Benching: manipular a alguien para que siga interesado en ti - La Mente es Maravillosa

Benching: manipular a alguien para que siga interesado en ti

Ines Gómez 8 noviembre, 2017 en Pareja 85 compartidos
Hombre regalando flores haciendo benching

Con el desarrollo de las redes sociales, las relaciones afectivas han comenzado a experimentar algunas variaciones. Los flechazos se miden por corazones de Instagram; y un “me gusta” en Facebook de la persona adecuada puede alegrarnos el día. Términos como “Ghosting” o “Benching” se han implantado en el vocabulario popular, dando nombre a prácticas más que cobardes.

En esta sociedad marcada por la adicción a la tecnología no es de extrañar que muchos romances comiencen vía online. Tras varias conversaciones por WhatsApp, lo lógico es quedar para tomar un café o una cerveza, inaugurando de esta forma el inicio de una historia de amor (o desamor).

Pero lo que tan fácil parece en algunas ocasiones muchas veces acaba complicándose. Puede que después de un par de citas la otra persona ya no esté interesada y no sepa cómo decirlo. A veces, la vergüenza y el egoísmo provocan la práctica del “ghosting”: desaparecer sin dar explicación.

De esta forma, el otro descubre que la persona con la que sale ya no contesta a sus mensajes ni a sus llamadas. Lo ha borrado o bloqueado de las redes sociales sin dar ninguna razón. El desconsuelo, la ira y la desconfianza se ceban en el afectado, que no entiende qué está pasando.

¿Qué es el Benching?

Al igual que el ghosting, la práctica del Benching es una forma de huir de una relación sin enfrentarse a la otra persona. La principal diferencia con el primero es que la persona que usa el Benching desea seguir manteniendo contacto con su ex para poder utilizarlo.

Mujer manipula a su pareja

El término surge de la expresión inglesa “to bench” (dejar a alguien en el banquillo). Su función es básica: se pretende mantener el interés de una persona con la que no queremos nada serio, pero de la que buscamos aprovecharnos. Ya sea porque exista una figura principal que nos guste de verdad o por no desear ataduras, el benching cada vez es una técnica más usada socialmente.

Vivir en una eterna incertidumbre puede resultar placentero en un principio. No saber qué va a pasar o si la otra persona está realmente interesada es excitante, pero da a la relación un interés meramente platónico. Aunque en muchos casos también genera malestar y sufrimiento en la persona que está esperando. El hedonismo unilateral no suele acabar demasiado bien.

“Si amarte implica hacer a un lado mi amor propio, mi vínculo contigo es tóxico: no me interesa”

-Walter Riso-

¿Cómo puedes saber si te están haciendo Benching?

Tarda días en contestarte

Es cierto que cuando nos gusta alguien, a veces tardamos algo en contestar. No queremos romper la magia o que el otro piense que somos demasiado accesibles. Así pues, es normal tardar un rato en responder un mensaje enviado por alguien especial.

Lo que no es tan común es tardar días o semanas. Si la persona con la que estás saliendo se comporta de esta forma, mantente alerta. Si le gustaras de verdad no dejaría pasar tanto tiempo -a no ser que verdaderamente haya pasado algo- pues temería perder tu interés.

Te halaga continuamente, pero luego te ignora

Es común que no pare de halagarte física y emocionalmente. Te dice que eres especial, único, atractivo y diferente. Sube tu autoestima, pero lo hace para incrementar la suya. Quiere que lo necesites y que no puedas vivir sin él.

A su vez, te ignora cada vez que le apetece. Crea una sensación de confusión y ambigüedad para perderte. En este punto suele surgir cierto grado de dependencia hacia el otro.

Mujer abrazando por la espalda a su pareja

Ante preguntas incómodas te responde de forma ambigüa

Puede que le hayas intentado preguntar varias veces qué clase de rumbo va a tomar lo vuestro, pero es incapaz de mantener una conversación al respecto y evade cualquier tema relacionado. Insiste en halagarte, pero no en ser sincero respecto a lo que siente.

Su única intención es mantenerte a la espera, por si no surge un plan mejor. No le importa como puedas sentirte tú o el daño que pueda hacerte, su principal preocupación es su bienestar. Le da tanto miedo estar solo y que no haya nadie para inflar su ego que no es capaz de ver más allá.

Quien practica benching pretende asegurarse a alguien en el banquillo por su temor a estar solo.
Compartir

Quererte te protege del benching

En cualquier relación de pareja es necesario establecer unos parámetros entre los que determinemos a qué estamos dispuestos. Si tu relación desde un principio ha sido clara y honesta, puede que te estés equivocando de término. 

Existen parejas que desde sus comienzos deciden que pueden estar con otras personas. A largo plazo algunos descubren que esta clase de pacto no les beneficia, ya que les provoca más dolor que ventajas. Sí es así, no estás sufriendo benching, sino falta de comunicación con el otro. Aceptar un tipo de relación con la que no estás a gusto no es problema de los demás, sino tuyo.

Si por el contrario sientes que te están engañando o que te ocultan información, no dudes en plantarte. Debes quererte lo suficiente para saber que es mejor estar solo que mal acompañado.

Ines Gómez

Periodista y proyecto de Filóloga. Escribo, luego existo.

Ver perfil »
Te puede gustar