9 extraordinarias frases de Jacques Lacan - La Mente es Maravillosa

9 extraordinarias frases de Jacques Lacan

Edith Sánchez 10 noviembre, 2017 en Frases 7 compartidos
rostro representando las frases de Jacques Lacan

Muchas de las frases de Jacques Lacan son el reflejo de su teoría. Una de las perspectivas más complejas, profundas e interesantes del siglo XX.

Lacan fue un médico, psiquiatra y psicoanalista francés que se apartó del psicoanálisis ortodoxo. Pese a que siempre dijo que sus tesis eran un retorno a Sigmund Freud, Lacan introdujo elementos novedosos como la teoría del lenguaje y las matemáticas.

Por su propia naturaleza, el psicoanálisis no es una doctrina, ni una teoría monolítica. Algunos afirman que hay tantos enfoques del psicoanálisis como psicoanalistas. Aún así, a lo largo de la historia se han conformado distintas escuelas como la lacaniana.

A día de hoy el psicoanálisis lacaniano sigue dando de qué hablar. Es, sin duda, uno de los más controvertidos de la historia. También uno de los más sugestivos y admirables. Probablemente todavía no lo comprendemos del todo. Sin embargo, vale la pena traer a colación algunas de las frases de Jacques Lacan que condensan parte de su pensamiento. Estas son algunas de ellas.

Como lo ha dicho un día Picasso, para gran escándalo de la gente que le rodeaba: yo no busco, yo encuentro”.

-Jacques Lacan-

1. La verdad y el engaño

Lacan tiene frases aparentemente contradictorias como la siguiente: “La verdad es el error que escapa del engaño y se alcanza a partir de un malentendido”. Para este pensador, lo que circula diariamente entre las personas no es la verdad. No es que cada quien se proponga engañar a los demás, sino que desconoce su propia verdad. Por eso no puede expresarla.

mujer sujetando su rostro representando las frases de Jacques Lacan

Sin embargo, hay momentos en los que la verdad “se escapa”, por decirlo así. Cuando se comete un lapsus, por ejemplo. O cuando se habla sin pensar. Aparentemente, esto es producto de un error y da origen a un malentendido pero en realidad, es la verdad abriénndose paso a paso y dando luz a la situación.

2. El inconsciente y el lenguaje

Jacques Lacan recibió una fuerte influencia de la teoría del lenguaje, muy en boga a mediados del siglo XX. Al psicoanálisis clásico de Freud, Lacan introdujo conceptos netamente lingüísticos. Uno de los más importantes es: “La estructura del inconsciente es similar a un lenguaje”.

Para Lacan, el inconsciente funciona como si fuera un lenguaje. Esto quiere decir que para conocerlo y comprenderlo se deben emplear pautas similares a las que se utilizarían para descifrar una lengua. Por ejemplo, los sueños deben interpretarse como metáforas o metonimias.

3. Una de las más enigmáticas frases de Jacques Lacan

El amor es uno de los temas más recurrentes en las frases de Jacques Lacan. Su perspectiva al respecto es enigmática y a la vez fascinante. Una de sus sentencias más conocidas dice: “Amar es dar lo que no se tiene a quien no es”.

pareja con velo besándose representando las frases de Jacques Lacan

Para Lacan, el amor, así como mucho de lo que llamamos “realidad”, es un equívoco. Entre quienes se aman hay una promesa que en realidad es falsa: complementarse, darse la felicidad. Aunque este compromiso no se establezca explícitamente, brilla en el fondo de las relaciones amorosas. Por eso Lacan dice que se da lo que no se tiene.

Al mismo tiempo, la otra persona no se percibe de una forma real. A ese otro se le adjudican propiedades que responden a necesidades o marcas inconscientes. No se ama realmente a ese otro, sino a la imagen que nos formamos de él, a nuestros deseos y carencias. Por eso concluye diciendo que se ama a quien “no es”.

4. El amor y la traición a sí mismo

El amor en Lacan es, sobre todo, un tipo de vínculo que nace a partir de la palabra. Si no hay palabra, lo que existe es el enamoramiento. Es decir, una fascinación imaginaria. Mientras que el deseo sexual convierte al otro en un objeto de satisfacción, el amor lo trasciende. Se dirige al otro como ser, no como objeto.

Se ama, entonces, al ser del otro. Se aceptan sus fallos y sus debilidades. Cuando trasciende el simple deseo de ser amado por otro, el amor se convierte en un don activo. Sin embargo, este amor también tiene un límite, que queda establecido en una de las frases de Jacques Lacan: “Cuando el ser querido va demasiado lejos en la traición a sí mismo y persevera en el engaño de sí mismo, el amor no lo sigue más”.

Cuando hay amor, se ama al ser del otro. Ese ser se traiciona a sí mismo constantemente y aún así, se sigue amando. Sin embargo, cuando esta traición llega muy lejos, al punto que se desfigura el ser, desaparece el sentimiento. En otras palabras, se deja de amar a quien se traiciona a sí mismo, se engaña y deja de ser esa persona a quien hemos amado.

