Adicción a las TIC: intervención psicológica

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 2 noviembre, 2018
Pedro González Núñez · 4 noviembre, 2018
Ante la adicción a las TIC, se ha de procurar una intervención psicológica basada en un equipo multidisciplinar de profesionales.

La adicción a las TIC se ha convertido en un verdadero problema. Esta situación, que de forma habitual asociamos a niños y adolescentes, comienza a ser problemática también para un buen número de adultos.

Según la OMS, o sea, la Organización Mundial de la Salud, entendemos como adicción a las TIC a la enfermedad psicoemocional y física capaz de crear dependencia o necesidad hacia una actividad relacionada con la tecnología de la información o la comunicación.

Hoy día, si miramos los datos que proporciona el INE, el 99,2% de los hogares españoles tienen al menos una televisión. Además, el 96,4% de los ciudadanos dispone de un teléfono móvil y más del 75% tiene acceso a internet. Es más, la estadística demuestra que la población entre 16 y 74 años es activa en la red en una proporción que supera el 80%.

Es decir, el uso de las TIC es algo común en nuestro día a día. Prácticamente todos miramos el móvil en algún momento de nuestra jornada, jugamos a algún videojuego o nos conectamos a internet.

“La adicción no es más que un sustituto muy degradado de una verdadera experiencia de gozo”.

-Deepak Chopra-

El problema de la adicción a las TIC

Pero, ¿qué sucede si un gesto tan sencillo como mirar el smartphone para comprobar si hemos recibido algún mensaje se convierte en una constante tan habitual que hasta sentimos ansiedad si no tenemos cerca el teléfono móvil?

Aquí es cuando aparece el problema de la adicción. Cuando una persona que no se puede conectar a internet, sufre un estado de ansiedad tal que no resulta natural. Entonces, comienza un uso abusivo de las nuevas tecnologías que está considerado psicológicamente dentro del grupo de las adicciones.

Chico mirando el móvil por la noche

Obviamente, las consecuencias de este tipo de adicción son variadas y dependen del individuo en cuestión. Por ello, en cada persona se pueden manifestar de una forma u otra dependiendo de diversos factores.

Entre los síntomas más habituales encontramos el nerviosismo, la agresividad, el aislamiento del entorno o los trastornos del sueño. Pero no son estos los únicos, ya que esta adicción afecta a la persona a todos los niveles, desde el aspecto social hasta el personal y fisiológico.

El tratamiento psicológico para la adicción a las TIC

Ante este problema, el equipo especializado en psicología de la Universidad Internacional de Valencia ha editado una pequeña guía llamada ‘Las áreas de la psicología y la aplicación de las nuevas tecnologías’ en la que se incide en el tratamiento psicológico eficaz para este tipo de adicción.

Según este equipo especialista, el tratamiento de una adicción, en este caso a las tecnologías de la información y la comunicación, se debe centrar en dos objetivos principales. Por un lado, el abandono de la adicción y, por otro, la prevención de futuras recaídas.

Durante el tiempo de tratamiento de una adicción serán varios los especialistas que se han de involucrar. Los principales actores profesionales serán psiquiatras, psicólogos y trabajadores sociales. No obstante, también jugarán un papel muy importante la familia y el entorno de la persona afectada.

Dentro de este equipo multidisciplinar de especialistas se realizará una investigación que sirva para analizar cada caso concreto de manera que se pueda tratar la consecuencia buscando en su origen y en su entorno laboral, familiar y social.

Consulta psicológica

Fases del tratamiento de la adicción a las TIC

Un equipo especialista en la intervención de adicciones suele definir el tratamiento que se ha de llevar a cabo en cuatro fases de acción. Vamos a verlas brevemente:

  • Fase I. Motivación: es la fase en que el paciente debe reconocer su problema y entender que ha de solucionarlo. Así pues, buscará ayuda profesional. En este momento, el entorno más cercano será fundamental.
  • Fase II. Desintoxicación: entra en juego el equipo de expertos y profesionales que ha de lograr que el paciente sea consciente de su adicción a las TIC para que vea las consecuencias que causa en su entorno.
  • Fase III. Deshabituación: este es un momento crítico, ya que el paciente ha de demostrar fuerza de voluntad y gran paciencia. Necesita mucho apoyo para retomar su vida habitual a la vez que controla su adicción.
  • Fase IV. Rehabilitación: finalmente, encontramos la última fase en la que el paciente recupera sus habilidades previas a la adicción. Volverá a retomar sus relaciones sanas y naturales con su entorno.

La adicción a las TIC tiene una posible solución previa: la prevención. Es importante que, como padres o tutores, seamos conscientes del riesgo que corren nuestros pequeños y adolescentes. Nosotros somos sus modelos por lo que deberíamos ponérselo fácil.