Adolescencia y ritos de transición: ¿por qué son importantes?

El paso de la niñez a la edad adulta no siempre está tan claro, delimitado y acompañado como debería. Te contamos por qué los ritos de transición son importantes a este respecto.
Adolescencia y ritos de transición: ¿por qué son importantes?
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz.

Última actualización: 20 octubre, 2022

A lo largo de la vida, atravesamos diferentes etapas de transición. De todas ellas, la adolescencia es una de las más relevantes. Durante este periodo, dejamos atrás la infancia y empezamos a consolidar una identidad como adultos. Este cambio, además, suele ir acompañado de ciertos rituales que pueden ayudar a suavizar el impacto de este cambio.

Generalmente, es el factor biológico el que determina este momento. Según dicho parámetro, la adolescencia es el periodo entre los 12 y los 18 años, y lleva aparejados una serie de cambios importantes. El cuerpo madura, la psicología se hace más compleja y a nivel social nos enfrentamos a desafíos y roles más exigentes. No obstante, los jóvenes no siempre cuentan con el apoyo y el reconocimiento a esta transformación.

Adolescencia y transformación

Aunque la adolescencia se enmarca en medio de una transición biológica importante, lo cierto es que lo fisiológico, lo psicológico y lo social no necesariamente van a la par. Muchos jóvenes, que podrían ser ya considerados hombres y mujeres, realmente no tienen las herramientas para ser adultos funcionales ni adoptan estilos de vida acordes a lo esperado.

En base a esto, vemos como en la sociedad occidental la adolescencia se alarga cada vez más, encontrándonos con fenómenos como el eterno adolescente o el nido lleno. Varios autores consideran que la adolescencia dura hasta los 24 años, y muchos jóvenes se niegan a crecer y asumir las responsabilidades que les corresponden.

Por otro lado, tenemos la noción de la adolescencia como una etapa de cambios bruscos, violentos y turbulentos. Muchos padres temen el momento en que sus hijos alcancen esta etapa, por miedo a la rebeldía, los conflictos y los problemas de salud mental. Sin embargo, esto no tendría por qué ser así. Y, en parte, puede que sea la falta de rituales lo que contribuye a que esto suceda.

Adolescente desmotivado
Los ritos de transición son necesarios en la adolescencia para acompañar a los jóvenes en su camino hacia un nuevo rol.

¿Qué son los ritos de transición?

Los rituales o ritos son costumbres o ceremonias que siguen pautas regidas por la tradición de cada comunidad cultural. En concreto, los ritos de paso marcan de manera tradicional la socialización de las transiciones más importantes de la vida humana. Además, digamos, funcionan bidireccionalmente: llegado cierto momento, el rito se hace necesario para acompañar y reconocer la transformación de la persona; pero, a la vez, el hecho de que este ritual tenga lugar estimula esa transformación.

Estos ritos de transición presentan tres momentos o factores importantes:

  • Un primer momento nos ayuda a desligarnos del estado anterior, de la vida que conocíamos.
  • El segundo es el propio espacio de la transición. Alberga el cambio y la transformación.
  • En un tercer momento, iniciamos la nueva etapa. Nos incluye o nos introduce a una nueva dinámica social marcada por el nuevo rol y la condición actual. El proceso es, en suma, una suerte de muerte y renacer simbólicos.

Hay múltiples ritos de transición que llevamos a cabo como sociedad, por ejemplo, los matrimonios, los bautizos o los funerales. Estos nos ayudan a regular nuestra posición vital, abandonando un viejo estado y accediendo a uno nuevo, con el acompañamiento y el reconocimiento social adecuados.

Sin embargo, estos cada vez están menos presentes en nuestra sociedad occidental, (en gran medida debido a la menor religiosidad de la población). Y, de hecho, los ritos de transición en la adolescencia no están tan presentes como necesitaríamos.

Adolescente preocupada
Para llevar a cabo una buena transición, los adolescentes deben transformarse interiormente.

Ritos de paso en la adolescencia

Como decíamos, la ausencia de un rito de transición puede aumentar la confusión que genera esta transición. La antropóloga Margaret Mead realizó estudios en diferentes comunidades y grupos culturales y concluyó que en aquellas sociedades en las que se realiza un ritual de paso a la vida adulta, la adolescencia se vive como una época de madurez, cambio y motivación. Por el contrario, donde estos ritos no tienen lugar, aumenta la probabilidad de que la etapa se viva como más conflictiva y desconcertante.

Esto se debe a que los jóvenes no obtienen el acompañamiento y el reconocimiento de su avance, de su nuevo rol en la sociedad. No se les transmite la responsabilidad de su nueva posición ni se les acoge en ese nuevo lugar.

Lo cierto es que, si miramos a la sociedad occidental, sí hay ciertos ritos de transición en la adolescencia; pero están tan asimilados e integrados culturalmente que ni siquiera se perciben como tal. Por ejemplo, la primera relación romántica y sexual, la primera ruptura, el consumo de alcohol o el paso de la primaria a la secundaria son elementos que llevan a los adolescentes a ir consolidando esa nueva identidad.

Sin embargo, estos procesos no son los más apropiados ni tampoco suficientes. Pues para realizar una buena transición, el joven no solo ha de “actuar” como un adulto, sino también transformarse internamente, tener una mayor conciencia de sí mismo y asumir una responsabilidad.

Por esto, puede ser muy positivo recuperar o realizar ciertos rituales con los jóvenes. No se necesita que contengan ningún componente religioso ni ningún paso prefijado; solo es necesario que tengan un significado, en el que se incluya el reconocimiento a sus avances y la bienvenida a su nueva etapa vital.



  • De Picciotto, María Lucila (2019), “Lo singular de los rituales de iniciación y su relación con los grupos de pares como proceso para la entrada a la adultez en los tiempos contemporáneos” (trabajo de integración final de licenciatura), El Salvador: Universidad de El Salvador.
  • Mead, M., Sieben, A., & Straub, J. (1973). Coming of age in Samoa. London: Penguin.
  • Van Gennep, A. (2013). The rites of passage. Routledge.

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.