7 señales del Parkinson de inicio precoz

Francisco Pérez · 29 mayo, 2018

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurodegenerativo. Afecta al sistema nervioso, produciéndose unos mecanismos de daño y posterior degeneración de las neuronas ubicadas en la sustancia negra.

La edad promedio de inicio es de 60 años, y la incidencia aumenta significativamente con la edad. Sin embargo, alrededor del 5 al 10 por ciento de las personas con enfermedad de Parkinson tiene un inicio precoz, que comienza antes de los 50 años de edad.

Algunos casos de aparición temprana están vinculados a las mutaciones de genes específicos, tales como el gen de la parkina. Las personas con uno o más familiares cercanos con Parkinson corren un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad.

No obstante, el riesgo total sigue siendo apenas del 2 al 5 por ciento, a menos que la familia tenga una mutación genética conocida para la enfermedad. Se estima que entre el 15 y 25 por ciento de las personas con Parkinson saben que tienen un pariente con la enfermedad.

En casos muy raros, los síntomas parkinsonianos pueden aparecer en las personas antes de los 20 años de edad. Esta enfermedad se conoce como parkinsonismo juvenil. Generalmente comienza con distonía y bradicinesia y los síntomas a menudo mejoran con el medicamento levodopa.

¿Qué es la enfermedad de Parkinson?

La primera descripción de la enfermedad fue hecha por el médico James Parkinson en 1817. Este médico británico observó a seis pacientes con los típicos síntomas de la enfermedad. La denominó “parálisis agitante”. Posteriormente, fue el célebre neurólogo francés Charcot quien le otorgó el nombre de enfermedad de Parkinson.

Como decíamos al principio, la enfermedad afecta al sistema nervioso, produciendo la degeneración de las neuronas de la sustancia negra. Estas neuronas producen dopamina. La dopamina es una sustancia química fundamental para que el movimiento del cuerpo se realice correctamente.

Parkinson a nivel cerebral

Cuando el cerebro no dispone de suficiente dopamina para mantener un buen control del movimiento, los mensajes de cómo y cuándo moverse se transmiten de forma errónea. Aparecen, entonces, de forma gradual, los síntomas motores típicos de la enfermedad.

También se ha visto que hay otras neuronas afectadas en la enfermedad de Parkinson. Por lo tanto, otros neurotransmisores como la serotonina, noradrenalina y acetilcolina también se ven afectados. Esto explicaría otros síntomas no motores de la enfermedad.

El Parkinson de inicio precoz

Cuando pensamos en alguien con la enfermedad de Parkinson, visualizamos a una persona mayor con temblor en las manos. Camina muy lentamente con la espalda un poco encorvada. Parece que presenta cierto grado de rigidez corporal. Es cierto que esta imagen no se aleja mucho de la realidad.

Sin embargo, el temblor, la rigidez y el enlentecimiento al caminar no son los únicos síntomas de la enfermedad de Parkinson. Además de estos y otros síntomas motores, existe un amplio rango de síntomas que no son motores.

Estos síntomas no motores están relacionados con cambios cognitivos, conductuales y emocionales. Pueden provocar serias dificultades en el día a día de los pacientes.

Por otro lado, no es raro que los síntomas motores y no motores típicos del parkinson se manifiesten en personas muy jóvenes. Aunque la enfermedad es más común en personas mayores, no es exclusiva de estos.

Los primeros síntomas del Parkinson de inicio temprano o precoz, también conocido como parkinson juvenil, pueden ser precisamente los menos típicos, los que no son motores. Debido a que los síntomas del Parkinson no son exclusivos de esta enfermedad, sino que son compartidos con otras patologías, el diagnóstico a veces resulta complicado.

Adolescente triste

7 señales del Parkinson de inicio precoz

Existen una serie de síntomas que nos pueden alertar del inicio precoz de la enfermedad de Parkinson. Existen más señales, pero vamos a centrarnos en estas siete.

  • Trastornos del sueño. Los trastornos más habituales son el insomnio (dificultades para dormir), el síndrome de piernas inquietas y el trastorno de conducta del sueño REM.
  • Depresión. Suele ser uno de los primeros síntomas en aparecer y de hecho se considera un indicador precoz de la enfermedad.
  • Otras alteraciones del estado de ánimo. Además de los síntomas depresivos, son muy habituales la ansiedad y la apatía. Estos síntomas pueden influir en las ganas de buscar ayuda y soluciones.
  • Alteraciones cognitivas. Mucha gente con Parkinson de inicio precoz manifiesta que les cuesta hacer más de dos tareas a la vez. También pueden alterarse otras funciones en el Parkinson de inicio precoz, como son el funcionamiento ejecutivo, el enlentecimiento del pensamiento, problemas de atención y concentración, problemas de memoria y demencia.
  • Temblor. Aunque suele iniciarse en las manos, en algunos pacientes empieza en la mandíbula o en uno de los pies. Lo más característico de este temblor es que se produce en reposo.
  • Bradicinesia. Es una pérdida gradual del movimiento espontáneo. Se manifiesta con un enlentecimiento general del movimiento. Es uno de los síntomas más incapacitantes y frustrantes.
  • Fatiga. En el Parkinson de inicio precoz existe una sensación de estar todo el tiempo cansado, sin fuerzas físicas para nada.

Como hemos visto, el Parkinson no es una enfermedad exclusiva de “personas mayores”. Existe un tipo de Parkinson de inicio precoz que puede llegar a ser muy desconcertante. Estas siete señales pueden ayudarte a acudir a un especialista que realice un diagnóstico precoz de la enfermedad.