Anorgasmia femenina: causas y tratamiento

Laura Reguera · 24 octubre, 2017

La anorgasmia femenina es un problema que afecta a numerosas mujeres, causando un gran malestar psicológico y emocional. Antiguamente, no se hablaba de la vida sexual de las personas. De hecho, poco importaba si esta era satisfactoria o no para las mujeres, puesto que su papel era meramente reproductivo o como objeto de deseo masculino, pero sin derecho a disfrutar.

Afortunadamente, somos cada vez más conscientes de la importancia que tiene esta faceta de nuestra existencia y de cómo influye en nuestra salud física y mental. El papel de la mujer ha tomado relevancia y su sexualidad está empezando a adquirir un significado mucho más amplio. Aun así, queda mucho por trabajar, por lo que es importante no dar el problema por resuelto y seguir dando pasos hacia delante.

“Nada teme más el discurso normativo del sexo que el deseo femenino, y nada comprende menos que la sexualidad femenina”

-Valerie Tasso-

Por otro lado, y por curioso que nos resulte, los problemas de disfunción sexual femenina son más comunes de lo que pensamos. Así, según un estudio llevado a cabo por la Universidad de Regensburg, Alemania y publicado en la revista BMC Womens Health entre el 30 y el 40% de las mujeres ha padecido alguna vez algún tipo de disfunción. El pudor y la indecisión a la hora de pedir ayuda limita sin duda el que puedan disfrutar de unas relaciones sexuales plenas y satisfctorias.

Mujer sujetando una piña

¿Qué es y por qué aparece la anorgasmia femenina?

La anorgasmia femenina o el orgasmo femenino inhibido es la ausencia o demora persistente o recurrente del orgasmo después de una fase normal de excitación sexual. Es decir, que la mujer siente el deseo sexual, pero no consigue llegar al pico intenso de placer que se consigue con el orgasmo.

Asimismo, los especialistas establecen la importancia de diferenciar tres tipos de anorgasmia. Son los siguientes.

  • Anorgasmia primaria: mujeres que nunca han podido alcanzar un orgasmo.
  • Anorgasmia secundaria: hace referencia a parte de esa población femenina que pudieron disfrutar en un momento dado de los orgasmos. Sin embargo, más tarde, y por las razones que sean dejaron de experimentarlos.
  • Anorgasmia situacional: hace referencia a la particularidad de tener orgasmos solo en determinadas circunstancias.

Causas de la anorgasmia

¿Por qué ocurre esto? ¿Qué hace que una mujer no pueda disfrutar de sus relaciones sexuales? La revista Socioaffective Neuroscience Psychology  publicó un estudio llevado a cabo por la Universidad de Helsinki donde analizaba las posibles causasLa realidad es que pueden existir múltiples factores. Veamos los más comunes.

  • Por un lado, influye de forma notable la educación sexual que haya recibido la persona.
  • El factor cultural y las ideas preconcebidas tiene también una gran trascendencia en muchos casos. Existe aún a día de hoy la idea errónea de que la mujer tiene que llegar siempre al orgasmo mediante la penetración, cuando la realidad es que es más frecuente que lo haga mediante la estimulación manual u oral del clítorix.
  • Por lo tanto, una pobre o nula estimulación de este área puede ser una de las causas de esta problemática. También lo puede ser la presencia de un sesgo atencional hacia el propio comportamiento o una autoobservación excesiva durante el acto sexual, unidos con una serie de pensamientos negativos obsesivos sobre el propio desempeño.
  • El estudio antes citado nos dice que solo el  7 % de la anorgasmia femenina tiene una causa orgánica, ahí donde el alcohol, los problemas hormonales y endocrinos pueden favorecer su aparición. No obstante, en la mayoría de  los casos, la causa es psicológica.

“La sexualidad es el 50% de lo que has aprendido y el 50% de lo que la gente piensa que tiene”

-Sophia Loren-

Asimismo hay otro factor de gran relevancia.  Es el que hace referencia a que haya o sea muy escasa la historia de masturbación de la mujer, así las siempre necesarias fantasías sexuales (luchar en contra de ellas es un factor de riesgo). Por último, hay que tener en cuenta que ciertos fármacos pueden contribuir a tengamos dificultades para llegar al orgasmo.

Mujer sobre un árbol

¿Cuál es el tratamiento de la anorgasmia femenina?

Como bien sabemos ya, muchas de las causas de la anorgasmia femenina son de origen psicológico. Por ello es importante realizar un tratamiento con un psicólogo adecuado. Para que sea efectivo debe constar de un pilar fundamental: la psicoeducación y la educación sexual.

Es importante que las mujeres comprendan la naturaleza de lo que les pasa y de su sexualidad. Por otro lado, es vital que entiendan como irracionales las creencias que atesoren y que carezcan de base real.

Asimismo, y a parte de trabajar los conocimientos y las ideas sobre el sexo, hay que hacer trabajo práctico. Este debe ser personalizado para cada mujer, pero debe incluir ejercicios de focalización sensorial y estimulación.

Primero, será ella misma la que deba explorar su propio cuerpo de forma gradual hasta conseguir el orgasmo, y después deberá enseñar a su pareja el tipo de estimulación que quiere para llegar a sentir ese placer tan característico.

Por esto último, también es importante incluir entrenamiento en habilidades sociales y técnicas asertivas, ya que mejorar la comunicación en la pareja y las habilidades relacionales es un paso fundamental para lograr el éxito del tratamiento. Como hemos visto, la anorgasmia femenina es un problema que se puede superar… ¡Trabajemos por ello!

“Nuestros deseos son susurros de nuestro yo auténtico, aprende a respetarlos y a escucharlos”

-Sarah Ban Breathnach-

Imágenes cortesía de Imani Clovis, Marvin Meyer y Vlad Deep.