Aprende a resolver los 7 tipos de conflicto más comunes - La Mente es Maravillosa

Aprende a resolver los 7 tipos de conflicto más comunes

Edith Sánchez 8, Marzo 2017 en Psicología 1887 compartidos

Resolver conflictos habituales es una de las habilidades que más quebraderos de cabeza nos puede evitar. Allí donde haya dos seres humanos, hay al menos un conflicto. Esto no se debe a que la gente sea mala o tenga intención de crear problemas. Sencillamente, se produce porque dos personas nunca piensan exactamente igual.

Las relaciones sanas no son aquellas que carecen de conflictos. De lo que se trata no es de evitar las contradicciones, sino de saberlas resolver. Allí está el verdadero secreto de la buena convivencia. Y no es tan difícil, si te lo propones. Es suficiente con que tener voluntad, paciencia, capacidad de comprensión  y estar dispuesto a no estancarte en las diferencias, de manera que no las rumies.

Primero, escuche. Dele a su oponente la oportunidad de hablar. Déjelo terminar. No se resista, defienda ni discuta. Esto sólo levanta barreras. Trate de construir puentes de comprensión”.

-Dale Carnegie-

Algunos conflictos son más frecuentes que otros. Enseguida hacemos un inventario de esos problemas habituales y que vale la pena aprender a resolver para tener una vida más tranquila y unas relaciones más sanas y fluidas.

1. Resolver conflictos por malos entendidos o percepciones erróneas

Son uno de los tipos de conflicto más comunes. Se presentan cuando hay una falla en la comunicación. Los involucrados no cuentan con toda la información acerca de algo, o tienen una información tergiversada, o la interpretan de manera errónea. Esto da lugar a prevenciones, molestias o rencores.

Para resolver este tipo de situaciones lo mejor es el diálogo franco y directo. Si notas que alguien se muestra hostil de repente y no sabes por qué, lo mejor es preguntarle de manera directa. Y lo mismo vale para el caso contrario. Si tienes una molestia, lo mejor es que la expreses abierta y respetuosamente. Muchos grandes problemas se evitan con una comunicación asertiva.

2. Por una falta de acuerdo que no se trata

A veces la hostilidad entre dos personas es constante e insidiosa. Puede ser que una le critique a la otra todo lo que hace o dice. O puede ser que siempre se muestre inconforme o molesta. De manera que ambos tienen la percepción de que hay un malestar constante.

Lo más probable es que en esos casos haya un conflicto de fondo que no se ha reconocido. Y ese gran problema se traduce en pequeños roces cotidianos y constantes. Si quieres resolver una situación así, lo primero es identificar lo que hay detrás de todo. Luego, es necesario afrontar esa dificultad con el otro son olvidar la sinceridad y el respeto.

3. Por intereses contrapuestos

Es lo que se llama comúnmente un “conflicto de intereses”. Se da cuando las necesidades de una persona se contraponen a las necesidades de otra. Por ejemplo, cuando se debe hacer una tarea doméstica y los potenciales responsables quieren descansar, en lugar de hacerla.

En esos casos, el problema solo se puede resolver si se abre paso una negociación justa. Esto quiere decir que ambos deben ceder. Pero también que ambos deben obtener un beneficio. No es tan difícil lograrlo si los involucrados aceptan que “es mejor un mal arreglo, que un buen pleito”.

4. Por valores o creencias diferentes

Este tipo de conflictos también están en el grupo de los más usuales. En realidad, no aparecen porque dos personas piensen diferente. Solo se convierten en problema cuando una, o ambas, pretenden imponer sus creencias al otro y/o descalificar lo que piensa.

Por lo general esto ocurre con las creencias religiosas o políticas. En ambos casos suele haber un afán de proselitismo, es decir, un interés por “reclutar” al otro para el propio bando o grupo. Para resolver este tipo de conflicto, basta con admitir que el respeto a la libre conciencia del otro es una garantía de que los demás también respeten lo que pienso.

5. Resolver conflictos por poder

El poder es una fuente de conflicto permanente. Quien lo detenta es foco de toda suerte de críticas, unas bienintencionadas y otras no. El que no lo detenta recibe sus efectos y muchas veces siente que está siendo afectado negativamente por este. En el marco del poder siempre hay tensión.

Para resolver los conflictos de poder lo más adecuado es proponer mecanismos que lo hagan horizontal. Esto quiere decir, generar espacios para escuchar y atender a quienes no lo detentan. Esto vale no solo para quienes ejercer grandes cuotas de poder, sino también para quienes ejercen poder en la familia, la escuela, el trabajo, etc.

6. Por dificultades intrapersonales

Las dificultades intrapersonales hacen referencia a los conflictos que tienen lugar en la mente de un individuo. Esto quiere decir que en realidad no hay un problema externo. Es la persona quien lo ve así. Sucede cuando, por ejemplo, alguien ansioso no tolera que otros hagan algo lentamente.

Quienes rodean a una persona afectada por un conflicto intrapersonal deben, amablemente, hacerle caer en la cuenta de la situación. La mayoría de las veces no son conscientes de ella. A veces solo se trata de hacerle ver que no hay conflicto. Si se hace esto de forma serena y respetuosa, probablemente surta un magnífico efecto.

7. Por incompatibilidad de caracteres

Es la clase de conflictos en los que, sencillamente, “no hay química”. Por una u otra razón, a una persona le cuesta aceptar a otra. Es una especie de antipatía genérica que no obedece a algo en particular. En esos casos se puede caer en la tentación de expresar esa tensión a través de gestos de rechazo continuados.

Si bien es cierto que no todo el mundo tiene por qué “caernos bien”, también lo es que no tenemos ningún derecho a rechazar a alguien por ser como es. Quizás los rasgos de ese otro son complementarios a los nuestros y no lo notamos. Quizás simplemente debemos tomar una distancia prudencial y tratar al otro con la consideración que merece.

Los conflictos, en general, se pueden resolver siempre a través de una comunicación asertiva. Esto no significa una comunicación solapada o falsamente cortés. Se trata más bien de abordar directamente el problema, con tranquilidad y respetando al otro. Si sabes comunicarte adecuadamente, antes que resolver conflictos seguro logras prevenirlos.

Edith Sánchez

Escritora y periodista colombiana. Ganadora de varios premios de crónica y de gestión cultural. Algunas de sus publicaciones son "Inventario de asombros", "Humor Cautivo" y "Un duro, aproximaciones a la vida".

Ver perfil »
Te puede gustar