Así afecta el agotamiento a tu relación

Aunque el agotamiento se atribuye tradicionalmente al trabajo, los problemas de la vida privada también pueden llevar a sentir estrés o una profunda falta de motivación que afectan a nuestros vínculos más íntimos.
Así afecta el agotamiento a tu relación
Sergio De Dios González

Revisado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González.

Última actualización: 30 diciembre, 2021

Cuando una persona experimenta estrés de una forma prolongada, es probable que caiga en lo que se conoce como agotamiento. Ya sea por culpa del trabajo o de cualquier otro aspecto de la vida, podemos sentirnos exhaustos o abrumados, emocionalmente desconectados y con una sensación general de cinismo. Por extraño que suene, este componente es fundamental. Al fin y al cabo, una persona que está agotada por el estrés puede cuestionarse el sentido de todo lo que hace.

El agotamiento siempre ha sido visto como un problema de entidad, ya que afecta a la salud mental del individuo y le impide que trabaje de manera correcta. Sin embargo, las investigaciones más recientes defienden que síntomas como la ansiedad, la depresión o el despego procedentes del agotamiento se extienden a otros campos de la vida.

Según un estudio de The Lancet, las tasas mundiales de ansiedad y depresión han aumentado un 400 % desde el inicio de la pandemia. Un dato que habla a las claras de lo impredecible y estresante que se ha vuelto el mundo.

¿Cómo afecta el agotamiento a mi pareja?

Especialmente, en todo lo relacionado con las relaciones más íntimas y sentimentales. No deja de ser paradójico que, justo lo que más necesitamos en esos momentos de estrés –el apoyo de nuestra pareja–, también se ve deteriorado.

Hay que tener claro que nuestros sentimientos viajan con nosotros allá donde vayamos. No somos máquinas diseñadas para tener sensaciones estancas en los diferentes aspectos de la vida. Un fenómeno que se da incluso en aquellas personas que aman su trabajo y se sienten realizadas. El trabajo demanda energía, y esta es finita.

El flujo de emociones entre nuestra vida privada y nuestra vida laboral es bidireccional. Cuando estamos estresados por culpa del trabajo, es fácil que tengamos esa sensación en casa. Del mismo modo que, cuando en casa hay problemas, no estamos en la mejor disposición para desempeñar nuestro trabajo.

Mujer estresada

¿Está afectando el agotamiento a mi relación?

Como decimos, lo más complicado de esta situación es que ni siquiera podemos sentirnos a gusto en nuestro propio refugio. En nuestra casa, junto a nuestra pareja y seres queridos, sentimos el mismo estrés y agotamiento que en la oficina. Por eso, incluso las mejores relaciones sufren cuando una de las dos personas -o ambas- se sienten agotadas.

Por eso es importante tener en cuenta una serie de indicadores para saber si el agotamiento está afectando a nuestra relación:

  • Tu pareja te irrita con facilidad. Sea por las causas que sean, que tu pareja te irrite con normalidad es un indicador preocupante. Y en el caso del agotamiento, aquellos rasgos aparentemente más nimios como hacer ruido al comer o respirar fuerte se vuelven increíblemente molestos. Sin duda, es una señal clara de que el estrés te está afectando.
  • Hacer planes con tu pareja no te emociona. No te emociona, al menos, como lo hacía normalmente. No te alarmes, es fácil perder interés en ciertas cosas cuando sentimos ansiedad o depresión por el trabajo. Y también es muy común sentirse demasiado cansado como para hacer esos planes que tanto os gustan a tu pareja y a ti.
  • Te sientes incapaz de conectar en el plano emocional. Uno de los rasgos más característicos del agotamiento es un cinismo que nos lleva a no conectar emocionalmente con nada. Todo lo cuestionamos y nada nos tiene sentido. Y es algo que puede traspasar fácilmente a tu relación de pareja.
  • Tienes menos interés en las relaciones sexuales. Dentro de todos estos signos, la pérdida de apetito sexual es uno de los más comunes. Al fin y al cabo, no conectas emocionalmente, pierdes interés en aquello que os hacía feliz y ves todo con un halo de cinismo inexplicable. Es normal que no te apetezca mantener relaciones sexuales como antes.
Hombre hablando con su pareja

Y ahora, ¿qué hacer?

Si tú o tu pareja sentís alguno de estos indicadores, lo más recomendable es que paréis y evaluéis la situación. Lo más importante es identificar las razones por las que está ocurriendo y qué consecuencias está teniendo el agotamiento a todos los niveles.

El agotamiento se atribuye tradicionalmente al trabajo, pero también la educación de los hijos y las tareas cotidianas del hogar pueden llevar a esta situación. Curiosamente, incluso la falta de motivaciones y retos puede desembocar en un agotamiento que se extienda a otros aspectos de la vida.

Si tenéis claro que el agotamiento es el responsable de vuestra crisis, lo suyo es dedicar tiempo exclusivo a la pareja. Los cuidados son esenciales en este momento, pero también socializar y salir a hacer planes con los amigos. Prioriza lo que te gusta y motiva e intenta articular otros sistemas de apoyo que te ayuden a aliviar la carga.

Te podría interesar...
La ansiedad afecta a la calidad de nuestras relaciones
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
La ansiedad afecta a la calidad de nuestras relaciones

La ansiedad afecta a la calidad de nuestras relaciones y lo hace de muy diversas maneras. Atender a los indicarores nos podrá servir de ayuda.