Aprender de los fracasos - La Mente es Maravillosa

Aprender de los fracasos

Leonor Casalins 28, Abril 2014 en Psicología 27 compartidos

Tenemos miedo a fracasar, tanto que, en ocasiones, no emprendemos porque no tenemos la seguridad de lograr nuestros objetivos. Cuentan que cuando Thomas Alva Edisson presentó uno de sus inventos – la bombilla – alguien le dijo que para conseguir su acierto había fracasado muchas veces, a lo que éste contestó: “no he fracasado; sé muchas formas de no hacer una bombilla”.

Si comprobamos las estadísticas, el noventa por ciento de los nuevos productos fracasan y, sin embargo, siguen saliendo nuevos productos al mercado.

Ese es el espíritu que tenemos que incorporar al fracaso; estamos abocados a fracasar muchas más veces que a tener éxito, pero si somos capaces de aprender en cada intento, el fracaso tendrá sentido en sí mismo.

Fracasar es la norma, tenemos que aprender a vivir con el fracaso porque es parte de nuestra realidad y resulta ineludible. Es necesario transitar por un camino de pruebas erradas para logar nuestro objetivo y, en la mayoría de los casos, cuando estamos muy hartos de tanto fallar, de tanto fracasar, es cuando estamos más cerca de lograr lo que deseamos.

Si pensamos que el talento es algo fijo, veremos el fracaso como una oportunidad perdida de demostrar lo mucho que valemos, será una experiencia dolorosa y contraproducente.

Pero si pensamos que el talento es incremental, que es el fruto de las tensiones, de los retos, de los errores y de los esfuerzos, cuando fracasemos no lo sentiremos como una forma de humillación, sino una manera de estirar nuestros límites, de llegar más allá, de aumentar nuestras posibilidades.

Sin fracaso no hay mejoras; felicítate por haberte esforzado más que por los resultados logrados; felicítate por lo que has aprendido en este esfuerzo, lo que te permitirá no cometer este error en el futuro; felicítate porque, si persistes, llegarás.

En la zona de confort, donde lo tenemos todo controlado, no se fracasa, pero tampoco se crece; nos quedamos limitados por nuestra propia seguridad. Hay que hacer un esfuerzo consciente y deliberado para salir y enfrentarse a lo desconocido, a lo que no dominamos, al fracaso que nos conducirá a nuestro objetivo, haciéndonos fuertes y creativos.

Cree en ti, en tus capacidades, en tus talentos, en tus posibilidades y sal, a sabiendas de que fracasarás, porque así crecerás. Y si no es mucho pedir, haz una lista de las hacer cosas que puedes hacer mejor o de las que no te atreves y quisieras, escoge una o dos y lánzate.

Leonor Casalins

Ver perfil »