de deseo sexual

En una pareja, el sexo es mucho más que una expresión de placer físico. La sexualidad nutre la intimidad, fortalece la comunicación, la confianza y el amor mutuo. Los estudios nos dicen que con el tiempo la pasión deja hueco o abre espacio a la complicidad, pero esto no significa que se empobrezca la sexualidad.

 

En una pareja que se ama, la sexualidad se va tornando más pausada y menos efervescente, pero sigue siento un foco de interés para ambos. Si desaparece el deseo por el otro, probablemente esto se debe a que el amor también se está acabando. El sexo refleja en gran medida el vínculo de pareja.

6. Síntomas de infidelidad

Otra de las señales de desenamoramiento tiene que ver con el compromiso exclusividad que suele primar en la mayoría de las parejas. No es necesario que uno de los dos incurra en una infidelidad concreta para que aparezcan los síntomas de esta.

Lo que suele suceder es que, cada vez con mayor frecuencia/intensidad, uno de los dos, o ambos, se sienten atraídos por otras personas. Quizás no se haga nada para alimentar esos intereses ajenos a la pareja, pero esto no evita que una y otra vez se piense en terceros en términos románticos.

Mujer abrazada a su pareja pensando en otro hombre

7. Poca preocupación por la apariencia personal

Una de las formas en las que se manifiesta el erotismo en una pareja es a través del cuidado personal. Cada uno quiere estar atractivo para el otro. Lo habitual es que se preocupen por su apariencia cuando están con el ser amado; por eso pueden echarse perfume o cuidar el uniforme cuando están con su enamorado/enamorada.

 

Si el amor comienza a desaparecer, también se suele evaporarse ese interés por atraer a la pareja. Así, podrían producirse descuidos importantes en ocasiones que ameritarían un cuidado especial de los detalles, como una salida especial o una celebración.

Las señales de desenamoramiento no necesariamente son el preludio de un final para la relación. A veces son el anuncio de una ruptura, pero en otras ocasiones se convierten en una llamada de atención, una señal de alerta que anuncia que es necesario variar el rumbo.

Santa Bañeres, A. (1996). El desamor. Scriptura, 12, 173-84.