Alteraciones neuropsicológicas en personas con VIH

María Paula Rojas · 21 octubre, 2019
Las personas con VIH han sido víctimas de una gran estigmatización. Sin embargo, más allá de mitos y leyendas, hablamos de una enfermedad muy seria que también tiene consecuencias psicológicas.

El Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) ha sido un importante objeto de estudio en el área de la salud por múltiples razones. En primer lugar, los casos de personas con este virus han aumentado de manera exponencial. Asimismo, existe un complejo control de la misma, ya que hasta ahora no se ha encontrado una cura.

Cuando se comenzó a conocer la enfermedad, estas personas fueron estigmatizadas. Esto se debe, en gran parte, al desconocimiento que se tiene de la misma, afectando así, no solo al que la sufre, si no a su círculo más cercanas. Aunque se han realizado muchas campañas para ayudar entender esta enfermedad, muy pocos conocen las alteraciones existentes en el sistema nervioso de las personas con VIH.

VIH en sangre como consecuencia del bugchansing

¿Qué es el VIH?

Para comenzar, se debe indicar que el VIH es una afección crónica producida por un virus. Puede transmitirse por medio del contacto con: fluidos vaginales, semen, sangre y leche materna de la persona que lo padece. Es de tipo progresivo y tiene un efecto inmunosupresor en el cuerpo. Como consecuencia, puede generar enfermedades en cualquier órgano o agravar cualquier infección simple.

Por otra parte, se ha encontrado que esta enfermedad tiene 4 fases:

  • Infección aguda retroviral.
  • Periodo portador asintomático.
  • Fase de complejo relacionada con el SIDA.
  • Fase de caso SIDA.

Dentro de los tratamientos se deben tener en cuenta intervenciones físicas y cognitivas. Se suele comenzar con los tratamientos médicos, entre los que se incluye: medicamentos retrovirales y tratamientos para disminuir o evitar infecciones. Seguido a esto, se realizan apoyos nutricionales y educación sobre la enfermedad. Finalmente, se debe dar un apoyo psicológico, neuropsicológico y social.

Afectaciones estructurales

Al ser una enfermedad tan reciente, hay casi más hipótesis que investigaciones. Por otro lado, tampoco ayuda la corta historia de la investigación sobre los problemas relacionados con el sistema nervioso central, tanto en estructura como en función.

Como resultado, se ha encontrado que hay un daño no focalizado en los hemisferios cerebrales. Estas alteraciones se dan principalmente en la sustancia blanca del lóbulo frontal y en la materia gris del resto de los lóbulos cerebrales. Creando así problemas para la comunicación entre las neuronas o debilitando sus conexiones.

Alteraciones neuropsicológicas

Se han identificado varias alteraciones neuropsicológicas en las personas con VIH. La primera, y más destacada por el grado de afectación, es el enlentecimiento cognitivo. Esto genera una disminución progresiva de la velocidad con la que se procesa la información. Teniendo un aumento de los tiempos de reacción, y por ende, incrementando el tiempo de ejecución de tareas cognitivas. Lo más relevante, es que el problema se agranda a medida que aumenta la dificultad de la tarea.

Por otro lado, se ha encontrado una afectación en la memoria visual. Se identificaron dificultades para el recuerdo de información que se muestra de manera visual. También, se encontraron problemas para recordar detalles de un dibujo realizado por ellos mismos.

Asimismo, las funciones ejecutivas se encuentran disminuidas en los pacientes con VIH. Como resultado, se observaron dificultades para abstraer información, relacionar términos, definir conceptos o resolver problemas de la vida diaria.

De igual manera, la memoria verbal también se ve penalizada. Los problemas de esta función están relacionados con la información simple y compleja. Es decir, muestran dificultades para el aprendizaje de números o palabras, pero también, muestran dificultades para recordar textos. El resultado es el olvido de información que puede ser necesaria o relevante para un adecuado desempeño laboral o social.

También, es importante indicar que estas dificultades se pueden dar en diferentes niveles. Esto depende de factores como: la reserva cognitiva, factores protectores o factores genéticos. Aun así, es necesario trabajar en estos problemas, ya que ayudaría a posponer la evolución a una demencia asociada al VIH.

Mente con mecanismos

Demencia asociada al VIH

En los casos más graves, los pacientes con VIH pueden desarrollar una demencia. Muestran una afectación severa en las funciones cognitivas, perjudicando de manera significativa el desarrollo de las actividades básicas y complejas. Como consecuencia, deben dejar su trabajo y pasan a depender de otras personas.

De igual manera, se comienza a observar algunos síntomas emocionales mucho más marcados, entre los cuales esta: apatía, irritabilidad, depresión o ansiedad. Creando así, mayores dificultades en el manejo adecuado de la enfermedad por parte de los familiares.

Este tipo de demencia, según las características que muestra se puede clasificar como subcortical. Es decir, los principales daños se dan en sustancia blanca y en regiones subcorticales del cerebro como los núcleos internos, tálamo, entre otros. Como consecuencia, los tratamientos médicos se vuelven más limitados.

Conclusión

En conclusión, se puede indicar que el VIH es una enfermedad que afecta múltiples aspectos de la persona. Por lo tanto, hay disminución en aspectos de salud física y mental. En este caso, es importante que el tratamiento se haga de manera multidisciplinar, teniendo en cuenta aspectos: médicos, nutricionales, psicológicos, neuropsicológicos y sociales.

Además, hay que entender que trabajar las afectaciones neuropsicológicas es de vital importancia. No solo porque disminuye sus capacidades, sino que a largo plazo, pueden aumentar los problemas y evolucionar en una demencia. Al tener estas dos condiciones, su calidad de vida va a disminuir aún más, aumentando las posibilidades de estigmatización.

En este sentido, es relevante que todos hagamos un esfuerzo por entender esta enfermedad, para así evitar la estigmatización de las personas que la padecen. Esto no solo va ayudar a la persona a sentirse mejor, sino que los demás vamos a comprender la mejor manera de ayudarles a superar obstáculos.

  • Aguilar, Q., & I, C. (2015). Síndrome demencial en pacientes portadores de vih/sida. Revista Clínica de la Escuela de Medicina de la Universidad de Costa Rica, 5(2), 37-52.
  • Castillo, L., & Antonio, J. (2014). Infección por VIH/sida en el mundo actual. MEDISAN, 18(7), 993-1013.
  • Falide, J., Lamerias, M., Rodriguez,Y., Carrera, M. y Lopez, J.  (2009). Características del rendimiento neuropsicológico de pacientes infectados por VIH. Actas Españolas de Psiquiatría, 37(5), 252-257.
  • Guevara-Silva, E. (2013). Perfil cognitivo en pacientes con infección por el virus de inmunodeficiencia humana neurológicamente asintomáticos. Anales de la Facultad de Medicina, 74(1), 31-36.
  • Melgarejo, M. P. (2015). Funcionamiento cognitivo en pacientes infectados con VIH: Algunas consideraciones teóricas. Revista Cubana de Neurología y Neurocirugía, 5(1), 56-62.