¿Qué sabemos sobre nuestra materia gris? - La Mente es Maravillosa

¿Qué sabemos sobre nuestra materia gris?

Carolina López De Luis 12, Julio 2017 en Psicología 365 compartidos
Neuronas del cerebro

El sistema nervioso central está formado por la materia gris y las sustancia blanca, la primera contiene los cuerpos neuronales (somas) y dendritas. El color blanco, característico de la segunda, lo da la mielina, que es una sustancia que recubre los axones y cuya misión es la de que la información eléctrica viaje a una gran velocidad por nuestras neuronas. Las diferencias entre sustancia gris y blanca fundamentalmente responden a diferencias en la composición de éstas.

Aunque ambas comparten ciertas características, se diferencian por la cantidad en la que una reúne los somas (materia gris) y la otra las fibras de comunicación. Esta diferencia en la cantidad es la que otorga el color y por extensión, el nombre. En la médula espinal están más definidos los espacios que ocupan cada una de ellas, mientras que en el encéfalo están repartidas de una forma menos uniforme.

La corteza cerebral está compuesta por la sustancia gris, lugar donde se da el procesamiento de la información. Pero también existen estructuras subcorticales formadas por la sustancia gris como el hipocampo, la amígdala o el tálamo, entremezclándose con las fibras de la sustancia blanca que se ocupan de la comunicación entre las diferentes estructuras o dentro de las mismas.

La médula espinal

Al contrario que en el cerebro, la sustancia gris de la médula espinal se encuentra en la parte central, rodeada por la sustancia blanca. Aquí se encuentran los núcleos de las neuronas motoras. La zona de unión se llama comisura gris y por ella desciende el canal central del sistema ventricular. A cada lado de la línea media, la sustancia gris está parcelada en 3 zonas con distintas funciones:

  • El asta dorsal: en el asta dorsal se procesa información termoalgésica y táctil en la sustancia gelatinosa o se discrimina la posición entre dos puntos.
  • El asta ventral: controla el sistema motor. Los movimientos del cuello, de los músculos esqueléticos de la extremidades o el tronco.
  • Asta lateral: se encuentran los núcleos motores viscerales (simpáticos).

Hay dos tipo de neuronas en la médula espinal. Las interneuronas, que son neuronas locales cuyos axones no salen de la médula, y las neuronas de proyección que envían axones fuera de la médula espinal. Dentro de las neuronas de proyección, existen dos tipos:

  • Neuronas de proyección central: se ocupan de las señales sensoriales, viscerales y somáticas. Están en el asta dorsal y en la zona intermedia.
  • Neuronas de proyección periférica: se localiza en el asta ventral y envían sus axones hasta los músculos a través de la raíz ventral de los nervios espinales.

Funciones de la materia gris

La materia gris tiene la función principal de procesar la información. La función de la corteza cerebral es recibir la información que le llega del entorno y del propio organismo a través de la sustancia blanca, así como procesarla. Las funciones superiores surgen como producto de la relación entre diferentes estructuras corticales y subcorticales y de las áreas de asociación. Es el centro de las operaciones en la formación del pensamiento y razonamiento.

Mujer pensando en autocontrol

La degeneración de la sustancia gris provoca la degeneración de las diferentes funciones cognitivas. Por ejemplo, la enfermedad de Alzheimer es una de las demencias que cursan con degeneración cortical. El resultado de esta degeneración cortical es el déficit en memoria, lenguaje, funciones ejecutivas… Lo que a su vez pone de relieve la importancia de la sustancia gris para el funcionamiento de nuestro sistema nervioso.

Pero la corteza cerebral no es la única formada por materia gris, también hay estructuras subcorticales, como el hipocampo o la amígdala, que están formadas por esta sustancia. Estas estructuras son cruciales para nuestras emociones o nuestra capacidad de aprendizaje y recuperación de recuerdos asociados a emociones.

Es difícil delimitar funciones concretas para la materia gris, ya que se encuentra en múltiples lugares a lo largo del sistema nervioso. Realiza un trabajo de equipo junto a la sustancia blanca, lo que le permite recibir información de diversos centros cerebrales produciendo diferentes conexiones.

Características especiales y descubrimientos

Se han realizado diferentes estudios para desentramar los secretos de la sustancia gris. A continuación detallamos los descubrimientos más importantes y sorprendentes:

  • La densidad de la sustancia gris aumenta durante la adolescencia: los cambios estructurales que ocurren en el cerebro a lo largo de la infancia continúan en la adolescencia, cuando la materia gris aumenta, con el consiguiente impacto en el desarrollo de las funciones cognitivas.
  • Las víctimas del maltrato infantil tienen menos sustancia gris en el cerebro: existen núcleos cerebrales que no se desarrollan hasta la adolescencia y que pueden sufrir una merma en su volumen a causa del maltrato psicológico y/o físico sufrido en la infancia, teniendo un impacto negativo en el desarrollo cognitivo de la víctima.
  • Existe un mayor volumen de materia gris en áreas visoespaciales, auditivas y motoras en músicos profesionales. La música favorece el desarrollo de la sustancia gris en estas áreas, demostrando que el entrenamiento musical tiene una influencia positiva. De hecho, la musicoterapia es una terapia ampliamente utilizada en algunas patologías, como las demencias.

Perfil de cabeza con nota musical

De los diferentes descubrimientos sobre el funcionamiento, desarrollo y estructura de la sustancia gris se puede desprender la influencia que tiene lo que ocurre a nuestro alrededor en el desarrollo de esta. Una vez más, la neuroplasticidad demuestra que en el desarrollo de nuestro cerebro influyen mucho las condiciones en las que este se desarrolle. Así, no olvidemos que hay agentes externos que pueden producir cambios en su estructura y funciones.

Bibliografía

Efstathios D. Gennatas, Brian B. Avants, Daniel H. Wolf, Theodore D. Satterthwaite, Kosha Ruparel, Rastko Ciric, Hakon Hakonarson, Raquel E. Gur and Ruben C. Gur (2017).Age-Related Effects and Sex Differences in Gray Matter Density, Volume, Mass, and Cortical Thickness from Childhood to Young Adulthood.

Lena Lim, Joaquim Radua, Katya Rubia (2014). Gray Matter Abnormalities in Childhood Maltreatment: A Voxel-Wise Meta-Analysis. The American Journal of Psychiatry; 171: 854-863; DOI: https://doi.org/10.1176/appi.ajp.2014.13101427

Soria-Urios G, Duque P,García-Moreno  JM. (2011)Música y cerebro (II): evidencias cerebrales del entrenamiento musical. Rev Neurol; 53: 739-46
Carolina López De Luis

Psicóloga, Máster y doctoranda en Neurociencias. Me apasiona estudiar los procesos neurológicos que subyacen a nuestro comportamiento, emociones y salud.

Ver perfil »
Te puede gustar