ACCEPTS o las 7 claves para aprender a tolerar el malestar - La Mente es Maravillosa

ACCEPTS o las 7 claves para aprender a tolerar el malestar

Alicia Garrido Martín 15, Mayo 2017 en Psicología 964 compartidos
Mujer sintiendo malestar con un cojín

Seguro que muchas veces has sentido que no puedes controlar un determinado malestar y que todas las iniciativas que tomas solo parecen contribuir a que se haga más intenso. Así, habrás llegado a la conclusión que controlar un torrente de emociones desagradables que luchan por salir es una tarea bastante complicada. A veces la clave resulta estar en tolerar ese malestar sin enfrentarte a él de manera directa.

Habrás escuchado hablar de la “tolerancia a la frustración” y de como es bueno educar a nuestros hijos bajo este principio. Principio cargado de sentido común ya que la vida no nos va a dar siempre lo que queremos ni va disponer el azar en función de nuestros intereses ni va a tener en cuenta el momento en que lo queremos ni cómo lo queremos.

La vida nos frustrará. Es como si nos provocara para ser más fuertes. Los planes no saldrán muchas veces como teníamos pensado y este cambio no será para peor si sabemos ponerlo a nuestro favor. Habrá cambios inesperados que trastocaran nuestra existencia y nos pondrán a prueba.

Por eso es importante educar a nuestros pequeños desde este principio. Porque si no, a la mínima que se sientan frustrados, tirarán la toalla o la ira se apoderará de ellos. La frustración si requiere de algo, es de ser gestionada con inteligencia.

ACCEPTS: habilidades para tolerar mejor el malestar

Con el malestar nos pasa algo parecido. Es un dolor sordo que aparece y que no se va fácilmente. Aparece con un sentido y con un motivo, como toda emoción. Por ello es importante escuchar e interpretar este sentido, para una vez escuchado y entendido, poder actuar.

No se trata de hacer oídos sordos ni taparnos los ojos ante lo que no nos gusta, en cambio si se trata de que no inunde nuestra vida o no tome el gobierno de nuestro comportamiento. Precisamente de esto trata la ACCEPTS. Son las siglas en inglés de una serie de habilidades muy útiles para tolerar el malestar y la angustia que nos invaden en muchas ocasiones. Y a veces incluso de manera mantenida en el tiempo.

1. Encontrar una actividad para canalizar la frustración

Se trata de realizar alguna actividad de la que disfrutes y en la que te sientas cómodo y realizado. Una actividad en la que puedas fluir y te reporte tranquilidad, siendo esa fuente de sensaciones positivas que rara vez te ha fallado. Encuentra “tu” actividad. Cada uno elegirá una actividad que encaje con su forma de ser y con cómo quiere sentirse en ese momento.

Mujer andando con zapatillas de deporte

Para algunos será dibujar lo que está en su mente. Otros desconectarán montando en bicicleta o corriendo y para otros lo mejor será tocar un instrumento musical… Encuentra tu actividad y deja que sea ella la que reblandezca ese malestar para que poco a poco se vaya.

2. Contribuir para mejorar nuestro entorno

Cuando hablamos de “contribuir” nos referimos a dedicar nuestro tiempo a los intereses de otros, a ayudar o a colaborar con los demás por el único y sencillo placer de hacerlo. Se trata de sentirnos útiles y de mejorar nuestro entorno. Cuando contribuimos al bienestar de los seres que nos rodean nuestro sentido de eficacia personal aumenta, y como consecuencia de ello el malestar también tiende a esfumarse.

Mujer con perro3. Hacer comparaciones realistas

A veces poder compararse con alguien que está pasando por una situación peor nos alivia en cierta manera. O incluso compararse con uno mismo en otro momento en que se estuvo en una situación más difícil. Todo ello nos hace poner una distancia de cómo nos sentimos. Muchas veces tendemos a vernos como el mismo ojo del huracán.

El lugar donde nace y se desarrolla el caos. En este sentido, tomar distancia del centro de esta fuerza destructora y hacer una valoración realista de nuestra situación es un ejercicio saludable para que el malestar se marche. En este sentido, evitará, por ejemplo que sigamos maltratando a nuestra autoestima.

4. Emociones frente a emociones

Este punto está muy relacionado con el primero, el de la actividad. Se trata de realizar motivar emociones distintas a las que estamos sintiendo y una forma de hacerlo puede ser mediante actividades. Esto nos ayudará a abandonar el estado emocional que tan poco nos gusta.

En este sentido, no te preocupes por lo que los demás piensen o puedan pensar. No te encierres en casa después de una ruptura por mucho que alguien piense, si no lo haces, que la relación no te importaba. Si es lo que te apetece hazlo, pero si sientes que no es lo que toca, no lo hagas. Probablemente la persona que te critique no es la que te va a ayudar ni la que te quiere.

5. Alejar

Con “alejar” nos referimos a poner esa situación que nos genera tanto malestar en un segundo plano por un tiempo. Esta idea no vale para todas las situaciones, pero para muchas sí. Piensa que gran parte de tu malestar se puede ir si haces un esfuerzo por enfocar tu atención mental a un lugar diferente al que lo provoca.

Ya nos ocuparemos de ella más tarde si necesitamos hacerlo. Ocuparnos de otra actividad nos ayudará a rebajar ese nivel de malestar que sentimos. Nos ayudará una vez más a distanciarnos de ese huracán emocional.

6. Los pensamientos son el alimento de las emociones

A veces solo necesitamos dejar de alimentar la emoción con pensamientos. Cuando lo hacemos, sencillamente, muchas emociones mueren. Por ejemplo, es muy positivo aprender de los errores, especialmente para no repetirlos; lo que no es positivo es instalarnos en el perpetuo lamento, generando hipótesis y mundos alternativos que responden a “qué hubiera pasado si…”.

Aprende, repara y olvida. Recuerda la enseñanza, pero olvida el hecho. No vuelvas y una y otra vez a él para castigarte. Si lo haces te perderás porque todos los castigos de ese tipo terminan convirtiéndose en un laberinto de sombras en el que solo habita el miedo.

7. Sensaciones

En este punto podemos generar una sensación que vayamos a percibir de manera intensa para ayudarnos a descentralizar nuestra atención del malestar que sentimos. Con sensaciones nos referimos a las que podemos percibir con nuestros sentidos. Una buena comida, una película que nos inspire, un masaje relajante…

Sensaciones que nos anclen a la vida y nos hagan sentir que formamos parte de nuestra existencia. Por tanto, poder tolerar el malestar que sentimos es algo que debe nacer en nosotros. Además es una tarea para que existen diferentes estrategias o pasos, como hemos visto, que distan mucho del enfrentamiento directo con dicho malestar.

Alicia Garrido Martín

Psicóloga humanista y habitante de este mundo. Amante de todo lo que ayude a expresar lo que el corazón siente y grita. La música, el dibujo y la escritura son mis vehículos favoritos para satisfacer esta necesidad.

Ver perfil »
Te puede gustar