Beber alcohol reduce el tamaño del cerebro, según la ciencia

Hasta ahora se creía que beber alcohol en cantidades moderadas no provocaba ningún efecto negativo y, de hecho, podría ser positivo en alguna medida para la salud. Un nuevo estudio contradice esta idea.
Beber alcohol reduce el tamaño del cerebro, según la ciencia
Sergio De Dios González

Revisado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 23 abril, 2022

Beber alcohol no es conveniente para el bienestar del cerebro. Sin embargo, hasta ahora se había creído que hacerlo de forma moderada podría incluso ser positivo. Los estudios al respecto han dado resultados ambiguos: unos piensan que una copa de vino diaria sería positiva, mientras que otros indican que causa más daño que bien.

Lo cierto es que recientemente apareció un estudio que advierte sobre los grandes riesgos de beber alcohol, incluso de forma moderada. La investigación fue publicada en la revista Nature Communications y contradice la idea generalizada de que hay consumo seguro de alcohol.

El alcohol ha diezmado a la clase obrera y a otro buen montón de gente”.

-Martin Scorsese-

El estudio evidencia que beber alcohol, incluso en bajas cantidades, tiene efectos importantes sobre la salud cerebral. En concreto, acelera el envejecimiento del cerebro de una manera notable y además provoca una reducción de la materia blanca y la materia gris. Veamos qué nos dice esta nueva investigación.

Hombre con botella de alcohol

El estudio sobre la bebida

El estudio en mención fue llevado a cabo por expertos de la Universidad de Oxford, quienes tuvieron la asesoría de científicos de otras universidades. Para llevar a cabo la investigación se analizaron los datos de 36 678 personas. La información se tomó del Biobanco del Reino Unido, el cual contiene tales datos, con el propósito de realizar estudios de salud a largo plazo.

El Biobanco incluye información de salud de una gran cantidad de ciudadanos británicos. Así mismo, incorpora datos esenciales como edad, sexo, nivel socioeconómico, etc., y el registro contenía escáneres cerebrales de los participantes. Esas imágenes, junto con cuestionarios sobre su forma de beber alcohol, fueron los insumos clave del estudio.

En los cuestionarios, los participantes respondieron preguntas acerca de sus patrones de consumo de alcohol durante el año anterior. Al final, se evaluó toda la información y se llegó a la conclusión esencial de que beber alcohol, sin que importe en qué cantidad, provoca efectos importantes sobre el cerebro.

Beber alcohol: una agresión para el cerebro

La investigación reveló que beber alcohol reduce el volumen del cerebro. Así mismo, que cuanto mayor sea el consumo, más elevado es este impacto. Dicho encogimiento equivale a un envejecimiento prematuro.

Es importante anotar que con la edad disminuye el volumen cerebral  de una forma espontánea. Sin embargo, al beber alcohol este efecto se acelera de manera significativa. El estudio señaló que esto aplica incluso para aquellas personas que consumen bebidas alcohólicas en baja cantidad.

Por ejemplo, una persona de 50 años que beba una botella de cerveza o una copa de vino al día presenta una disminución del volumen del cerebro equivalente a dos años de vida, en comparación con quienes no beben.

La disminución del volumen afecta a todo el órgano, pero tiene especial incidencia en algunas regiones del cerebro: los lóbulos frontal y parietal y la corteza insular. Estas regiones se encuentran asociadas con funciones como el procesamiento de las percepciones sensoriales y el control de movimientos. Así mismo, con la personalidad y la conducta social.

Mujer con problemas de alcohol

Otros detalles de importancia

Los investigadores también encontraron que beber alcohol en cantidades elevadas tiene un impacto negativo mucho mayor. Retomando el ejemplo anterior, si esa persona de 50 no bebe solo una copa o una cerveza, sino dos, esto equivalía a un envejecimiento de tres años y medio. Por lo tanto, la relación entre el consumo y el envejecimiento del cerebro no es lineal, sino exponencial.

Los expertos indicaron que beber alcohol provoca una reducción en la materia blanca y la materia gris del cerebro. La primera cumple un papel muy importante en la transmisión de información entre el cerebro y el resto del cuerpo. Así mismo, tiene relación con la memoria, el aprendizaje y las funciones ejecutivas. La materia gris incide en el control muscular, la percepción sensorial, la memoria, el habla, la toma de decisiones y el autocontrol.

Los científicos piensan que, a pesar de que el estudio parte de una amplia base de datos, todavía se requiere de nuevas investigaciones para confirmar los hallazgos. Las conclusiones obtenidas no pueden darse como absolutas, ya que se necesitan otros estudios longitudinales a largo plazo.

Pese a lo anterior, la mayoría de los expertos coincide en que beber alcohol trae más daños que beneficios, en toda circunstancia. Por eso, no han dudado de calificar a esta sustancia como un neurotóxico y aseverar que ninguna cantidad es segura.

Te podría interesar...
¿Cómo afecta al cerebro mezclar alcohol y marihuana?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
¿Cómo afecta al cerebro mezclar alcohol y marihuana?

Mezclar alcohol y marihuana es una realidad en los patrones de consumo actual. En este artículo veremos sus efectos en el cerebro.