¿Los animales se abrazan?

¿Te has preguntado alguna vez si todas esas imágenes virales de animales que se abrazan son reales? Aquí tienes algunas claves para distinguir las verdaderas.
¿Los animales se abrazan?
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez el 17 octubre, 2021.

Última actualización: 17 octubre, 2021

La expresión de cariño más clásica entre dos amigos es la de fundirse en un abrazo. Puede parecer una conducta exclusivamente humana (pues no todas las especies tienen brazos, para empezar), pero no es así. ¿Sabías que los animales se abrazan?

El abrazo, como tal, no es más que un comportamiento para transmitir sentimientos e intenciones: empatía, consuelo e incluso firmar la paz. Estos procesos psicológicos están presentes en multitud de especies sociales.

Aunque para un humano este acto tome la forma de rodear al otro con las extremidades superiores, en otras especies existe este mismo comportamiento empático, solo que se expresa de otra forma. Si quieres saber más, sigue leyendo.

¿Por qué los animales se abrazan?

La respuesta a si los animales se abrazan es afirmativa, pero ahora queda preguntarse por qué lo hacen. ¿Son equiparables nuestros abrazos a los del resto de animales? ¿Tienen un cometido afectivo o son señales de confrontación? En las siguientes líneas te mostramos algunos significados de este gesto en la naturaleza.

Gatos abrazándose

Por confortar y consolar

El objetivo de la tristeza es despertar empatía en los demás. Partiendo de este axioma, un abrazo es la manifestación de la respuesta de ayuda ante la tristeza del otro. Por tanto, no es nada raro encontrar conductas de consuelo en animales no humanos.

En los bonobos (Pan paniscus), por ejemplo, los abrazos son más que comunes y se desarrollan de la misma forma que en el humano. Se trata de una especie cuyas interacciones sociales están basadas en el afecto, ya que prácticamente no existen las agresiones.

En un santuario del Congo, la primatóloga Zanna Clay afirma que los bonobos huérfanos dan largos paseos abrazados entre sí, pues les da tranquilidad. Aunque estos abrazos son más comunes en un santuario (donde los refugiados están traumatizados), también se manifiestan de forma usual como señal de consuelo en la naturaleza.

No solo se buscan abrazos para el consuelo: los orangutanes “saltan a los brazos” de sus compañeros cuando se sobresaltan ante una amenaza, como avistar una serpiente.

Los chimpancés, a pesar de tener un temperamento más belicoso, también son conocidos por ser animales que se abrazan. Es común ver este comportamiento después de situaciones tensas, como un encontronazo durante un recorrido para vigilar el territorio.

Para mantener la paz

Los abrazos tienen un gran poder para aplacar el mal humor. De hecho, los que se dan los monos araña serían el mejor ejemplo. Filippo Aureli estudió durante varios años a esta especie (Ateles geoffroyi) y sus interacciones sociales. En los grupos de monos araña, caracterizados por sus dinámicas de fisión-fusión, el abrazo no se utiliza tanto para consolar al otro como para prevenir conflictos.

De hecho, era más común encontrar abrazos entre primates con relaciones problemáticas. Su función era evitar la escalada del conflicto antes de que se convirtiera en una agresión. Aureli afirma que estos animales se abrazan porque saben que deben cooperar y exponer su cuerpo al otro, de esta manera expresan sus buenas intenciones.

Otros animales que se abrazan

A pesar de que todos los ejemplos anteriores son primates, en este apartado podrás convencerte de que el abrazo es más una expresión emocional que simplemente rodear con los brazos a alguien. En otras especies también puedes encontrar otras maneras de consolar y mostrar afecto:

  • Nutrias: la imagen de la madre nutria abrazando a su cría mientras ambas flotan en el agua se hizo viral hace unos años. Además del sentido pragmático de llevar a la cría acostada en su vientre para que duerma, el vínculo maternofilial se fortalece enormemente con este comportamiento.
  • Leones: la muestra de afecto más parecida a un abrazo en estos grandes felinos es frotar su cabeza contra la barbilla de otro león. De esta forma, fortalecen sus vínculos sociales.
  • Caballos: dotados de una gran capacidad empática, los caballos crean vínculos y se consuelan a través de comportamientos como frotar la cabeza contra el cuello del otro o apoyar la cabeza sobre el lomo de un allegado.
  • Koalas: en esta especie vuelve a aparecer el vínculo madre-cría, pues que la hembra la lleve recogida en su abdomen proporciona protección y seguridad al pequeño marsupial.
  • Focas: en los fócidos, el abrazo se representa como apoyar una aleta pectoral en el lomo de otra. Es una conducta afiliativa propia de ejemplares que prefieren la compañía mutua.
  • Elefantes: la emocionalidad de los paquidermos es profunda y sensible. El equivalente a sus abrazos es acariciarse y entrelazar las trompas.
  • Agapornis y otras psitácidas: la familia de las aves exóticas está acostumbrada a vivir en grandes bandadas, además de que muchas de ellas forman vínculos duraderos con otras de su especie. Lo más parecido a un abrazo que verás en ellas es descansar juntas, estar en contacto o acicalarse unas a otras.
Monos abrazándose

Muchas veces es difícil (además de cuestionable) encontrar un paralelismo entre el comportamiento humano y el animal. A pesar de que las bases cerebrales para las emociones son prácticamente las mismas para todos los animales, analizar su manifestación y detalles nos ayudan a comprender mejor su sentido particular y único

Te podría interesar...
Los 4 tipos de abrazos y sus beneficios según la ciencia
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Los 4 tipos de abrazos y sus beneficios según la ciencia

¿Sabías que existen distintos tipos de abrazos? Con cada uno de ellos podemos transmitir mensajes muy diferentes. Descúbrelos.



  • Kret, M. E., Prochazkova, E., Sterck, E. H., & Clay, Z. (2020). Emotional expressions in human and non-human great apes. Neuroscience & Biobehavioral Reviews115, 378-395.
  • Aureli, F., & Schaffner, C. M. (2007). Aggression and conflict management at fusion in spider monkeys. Biology Letters3(2), 147-149.
  • Clay, Z., & de Waal, F. B. (2013). Development of socio-emotional competence in bonobos. Proceedings of the National Academy of Sciences110(45), 18121-18126.