5. Otra de las contundentes frases de Jacques Lacan

Una de las frases de Jacques Lacan dice lo siguiente: “Te pido que rechaces lo que te ofrezco porque no es eso”. Esta sentencia se refiere principalmente a la relación que hay entre un psicoanalista y su paciente. Lacan no lo llamaba “paciente”, sino “analizante”, dado que su posición era activa dentro del psicoanálisis.

El analizante no es del todo consciente de lo que va a buscar en un psicoanálisis. El vínculo con el psicoanalista adopta diferentes formas a lo largo del proceso. Las palabras que dice este analizante no son las que describen su verdad. Y esas palabras son lo que él ofrece en ese proceso.

La frase, por lo tanto, tiene que ver con la posición ética del psicoanalista. Lo suyo es rechazar lo que el analizante ofrece. Esto es, un equívoco. Esta es una de las frases de Jacques Lacan que alude al proceso psicoanalítico y que lo enmarca, sobre todo, como un terreno ético.

6. La culpa y el deseo

Las frases de Jacques Lacan no están diseñadas para facilitar la comprensión de los lectores. Por eso muchas de ellas son enrevesadas y parecen herméticas.  La mayoría no permiten un análisis literal, sino que sugieren o remiten a otros significados.

“Solo se siente culpable quien cedió su deseo” es una de esas frases de Jacques Lacan que se ha interpretado de diversas formas. Para entender esta sentencia hay que decir primero que para Lacan, en una cara de la moneda está la culpa y en la otra la responsabilidad. La culpa es un reproche del “súper yo”, esa conciencia irracional del deber. La responsabilidad es, ante todo, conciencia del verdadero deseo del sujeto.

Por lo tanto, lo que quiere decir esta frase es que mientras no se tenga conciencia del deseo, siempre aparecerá la culpa. Reconocer lo que en verdad se quiere es un acto de responsabilidad. Si uno se responsabiliza de su deseo, no se niega, ni se cede, siendo la consecuencia la desaparición de la culpa.

7. Sobre la fidelidad

La fidelidad es un tema eterno. Dentro de las frases de Jaques Lacan que se refieren al tema, hay un texto que es muy diciente al respecto: ¿Puede existir algo que justifique la fidelidad, que no sea la palabra empeñada? Sin embargo la palabra empeñada muchas veces es empeñada a la ligera. Si no se la empeñase así, es probable que se la empeñara mucho más raramente”.

pareja representando las frases de Jacques Lacan

La palabra es el eje central en toda la teoría de Lacan. En este caso, liga directamente la fidelidad a la palabra. Parece sugerir que esa fidelidad amorosa no es natural, ni espontánea. Por el contrario, solo se funda o comienza a existir, si se adquiere el compromiso de ser fiel mediante la palabra.

La pareja no debería dar por hecho que la fidelidad forma parte de la relación de forma natural. Tampoco es razonable que empeñe su palabra en ser fiel, si antes no analiza las posibilidades reales de cumplirla.

8. La carencia y el amor

Jacques Lacan dice: “Se puede amar a alguien no sólo por aquello que tiene, sino, literalmente por aquello de lo que carece”. El amor se dirige al ser integral del otro. A su particularidad. A todo lo que es y también a todo lo que le falta. No se ama “a pedazos” o por partes. El sentimiento se experimenta por todo el ser del otro.

En la frase de Lacan la palabra clave es “literalmente”. En principio, esto remite a la diferenciación sexual de ambos géneros. Los hombres tienen aquello de lo que las mujeres carecen físicamente: el falo. Al mismo tiempo, los hombres no tienen lo que sí posee la mujer: su anatomía, su capacidad de albergar la gestación.

Por lo tanto, se ama literalmente la carencia del otro. El hombre a la mujer, porque ella no posee un falo, en términos físicos. La mujer ama al hombre porque carece de lo que sí tiene ella. Aunque esta explicación se puede trasladar al plano de lo simbólico también.

9. El arte en Lacan

El arte es otro de los temas frecuentes en la teoría de Lacan. Para el psicoanálisis, el único mecanismo de defensa inconsciente que resulta exitoso es la sublimación. A través de ella se transforman los impulsos instintivos en productos culturales válidos. Son fruto de la sublimación el arte, la ciencia y toda la actividad creativa.

Jacques Lacan

Frente al arte, Lacan señala: “Todo arte se caracteriza por un cierto modo de organización alrededor de un vacío”. Esto quiere decir que lo que se sublima escapa a la conciencia. Realmente no se sabe qué es. Se trata de algo que es inexpresable con palabras. Un vacío alrededor del cual se organiza la creación.

Aunque ciertamente las frases de Jacques Lacan, así como toda su teoría, no son fáciles de comprender, encierran un profundo conocimiento. Este ha sido un modesto intento de penetrar en esos enigmas, pero claro está que no alcanza a dilucidar uno de los enfoques más brillantes acerca de la mente humana.

Edith Sánchez

Escritora y periodista colombiana. Ganadora de varios premios de crónica y de gestión cultural. Algunas de sus publicaciones son "Inventario de asombros", "Humor Cautivo" y "Un duro, aproximaciones a la vida".

Ver perfil »
Te puede gustar